Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Tiburones y rayas en peligro de extinción se capturan en áreas protegidas

Mediante artes de pesca artesanal, en el Mediterráneo se atrapan más tiburones y rayas amenazados en zonas marinas parcialmente protegidas que en las que no existe ningún tipo de protección. Así lo revela un estudio realizado por investigadores italianos, que demandan una mejor gestión pesquera en estas áreas de conservación.

Raja radula, una especie de raya en peligro de extinción. / Chris Taklis

Las áreas marinas protegidas se promueven como una herramienta de conservación para las especies en peligro de extinción, donde la pesca debe estar controlada, pero en algunas ocasiones el objetivo no se consigue.

Un nuevo estudio, publicado en abierto en Nature Communications, revela que los tiburones y rayas amenazados del mar Mediterráneo, incluidas especies consideradas en peligro crítico, se capturan con mayor frecuencia dentro de las áreas marinas protegidas parcialmente que en las que no cuentan con una figura de protección.

La pesca artesanal captura más tiburones y rayas amenazados, incluidas especies consideradas en peligro crítico, en áreas marinas protegidas parcialmente en el Mediterráneo que en las que no cuentan con protección

Sus autores son investigadores de la Universidad de Palermo y la Estación Zoológica Anton Dohrn (SZN) - Sicily Marine Center de la misma ciudad italiana, quienes utilizaron muestras fotográficas y análisis de imágenes para elaborar una base de datos de 1256 operaciones de pesca a pequeña escala en 11 lugares de Francia, Italia, España, Croacia, Eslovenia y Grecia.

A través de modelos estadísticos los científicos han analizado la información sobre las capturas, contabilizando 24 especies de estos peces elasmobranquios, con 517 ejemplares pescados en áreas parcialmente protegidas, frente a los 358 capturados en zonas no protegidas, lo que apunta a un impacto de la pesca artesanal.

Manfredi Di Lorenzo, primer autor del estudio, explica a SINC que “dentro de estas zonas está permitido pescar, pero solo con una autorización que generalmente se otorga a los pescadores locales, cuya actividad es a pequeña escala (artesanal)”.

Ejemplares de raya común ('Raja clavata', izquierda) y de dos especies de tiburones ('Scyliorhinus stellaris' y 'Scyliorhinus canicula', derecha), pescados en Los Freus, Formentera. / Francisco Sobrado

Los elasmobranquios son una subclase de peces cartilaginosos (cuyo esqueleto está formado por cartílago) que incluye tiburones y rayas. En el pasado eran muy abundantes en el mar Mediterráneo, pero con el tiempo han disminuido debido a la sobrepesca.

Aunque algunos de estos elasmobranquios se consideren en peligro de extinción, en general su captura está permitida, con la excepción de ciertas especies

Antonio Calò, Universidad de Palermo

Antonio Calò, coautor del estudio e investigador en la Universidad de Palermo, cuenta a SINC que, aunque algunos se consideren en peligro de extinción, en general su captura está permitida, con la excepción de varias especies incluidas en el Convenio de Barcelona.

Actualmente la influencia de la pesca a pequeña escala en las poblaciones de estos animales está poco estudiada en el Mediterráneo, debido a la falta de dispositivos de rastreo en las embarcaciones.

Se sabe que la actividad de los pesqueros artesanales, que representan la mayoría de los barcos que operan en la región mediterránea analizada, afecta a las especies de elasmobranquios, pero comprender si las zonas protegidas realmente sirven para conservarlas supone todo un reto.

Mejorar los planes de gestión de las áreas marinas protegidas

“Pensamos que los animales prefieren permanecer en las áreas protegidas −total o parcialmente− porque estas son más prósperas y seguras”, apunta a SINC Antonio Di Franco, investigador en SZN - Sicily Marine Center y otro de los firmantes del estudio.

Hay que monitorear los ejemplares capturados por los pesqueros artesanales, que suponen el 80 % de toda la flota comercial en el Mediterráneo

Manfredi Di Lorenzo, SZN - Sicily Marine Centre

Los autores argumentan que estas áreas desempeñan un papel importante en la protección de los elasmobranquios amenazados, pero se necesitan medidas de gestión adicionales y un cumplimiento más estricto de las leyes para garantizar resultados de conservación exitosos.

“Habría que involucrar a los pescadores e informarles del riesgo que muchas de estas especies están corriendo”, afirma Di Franco, “y también ayudaría modificar las técnicas de pesca para que sean más selectivas y permitan capturar únicamente a ciertos animales”.

“Actualmente la mayor parte de la información sobre la captura de elasmobranquios proviene de las pesquerías industriales. Lo que se debe empezar a hacer lo antes posible es monitorear los ejemplares capturados por los pesqueros artesanales. Es una información necesaria y hay muy pocos datos en el mundo. En el Mediterráneo, esto es muy importante sobre todo teniendo en cuenta que la pesca a pequeña escala supone el 80 % de toda la flota comercial”, concluye Di Lorenzo.

Referencia:

Di Lorenzo et al. "Small-scale fisheries catch more threatened elasmobranchs inside partially protected areas than in unprotected areas". Nature Communications, 2022.

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados