Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica en la revista 'Molecular Systems Biology'

Programas computacionales predicen la composición de complejos macromoleculares

Los programas computacionales que se usan comúnmente para estudiar el acoplamiento entre proteínas también pueden predecir la estructura de complejos macromoleculares, según un estudio desarrollado por investigadores catalanes con la ayuda del supercomputador MareNostrum. Los resultados pueden ayudar a conocer más detalles sobre las mutaciones cancerígenas.

Gráficos con los complejos moleculares. Imagen: A. Valencia et al.

La prestigiosa revista Molecular Systems Biology ha publicado el primer estudio que demuestra la capacidad de los programas computacionales comúnmente utilizados para estudiar el acoplamiento entre proteínas para predecir la estructura de complejos macromoleculares.Los resultados abren nuevas posibilidades para el modelado de los complejos de proteínas como pasos previos para la interpretación de las mutaciones relacionadas con el cáncer.

Esta investigación ha sido llevada a cabo por Mark Wass y Gloria Fuentes, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), Carles Pons, del Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) y Florencio Pazos, del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), bajo la dirección del Prof. Alfonso Valencia, director del Programa de Biología Estructural y Biocomputación del CNIO.

“En este estudio hemos demostrado por primera vez que los métodos de predicción del acoplamiento (docking) de proteínas pueden ser usados para diferenciar entre las proteínas que interaccionan y las que no. Hemos observado que la distribución de valores obtenidos mediante estos métodos es diferente en pares de proteínas que interaccionan con respecto a los obtenidos mediante un conjunto de pares no interactivos. Este hallazgo ha sido posible después de ejecutar más de 100,000 simulaciones en el supercomputador MareNostrum”, ha destacado Carles Pons del BSC.

Este tipo de cálculos son extremadamente complejos y se pudieron llevar a cabo gracias a las instalaciones del Barcelona Supercomputing Center. Los complejos de proteínas son esenciales para todos los procesos que tienen lugar en nuestras células, pero hasta la fecha sólo se ha podido determinar la composición y los detalles de su arquitectura molecular para una pequeña fracción de ellos.

Este conocimiento es esencial para la comprensión de las consecuencias de las mutaciones y para el desarrollo de potenciales inhibidores. Los resultados presentados en esta publicación abren nuevas posibilidades para el modelado de los complejos de proteínas como pasos previos para la interpretación de las mutaciones relacionadas con el cáncer.

-------------------------------------
Referencia bibliográfica:
Mark N Wass, Gloria Fuentes, Carles Pons, Florencio Pazos and Alfonso Valencia. "Towards the prediction of protein interaction partners using physical docking". Mol Syst Biol 7:469, doi:10.1038/msb.2011.3 disponible para su descarga en http://www.nature.com/doifinder/10.1038/ms.

Fuente: Barcelona Supercomputing Center
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
¿El uso de la mascarilla afecta al cerebro y al resto el cuerpo?

Investigadores del instituto ICFO en Barcelona han utilizado tecnologías biofotónicas para comprobar si al ponerse mascarillas se alteran los niveles corporales de oxígeno. Los resultados muestran pequeños cambios en la hemodinámica cerebral, pero comparables a los de actividades cotidianas como escuchar un sonido, ver a alguien moviéndose o agacharnos para atarnos los zapatos.

Determinada la cantidad de luz ultravioleta que inactiva el coronavirus

Para eliminar el 99 % del virus SARS-CoV-2 con luz ultravioleta se necesita una dosis de energía de 21,6 julios por metro cuadrado, según un estudio liderado por la Universidad Complutense de Madrid. La técnica se ha probado en ascensores y sistemas de transporte.