Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Obtienen células solares baratas “sensibilizadas mediante tintes”

Una alternativa más económica a las actuales células solares de silicio podrían ser las células “sensibilizadas mediante tintes”, que obtienen energía a partir de la luz solar de un modo parecido al que realizan, por ejemplo, las plantas y las bacterias fotosintéticas. Esta es la propuesta de la investigadora Annemarie Huijser, que recientemente ha recibido su doctorado en la Universidad de Tecnología de Delft (Holanda) gracias a esta innovación.

El uso de células solares está creciendo muy lentamente. Uno de los motivos de ello es que el tipo más comúnmente utilizado, fabricado a partir de silicio, es relativamente costoso de fabricar. Por esa razón, en los últimos años se han realizado intensas actividades de investigación sobre células solares alternativas. En los estudios realizados para encontrar soluciones, los científicos se inspiran en la naturaleza. Las plantas pueden transformar energía solar absorbida a grandes longitudes de onda, generalmente entre 15 y 20 nanómetros, lo que las permite conviertirla en energía química. Ello se debe a que las moléculas de clorofila de sus hojas están dispuestas en la mejor secuencia posible. Durante las investigaciones realizadas para su tesis doctoral, Annemarie Huijser ha tratado de recrear parcialmente ese proceso en células solares, tal como se produce en los vegetales.

Se centró en lo que se conoce como células solares “sensibilizadas mediante tintes”. Dichas células constan de un semiconductor, como el dióxido de titanio, cubierto por una capa de tinte. El tinte absorbe la energía de la luz solar, que produce los denominados “excitones”. Dichos paquetes de energía deben moverse a continuación hacia el semiconductor. Una vez allí, generan energía eléctrica.

Huijser dice: “Las moléculas tintadas puede asimilarse a bloques de Lego. Yo modifico el modo en que se apilan los bloques y observo como influye la forma de apilarlos en el transporte de ‘excitones’ a través de las células solares. Para generar electricidad de modo eficiente, los ‘excitones’ necesitan moverse con la mayor libertad posible a través de las células solares”.

Mediante el estudio de la secuencia óptima de moléculas tintadas, Huijser aumentó con éxito veinte veces la distancia media en que se mueven los ‘excitones’ en la células solar, hasta una distancia de aproximadamente 20 nanómetros, comparable a los sistemas que se encuentran en la naturaleza. Ello aumenta sustancialmente la eficiencia de las células solares.

Para que este nuevo tipo de célula solar sea comercialmente viable, Huijser estima que la movilidad de los ‘excitones’ debe incrementarse aún más en un factor de tres, y piensa que esto es posible. “Una vez que se logre este objetivo, no hay nada que impida que este tipo de célula solar se desarrolle aún más”, indica.

Las células solares que utiliza Huijser están estrechamente relacionadas con las más conocidas células Grätzel, aunque en éstas, no obstante, el tinte y el semiconductor están muy cerca uno del otro, prácticamente combinados. Como resultado, los “excitones” no necesitan moverse distancias tan grandes. Pero uno de los inconvenientes de este tipo de célula es el método complicado de transporte de cargas. Por esa razón, Huijser eligió adoptar un enfoque diferente y utilizar el sistema sencillo de doble capa de tinte y semiconductor.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un camino de plata para mejorar las pilas de combustible microbianas

El rendimiento de las pilas de combustible fabricadas con la bacteria Shewanella aumenta considerablemente cuando se recubren sus membranas con nanopartículas de plata, lo que potencia la transferencia de electrones hacia electrodos de grafeno. Investigadores de la Universidad de California (EE UU) acaban de presentar el avance.

María Retuerto, investigadora en el Instituto de Catálisis y Petroleoquímica
“El hidrógeno verde es la manera ideal de acumular energías renovables”

Lleva años estudiando cómo combatir el cambio climático mediante el almacenamiento de la energía renovable que no aprovechamos. Su contribución ha sido merecedora del Premio a la Investigación “Women For Science”, concedido por la Fundación L’Oréal y la UNESCO.