Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Reconstruyen el proceso de explotación de la mina de oro romana gallega de Os Biocos

En la época de dominación romana se llevó a cabo en la Península Ibérica una intensa actividad minera. Ahora, dos milenios después, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en colaboración con el Instituto Geológico y Minero de España, ha reconstruido el proceso de explotación de una de las grandes minas de oro romanas de Galicia, la de Os Biocos, situada en el municipio de San Xoán de Río (Ourense).

Mina romana de Os Biocos. / Brais Curras.

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en colaboración con el Instituto Geológico y Minero de España, han reconstruido el proceso de explotación de una de las grandes minas de oro romanas de Galicia, la de Os Biocos, situada en el municipio de San Xoán de Río (Ourense).

El estudio de Os Biocos es la primera parte del proyecto integral de puesta en valor de la Vía Nova, calzada romana construida en el siglo I de nuestra era entre Braga (Portugal) y Astorga (León) para articular el control del Imperio sobre el noroeste peninsular. Fruto de esta iniciativa, se ha diseñado un itinerario de visita a la mina abierto al público general y acompañado de paneles informativos.

Os Biocos es una mina excavada en roca (yacimiento primario), lo que la diferencia de otras grandes minas de oro de la Península, como Las Médulas, que explotan yacimientos secundarios procedentes de la erosión y en los que el oro se encuentra ya libre, entre tierra y cantos rodados.

“Sabemos que los trabajos se llevaron a cabo mediante cortas de minado, técnica mediante la cual se va extrayendo la roca por medios mecánicos, socavándola y abatiéndola con la ayuda de mazos, cuñas y picos. También es posible que empleasen de forma alterna fuego y agua para someter la roca a cambios bruscos de temperatura y favorecer así su ruptura”, explica el investigador del Instituto de Historia del CSIC Javier Sánchez‐Palencia, director del equipo.

Una vez abatida la masa de roca al pie de los frentes de explotación, se haría una selección del material que contenía oro. El mineral seleccionado era sometido a un proceso de enriquecimiento, seguramente en las proximidades de la mina, en el que se trituraba, calcinaba, lavaba y molía. De esta forma se conseguía un concentrado muy fino que sería lavado en batea para obtener diminutas partículas de oro.

Según los investigadores, la fuerza hidráulica jugaba un papel fundamental en el proceso: arrastrar y evacuar fuera de la mina los escombros o materiales estériles no seleccionados. Esto se hacía a través de unos canales de evacuación excavados en la propia roca, en ocasiones subterráneos, a modo de túneles que atravesaban una masa de roca no explotada. Dichos canales conducían todo ese material estéril hacia los valles, donde sería arrastrado por los ríos.

Se trata de una mina excavada en roca, lo que la diferencia de otras grandes minas de oro de la Península

Kilos de oro y roca

El análisis de la explotación ha permitido calcular la cantidad de roca extraída: entre 1.290.000 y 1.935.000 metros cúbicos de roca. En cuanto a la cantidad de oro obtenida en esta mina orensana, no existen datos que permitan dar una cifra concreta, sin embargo, según los arqueólogos del CSIC, se pueden establecer estimaciones. “Si tenemos en cuenta los valores medios de los yacimientos auríferos en contexto primario, es decir, en roca, podemos decir que en la explotación romana de Os Biocos se extrajeron entre 774 y 1.161 kilos de oro”, añade Sánchez‐Palencia.

“Este yacimiento ejemplifica los procesos de transformación histórica que tienen lugar después de la conquista del noroeste por parte del emperador Augusto. Roma implantó, ayudada mediante el trazado de la Vía Nova, una nueva organización del territorio y de las comunidades locales que rompía totalmente con las formas de vida precedentes, como la explotación de las minas de oro de la zona”, concluye el investigador Brais Currás, miembro del equipo.

Esta iniciativa se enmarca dentro del proyecto europeo Atlanterra, que busca poner en valor el patrimonio minero en la zona atlántica y promover la actividad cultural y turística en relación con el patrimonio minero de Galicia.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Café y arena para explicar los terremotos en el noroeste de la península ibérica

La aproximación de las placas tectónicas provoca terremotos como los de este año en Granada, pero en el otro extremo de la Península son las fracturas y fluidos de la corteza terrestre los que generan movimientos sísmicos, como los registrados en Lugo y Zamora. Un equipo de geólogos lo ha comprobado simulando las condiciones bajo tierra con una ‘caja’ de silicona, fina arena y café molido.

Los rayos pudieron encender la ‘chispa’ de la vida

Uno de los ingredientes fundamentales para el origen de la vida fue el fósforo procedente de los meteoritos que impactaron sobre la Tierra primitiva. Según un nuevo estudio, los relámpagos pudieron ser una fuente alternativa a la formación de fósforo a través de un mecanismo que pudo repetirse en otros planetas similares al nuestro.