Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Shinya Yamanaka gana el Premio Fundación BBVA en Biomedicina

El científico japonés Shinya Yamanaka ha ganado el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biomedicina por demostrar que "es posible reprogramar células ya diferenciadas y devolverlas a un estado propio de las células pluripotentes”. El investigador confía en que esta técnica supere todos los obstáculos y se convierta en una realidad terapéutica.

El premiado Shinya Yamanaka. Foto: Gladstone.

El trabajo de Shinya Yamanaka “ha acelerado la posibilidad de trasladar la medicina regenerativa del laboratorio a la clínica”, ha señalado el jurado, que ha concedido al científico japonés el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biomedicina, en su tercera edición.

El logro de Yamanaka ha supuesto una revolución para la biología ya que consiguió, en el año 2006, a partir de células adultas, generar células madre de pluripotencia inducida (células iPS). Éstas pueden convertirse en cualquier tipo celular especializado, algo que se creía exclusivo de las células madre embrionarias.

Una vez conocido el fallo del premio, el científico manifestó que la motivación principal de su trabajo fue evitar el uso de embriones en la investigación. “Soy consciente de que hay muchas personas en contra del uso de embriones humanos, pero también entiendo el valor que las células madre tienen para la medicina”, ha recalcado.

Según el jurado, la posibilidad de trabajar con células iPS derivadas de los propios pacientes evitaría “usar a los pacientes como conejillos de indias”. Además, las investigaciones de Yamanaka servirán para avanzar en la creación de fármacos más precisos y en terapias específicas, “en particular, para enfermedades neurodegenerativas”, añade el acta.

La oveja Dolly como referente

Tanto las primeras ranas clónicas creadas en los años 70 como la famosa oveja Dolly han sido fuentes de inspiración para el investigador. “Aquello me hizo pensar que debería ser posible reprogramar células somáticas y devolverlas al estado embrionario”, ha explicado. La investigación podría haber tardado entre 20 y 30 años pero el científico la culminó en menos de una década.

Yamanaka confía en que con estas nuevas células puedan desarrollarse nuevos fármacos dentro de unos años. Pero su aplicación en terapia celular es más lejana: “Tenemos que asegurarnos de que las células iPS son seguras y no producen cáncer ni otros tumores”. El experto confía en que “serán una realidad terapéutica” y que “los obstáculos técnicos se superarán a corto plazo”.

El científico japonés es actualmente director del Center for IPS Cell Research and Application de la Universidad de Kyoto (Japón) e investigador del Gladstone Institute de San Francisco (EEUU).

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
ANÁLISIS
Crisis climática: ¿qué podemos esperar de la presidencia de Joe Biden?
Juan Carlos Barba

La victoria de Biden sobre Trump ha dado ciertas esperanzas al movimiento ecologista. El nuevo presidente tiene entre sus principales misiones la lucha contra el cambio climático en el Green New Deal. A pesar de que las expectativas son altas, su programa tiene sombras.

Más de 30 millones de euros para proyectos científicos europeos coordinados desde España

El Consejo Europeo de Investigación (ERC) ha anunciado los proyectos ganadores de las Synergy Grant 2020, unas ayudas destinadas a resolver problemas científicos excepcionalmente complejos. Entre ellos figuran la iniciativa de IMDEA Nanociencia para analizar la interacción de luz y materia en attosegundos, el estudio del CSIC sobre la influencia de los artefactos culturales en la mente humana y un experimento liderado por el DIPC y la Universidad del País Vasco para averiguar la naturaleza de los neutrinos.