Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nuevo enfoque en el estudio de la evolución humana en los yacimientos de Olduvai gracias a las técnicas SIG

Un trabajo recién publicado en el Journal of Human Evolution analiza los patrones de orientación en los yacimientos tanzanos de Olduvai, con técnicas SIG, para demostrar que los hallazgos allí encontrados no son acumulaciones producidas por la acción de los homínidos o por otros animales, sino efecto de agentes geológicos. Por tanto, los estudios espaciales de estas concentraciones no son indicadores del comportamiento humano, como venía afirmando gran parte de la comunidad científica.

El geólogo Alfonso Benito Calvo, del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, CENIEH, acaba de publicar “Analysis of orientation patterns in Olduvai Bed I assemblages using GIS techniques: Implications for site formation processes”, en la prestigiosa revista Journal of Human Evolution, un trabajo en el que se han utilizado Sistemas de Información Geográfica (SIG) para estudiar los yacimientos del Lecho I de la Garganta de Olduvai, al Norte de Tanzania, y en el que tambien ha colaborado el arqueólogo Ignacio de la Torre, del University College of London.

Como se desprende de este trabajo, la mayoría de los investigadores coinciden en considerar que los yacimientos de la Garganta de Olduvai son acumulaciones biológicas originales y, durante los últimos años, la discusión se ha centrado en si dichas acumulaciones han sido causadas por la acción de los carnívoros o por la de los primeros homínidos. Estas características han convertido a estos yacimientos africanos en referentes fundamentales para elaborar interpretaciones modernas sobre el comportamiento de los primeros humanos.

Sin ambargo, según Benito Calvo, el estudio espacial de estas acumulaciones utilizando técnicas SIG y métodos estadísticos, que se ha realizado en el Laboratorio de Cartografía Digital del CENIEH y en el Instituto de Arqueología del University College of London, demuestra que los huesos y los artefactos hallados presentan una orientación preferencial muy acusada y similar en todos los yacimientos.

“Esta organización no es característica de acumulaciones biológicas originales, si no del efecto de agentes geológicos” afirma Benito Calvo. Y continúa explicando que “de este modo el factor principal de acumulación de huesos y artefactos en estos yacimientos no se habría producido por acción de los homínidos, si no que serían elementos aportados y depositados posiblemente por movimientos de agua en un ambiente de humedales que se situaban alrededor de un lago salino”.

Benito Calvo concluye diciendo que para conocer en profundidad la dinámica de formación de estos yacimientos va a ser fundamental desarrollar rmás estudios sedimentológicos y estratigráficos de detalle, como los que empieza a desarrollar en esta zona el investigador Alfredo Pérez-González, responsable del Programa de Geoarqueología del CENIEH.

Fuente: CENIEH
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La lava que ha llegado al mar ha hecho crecer la isla de La Palma en 43 hectáreas
EFE

El sistema de vigilancia europeo por satélite Copernicus ha confirmado el aumento en la superficie de la isla debido a la erupción volcánica. Pasados dos meses del inicio de la erupción, el tremor volcánico se mantiene estable, mientras que el aeropuerto de La Palma continúa cerrado debido a la emisión de ceniza.

Reportan un leve descenso en la actividad volcánica casi dos meses después del inicio de la erupción
EFE

El dióxido de azufre y la actividad sísmica en niveles intermedios muestran una tendencia a la baja de la actividad del volcán de La Palma, lo que puede indicar que la erupción está perdiendo fuerza. Aunque las últimas mediciones invitan a la esperanza, los expertos advierten que aún siguen siendo valores muy altos.