Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Siete millones de mujeres necesitan atención médica tras abortos inseguros

Cada día, las complicaciones en el embarazo o el parto provocan la muerte evitable de unas 800 mujeres. Entre el 8 y el 15% de ellas fallece como consecuencia de abortos inseguros, que se convierte en la principal causa de mortalidad materna en todo el mundo. Sin embargo, unas siete millones mujeres sobreviven a estos abortos pero siguen necesitando asistencia médica. Un nuevo estudio repasa su situación en 26 países en desarrollo.

Niños y mujeres embarazadas son atendidos de manera gratuita en Costa de Marfil. / European Commission DG ECHO

En el mundo se producen unos 22 millones de abortos no seguros cada año, que provocan la muerte de al menos 22.000 mujeres, siendo la principal causa de mortalidad materna. Pero muchas mujeres sobreviven a pesar de necesitar todavía atención médica debido a las complicaciones derivadas del aborto inseguro, que pueden conllevar incluso una discapacidad crónica.

Esta cifra es una parte del problema: “No se incluyen las mujeres que necesitan asistencia pero que no acuden al médico”, señala Susheela Singh

Un estudio, publicado en BJOG: An International Journal of Obstetrics & Gynaecology, revela que en total son siete millones de mujeres que sufren lesiones y son tratadas en centros médicos en los países en desarrollo tras someterse a un aborto inseguro.

Pero esta cifra no representa más que una parte del problema: “No se incluyen las mujeres que necesitan asistencia pero que no acuden al médico”, señala Susheela Singh, autora principal del trabajo e investigadora en el Guttmacher Institute (EE UU).

Para llegar a estos resultados, el equipo usó datos de estadísticas sanitarias oficiales y de otros estudios científicos realizados en 26 países en desarrollo en 2012. Los científicos calcularon el número de mujeres que acuden al hospital para recibir un tratamiento después de un aborto inseguro, y ajustaron las cifras al considerar a las mujeres que recibieron tratamiento médico en el sector privado y al excluir a las que necesitaron cura tras un aborto espontáneo.

Pakistán, la cifra más alta

Según el estudio, la tasa más elevada de tratamientos tras un aborto no seguro es la de Pakistán. En este país, 14,6 por 1.000 mujeres de entre 15 y 44 años son atendidas en centros médicos. En el otro extremo, la menor tasa de terapia tras un aborto inseguro fue la de Brasil con 2,4 por 1.000 mujeres.

Los sistemas de salud gastan 232 millones de dólares al año en cuidados post-aborto en los países en desarrollo

Los datos indican que la tasa regional es más alta en Asia –excluyendo el este del continente– con 8,2 por 1.000 mujeres, es decir 4,6 millones de mujeres al año. Estas cifras están sobre todo impulsadas por las altas tasas de la región centro y sur de Asia.

A los países asiáticos les sigue África, con una tasa media regional de 6,7 por 1.000 mujeres (cerca de 1,6 millones de mujeres por año), y Latinoamérica y el Caribe, con una tasa regional de 5,3 (757.000 mujeres por año).

A estos números asociados a la salud de las mujeres, se unen los costes económicos que supone tratar las complicaciones de un aborto inseguro, no solo para las propias afectadas, sino también para sus familias y los sistemas de salud. Estos últimos gastan 232 millones de dólares al año en cuidados post-aborto en los países en desarrollo, según estimaron los científicos.

“Proporcionar una mejor atención sanitaria en términos de reproducción, que incluya servicios de planificación familiar, contracepción y aborto seguro, tendría importantes beneficios económicos ya que mejoraría la salud y el bienestar de las mujeres y sus familias”, concluye Singh.

Referencia bibliográfica:

Susheela Singh, Isaac Maddow-Zimet. Facility-based treatment for medical complications resulting from unsafe pregnancy termination in the developing world, 2012: A review of evidence from 26 countries. BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynaecology (BJOG) 2015; DOI: 10.1111/1471-0528.13552

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un grupo de expertos pide mejorar la regulación de la ventilación para combatir las enfermedades de transmisión aérea

Científicos de España, EE UU y otros 12 países hacen un llamamiento en la revista Science para que comience una nueva era en la prevención de la transmisión aérea de infecciones respiratorias, como la covid-19, al igual que en los siglos XIX y XX se reguló eliminar los patógenos del agua y los alimentos. Los autores abogan por establecer medidas para la ventilación en interiores, como el flujo de aire, tasas de filtración y monitoreo.

Un estudio de seroprevalencia no detecta asociación entre tratamiento de aguas residuales y transmisión del coronavirus

Los trabajadores de las plantas depuradoras presentan el mismo nivel de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 que el resto de la población, según una investigación realizada por investigadores de la Universidad de Granada en esa provincia. Los resultados indican que el riesgo de infección por vía feco-oral es casi nulo.