Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nuevo método para producir edulcorantes más baratos y sostenibles

Los polialcoholes se usan en muchos productos alimenticios, especialmente en chicles y caramelos, porque endulzan previniendo la formación de caries. Ahora investigadores del instituto ICIQ en Tarragona, junto al ETH de Suiza, han diseñado un nuevo proceso para obtener edulcorantes como el manitol y el ribitol a partir de sustratos baratos, renovables y fácilmente accesibles.

Bolsitas de edulcorante, que se pueden producir con sustratos baratos, renovables y fácilmente accesibles. / Dominio público

Los polialcoholes son unos edulcorantes muy utilizados. A pesar de no ser totalmente cero-calorías, son muy comunes en chicles, caramelos y dentífricos por la sensación de frescor que producen en la boca y porque no contribuyen a la formación de caries.

Pese a que algunos polialcoholes se encuentran en la naturaleza, lo más habitual no es aislarlos, sino producirlos de manera industrial. Normalmente, se utilizan procesos biológicos en los que diferentes enzimas preparan los polialcoholes a partir de azúcares. Sin embargo, estos sistemas tienen muchos inconvenientes, ya que requieren unas condiciones de temperatura, pH, y concentración muy controladas, lo que dificulta llevar a cabo el proceso a gran escala.

Se obtienen polialcoholes como el manitol y el ribitol a partir de sustratos baratos y accesibles como la glucosa o la arabinosa

Por ello, investigadores de la Escuela Politécnica Federal (ETH) de Zúrich (Suiza) y el Instituto Catalán de Investigaciones Químicas (ICIQ, en Tarragona) proponen una solución basada en la catálisis heterogénea, como tantos otros procesos comerciales (el craqueo de petróleo, los catalizadores de los coches o la síntesis del amoníaco).

La idea se basa en combinar una primera etapa de reorganización de los átomos del azúcar catalizada por óxidos de molibdeno y una segunda fase de hidrogenación catalizada por rutenio. Con este método se pueden obtener polialcoholes más valiosos como el manitol y el ribitol a partir de sustratos baratos y accesibles como la glucosa o la arabinosa.

EL equipo del ICIQ, liderado por Núria López, ha llevado a cabo las simulaciones por ordenador que han ayudado a diseñar los catalizadores para este proceso. “Gracias a la gran potencia de cálculo del Barcelona Supercomputing Center y la Red Española de Supercomputación hemos podido modelizar los procesos de catálisis heterogénea con unos grados de complejidad y precisión sin precedentes,” dice López, que concluye: “Este nuevo proceso aumenta las aplicaciones potenciales de la biomasa en la industria”.

Referencia bibliográfica:

G.M. Lari, O.G. Gröninger, Q. Li, C. Mondelli, N. López, J. Pérez-Ramírez. "Catalyst and Process Design for the Continuous Manufacture of Rare Sugar Alcohols by Epimerization–Hydrogenation of Aldoses". ChemSusChem, 2016. DOI: 10.1002/cscc.201600755

Fuente: Instituto Catalán de Investigaciones Químicas
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Alicia Calvo-Villamañán, una microbióloga que ilustra la ciencia
Leyre Flamarique

Las herramientas de esta científica del Centro Nacional de Biotecnología se dividen en el instrumental de laboratorio y su tablet con la que representa en imágenes su propia investigación y la de sus colegas.

Nobel de Química para List y MacMillan por su ingeniosa herramienta para construir moléculas

El investigador alemán Benjamin List y el escocés David MacMillan han sido galardonados con el Premio Nobel de Química 2021 “por el desarrollo de la organocatálisis asimétrica”, una novedosa herramienta de construcción molecular. Este avance ha tenido un gran impacto en la investigación farmacéutica y ha favorecido que la química sea más ecológica.