Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Posible mecanismo implicado en los problemas vasculares postmenopáusicos

Un equipo internacional de investigadores, con participación del Centro de Investigación Cardiovascular de Barcelona (CSIC-ICCC), ha descrito una posible vía de señalización implicada en el aumento de microcalcificaciones vasculares que se producen después de la menopausia. Estos acúmulos son la explicación de la morbilidad asociada a la ateroesclerosis y osteoporosis que padecen las mujeres en este periodo de su vida. Los resultados publicados este mes en la revista European Journal of Clinical Investigation.

Estudios observacionales previos habían sugerido una posible relación entre la menopausia y la calcificación de la paredes vasculares. Por otro lado, se sabía que las citoquinas RANKL y OPG eran reguladoras críticas de la remodelación ósea, concretamente, un aumento en el ratio OPG:RANKL incrementaba la enfermedad coronaria. Así, el equipo dirigido por el Dr. Juan Badimon, del Cardiovascular Research Laboratory de Nueva York, decidió poner en marcha un estudio para investigar la relación de estas dos citoquinas y el aumento de la calcificación vascular después de la menopausia.

El estudio se llevó a cabo con hembras de conejo a las que se les provocó experimentalmente la menopausia y la ateroesclerosis para observar los mecanismos que las relacionaban. Se pudieron constatar importantes diferencias entre los conejos control y los menopáusicos. La Dra. Gemma Vilahur, investigadora del Centro de Investigación Cardiovascular de Barcelona (CSIC-ICCC), explicó como, según los resultados del estudio, la pérdida endógena de hormonas en la menopausia estaba asociada con importantes cambios en el ratio OPG:RANKL que afectaba de manera opuesta a la estructura ósea y la calcificación vascular. Esta alteración hormonal podría explicar el aumento constatado de problemas osteoporóticos y cardiovasculares que presentan las mujeres después de la menopausia.

Los investigadores destacan que son necesarios más estudios para valorar en mayor profundidad la relevancia de las citoquinas OPG y RANKL. Por ejemplo, sería necesario hacer estudios animales con inhibidores específicos de estas moléculas. De todos modos, los resultados del trabajo publicado en European Journal of Clinical Investigation ofrecen una nueva visión en el tratamiento de las enfermedades óseas, y suponen un paso adelante en el conocimiento de los desequilibrios biológicos derivados de la menopausia.

Referencia del artículo:

Choi BG*, Vilahur G*, Cardoso L, Fritton JC, Ibanez B, Zafar MU, Yadegar D, Speidl WS, Schaffler MB, Fuster V, Badimon JJ.Ovariectomy increases vascular calcification via the OPG/RANKL cytokine signalling pathway.Eur J Clin Invest. 2008 Feb 12; [Epub ahead of print]v* Co-primers autors.

Más información:

- Centro de Investigación Cardiovascular (CSIC-ICCC)

- Mount Sinai School of Medicine

Fuente: ICCC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El virus de Epstein-Barr podría ser la causa principal de la esclerosis múltiple

Un estudio realizado durante 20 años en más de diez millones de militares estadounidenses apunta a este virus del herpes que puede provocar la mononucleosis infecciosa como uno de los culpables, ya que multiplica por 32 el riesgo de sufrir esta enfermedad del sistema nervioso. Eso sí, por ahora no es posible demostrar directamente la causalidad.

Cómo se inicia el cáncer de ovario en las mujeres con más riesgo

En 2020 se diagnosticaron 313.959 casos de esta enfermedad en el mundo y 207.252 fallecieron. La elevada mortalidad se debe fundamentalmente al diagnóstico tardío. Un nuevo estudio permite predecir con muchos años de antelación qué mujeres con la mutación BRCA-1 desarrollará este tipo de tumor.