Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nuevas nanopartículas biocompatibles contra el cáncer de mama

Investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha han comprobado la efectividad de unas nuevas nanopartículas, basadas en un polímero llamado polímero poli(ciclohexano ftalato), para liberar de forma continuada un fármaco utilizado contra el cáncer de mama. Parte de los experimentos se han realizado en una línea de luz del sincrotrón ALBA (Barcelona).

El equipo de investigación en la línea de luz del Sincrotrón ALBA. De izquierda a derecha, Daniel Hermida (investigador del Sincrotrón Europeo de Grenoble), Carlos Alonso (investigador de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Castilla-La Mancha), Eduardo Solano (científico del Sincrotrón ALBA) e Iván Bravo (investigador de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Castilla-La Mancha). / Sincrotrón ALBA

Según datos del Observatorio del Cáncer de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), el cáncer de mama es el segundo tipo que más incidencia tiene en España con 33.307 casos nuevos en 2019. El número de fallecidos alcanza ya la cifra de 6.689 este año. De ahí que numerosos grupos de investigación exploren nuevas vías para combatir esta enfermedad.

Para liberar el fármaco de forma controlada se usan estas nanopartículas sintetizadas con el polímero poli(ciclohexano ftalato)

El Dasatinib, un fármaco comercializado actualmente para el tratamiento de la leucemia mieloide crónica, se ha convertido en un potencial candidato para el tratamiento de otros tipos de cáncer. Recientemente se ha demostrado que puede tener un papel relevante en la terapia contra el cáncer de mama.

Sin embargo, uno de sus inconvenientes es su baja solubilidad, lo que provoca una pobre absorción por parte del organismo. Por lo tanto, se necesitan administrar dosis más elevadas para conseguir un mejor efecto.

Otra solución alternativa para mejorar su efecto terapéutico es fabricar nanopartículas poliméricas para liberar este fármaco de forma controlada. En este contexto, investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha, el Sincrotrón ALBA, el Sincrotrón europeo de Grenoble (ESRF) y el Hospital Clínico San Carlos de Madrid han utilizado el polímero poli(ciclohexano ftalato) o CHO/PA para sintetizar las nanopartículas, en las que se incluirá el fármaco.

Gracias a la luz del sincrotrón ALBA, situado cerca de Barcelona, este equipo ha analizado y comparado la estructura del polímero en 'crudo' y en forma de nanopartículas. “Usando técnicas de luz de sincrotrón, como la dispersión de rayos X de bajo ángulo y alto ángulo (SAXS y WAXS por sus siglas en inglés), podemos comprobar la estructura de este material y ver, si al formar las nanopartículas, cambia o mantiene sus propiedades”, Eduardo Solano, científico de la llamada línea de luz NCD-SWEET de este sincrotrón.

Los resultados son positivos, ya que demuestran que el polímero mantiene sus propiedades intactas tras formar las nanopartículas. Además, la investigación demuestra que el CHO/PA es un polímero biodegradable, no tóxico y compatible con la sangre. “Si comparamos con otros polímeros, vemos que el CHO/PA libera el fármaco de forma más prolongada en el tiempo. Eso significa que su distribución es más estable y continua y por lo tanto más efectiva”, comenta Carlos Alonso, miembro del equipo de Investigación de la Universidad de Castilla-La Mancha.

“El siguiente paso es probar otros compuestos y testar la efectividad de éste utilizando modelos in vivo”, añade Iván Bravo, también miembro del equipo de dicha Universidad, “Lo que mejoraría su potencial futura utilidad en pacientes” concluye el doctor Alberto Ocaña, oncólogo del Hospital Clínico San Carlos en Madrid.

Reducir el tamaño para aumentar los resultados

Las nanopartículas son partículas de entre 1 y 100 nanómetros (nm) de tamaño. Estas unidades tienen el potencial de revolucionar el mundo de la medicina, ya que sus características las hacen ideales para encapsular fármacos alargando el tiempo de degradación de éstos en el interior del organismo, y ayudando a transportarlos únicamente a las zonas de interés, disminuyendo la toxicidad y los efectos secundarios.

En el campo de la oncología, las nanopartículas poliméricas se consideran uno de los sistemas de liberación de fármacos más prometedores. Esto se debe a que están hechas de polímeros, que son macromoléculas formadas por cadenas largas en las que se repiten una o varias unidades más simples, llamadas monómeros. Estos materiales suelen ser biodegradables y biocompatibles a la vez que permiten modular el perfil de liberación de los fármacos encapsulados.

Referencia bibliográfica:

Enrique Niza, Cristina Nieto-Jiménez, María del Mar Noblejas-López, Iván Bravo, José Antonio Castro-Osma, Felipe de la Cruz-Martínez, Marc Martínez de Sarasa Buchaca, Daniel Hermida-Merino, Eduardo Solano, Alberto Ocaña, Carlos Alonso-Moreno. Poly(Cyclohexene Phthalate) Nanoparticles for Controlled Dasatinib Delivery in Breast Cancer Therapy. Nanomaterials 2019, 9, 1208. DOI: 10.3390/nano9091208.

Fuente: Sincrotrón ALBA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Algo huele a podrido en Islandia, pero ¿por qué ciertas personas no lo notan?

Lejos de ser un capricho, la preferencia o aversión a ciertos aromas está codificada en el material genético. Un equipo de científicos islandeses descubrió que las personas con una variante en un gen encuentran el olor a pescado putrefacto menos desagradable e intenso que otras.

Alt de la imagen
OPINIÓN
El Nobel de Química 2020 deja una imagen inédita
Carmen Fenoll Comes

Por primera vez en la historia, dos mujeres comparten de manera exclusiva un premio Nobel de ciencias. Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna han recibido el de Química de 2020 por desarrollar “un método para la edición genética”, CRISPR. Esta es la historia de cómo dos investigadoras se encuentran en un congreso, hablan, se entienden, se ponen a trabajar juntas… y cambian el mundo.