Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Matemáticas
Su mayor galardón es la Medalla Fields

¿Por qué no hay Premio Nobel de Matemáticas?

Existen varias hipótesis para explicar el hecho de que las matemáticas, una disciplina de enorme relevancia en el desarrollo cultural del mundo, no estén galardonadas con el más prestigioso de los premios a la labor intelectual humana. Los más noveleros creen que la amante de Nobel le puso los cuernos con un matemático. Sería un buen cotilleo pero, en esta ocasión, la explicación menos interesante es la más probable.

Así es la medalla Fields, el premio equivalente al Nobel en matemáticas. / Wikipedia

A Alfred Nobel (Estocolmo, 1833 – San Remo, 1896) se le olvidaron las matemáticas, o quizá las apartó deliberadamente, a la hora de crear las categorías de sus famosos premios.

La explicación más atractiva, fantasiosa, novelera y difundida; pero menos argumentada, es que la amante de Alfred Nobel le puso los cuernos con un matemático sueco llamado Gösta Mittag-Leffler, así que, muy molesto, el ingeniero pensó: “pues no habrá Nobel de Matemáticas”.

Sería un cotilleo estupendo para la historia, pero no está corroborado y, de hecho, ni siquiera hay constancia de que las vidas de ambos científicos se cruzaran. Nobel emigró de Suecia cuando Mittag era un estudiante. Lástima.

Puede que Nobel decidiera excluir a las matemáticas de las categorías premiadas por una razón mucho más prosaica: no le interesaban mucho.

Nobel fue químico, ingeniero, inventor de la dinamita, fabricante de armas y empresario. Registró 350 patentes y se hizo rico. En su testamento, dejó escrita la orden de que, con un fondo de su fortuna millonaria, se premiara a las personas que hubieran hecho mayores contribuciones durante el año anterior en Literatura, Fisiología o Medicina, Física, Química y la Paz. Esas eran las disciplinas más afines a sus intereses, entre los cuales no se encontraban las matemáticas.

Los premios Nobel se entregaron por por primera vez en 1901 y en 1968 se incorporó una nueva categoría: el Premio en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel.

¿Los matemáticos tienen su propio premio?

Nobel se olvidó de ellos, pero los matemáticos no se quedaron sin galardón. El canadiense John C. Fields puso el dinero para el premio gordo de las matemáticas: la medalla Fields, que se entregó por primera vez en 1936. En 1966 se pasó de dos a cuatro medallas. Se otorga cada cuatro años con ocasión de los Congresos Internacional de Matemáticos, y reconocen los logros más sobresalientes de ese periodo. Los candidatos deben ser menores de 40 años (a 1 de enero del año del congreso).

En el anverso, la medalla contiene un perfil de Arquímedes con la inscripción TRANSIRE SUUM PECTUS MUNDOQUE POTIRI, que significa “Trascender el espíritu y domeñar el mundo”.

En 2014, una de las cuatro medallas Fields ha sido otorgada por primera vez en la historia a una mujer, la iraní Maryam Mirzakhani, profesora en la Universidad de Stanford.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Cómo sacar el máximo partido a los test
Ander Galisteo

Esta semana ha comenzado la encuesta de seroprevalencia entre la población española para conocer, mediante pruebas rápidas, qué porcentaje ha desarrollado anticuerpos frente al coronavirus. Los modelos matemáticos confirman que estos estudios aleatorios reflejan mucho mejor la situación real de la pandemia respecto a los que priorizan solo a personas con síntomas, por lo que ayudarán en la toma de decisiones.

Alt de la imagen
David Gómez-Ullate, matemático que analiza datos sobre el coronavirus en España
“Para luchar contra la pandemia necesitamos transparencia y acceso a buenos datos”

Un grupo de investigadores españoles ha puesto en marcha la Acción Matemática contra el Coronavirus para ayudar a predecir el número de personas que se contagiarán, hospitalizarán, saldrán adelante o fallecerán por COVID-19. La incertidumbre sobre el número actual de infectados es el principal escollo, según explica uno de los participantes en este proyecto colaborativo.