Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Trabajan en la eliminación de olores generados en depuradoras, industrias y explotaciones ganaderas

Investigadores de la UCA desarrollan diferentes procesos microbianos que permitirán a las empresas adaptarse a la nueva normativa andaluza de la calidad del aire, que regulará las actividades que generen malos olores

Integrantes del grupo de investigación TEP-105 “Reactores biológicos y enzimáticos" de la Universidad de Cádiz

Científicos de la Universidad de Cádiz, integrados en el grupo de investigación TEP-105 “Reactores biológicos y enzimáticos” que dirige el catedrático Domingo Cantero Moreno, trabajan en el desarrollo de diversos procedimientos microbianos que tienen como principal objetivo la eliminación de compuestos contaminantes en el aire, una labor que desarrollan desde el año 1993 y que los ha posicionado entre los mayores expertos en esta materia dentro del panorama nacional.

Para entender mejor la importancia de esta línea de trabajo es necesario destacar que buena parte de sus resultados permitirán a numerosas empresas del panorama andaluz adaptarse a la nueva regulación de la calidad del aire que ha aprobado recientemente el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, que sustituye a la legislación vigente desde 1996 y que incluye, por primera vez, todas las actividades que generen olores y la obligación de facilitar información a la población en esta materia.

Los investigadores gaditanos han optimizado un procedimiento microbiano, conocido como biofiltración, mediante el cual se pueden degradar los compuestos responsables del mal olor que se genera en los efluentes gaseosos derivados de determinadas actividades industriales como el bombeo de aguas residuales desde los colectores hasta las estaciones depuradoras de este tipo de aguas, la operación en las propias estaciones depuradoras o en instalaciones ganaderas.

Los estudios realizados en la UCA se han centrado en compuestos sulfurados, principalmente, ácido sulfhídrico (compuesto responsable del olor a huevo podrido) y otros compuestos reducidos como metilmercaptano, dimetilsulfuro y dimetildisulfuro; así como la eliminación de amoniaco presentes en el aire con financiación del Ministerio de Ciencia e Innovación en varios proyectos de investigación desde el año 1993.

Tecnología versátil y de bajo coste

“Nuestra objetivo es disponer de una tecnología versátil y de bajo coste que pueda ser utilizada por cualquier industria, depuradora o empresa que tenga necesidad de eliminar el olor producido por este tipo de compuestos”, comenta el Prof. Gómez Montes de Oca. Los resultados que han obtenido durante estos años les han permitido montar un biofiltro de eliminación de olores en la EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales) de Cádiz-San Fernando, a través de la empresa de base tecnológica Konectia, S.L. que “ha demostrado que esta tecnología es viable y elimina los compuestos sulfurados responsables del mal olor presentes en la corriente de aire tratado”.

Igualmente, fruto de su experiencia, los investigadores de la UCA han patentado el procedimiento de inoculación de estos biofiltros industriales, constituyendo una innovación en la forma de operar a nivel industrial.

Para poder llegar a estos resultados, ha sido necesaria la experiencia adquirida durante los últimos 20 años en el desarrollo de investigaciones relacionadas con la eliminación de ácido sulfhídrico presente en el biogás, proceso conocido como biodesulfuración, ya que en este caso las concentraciones son mucho más altas que las que se encuentran en un proceso de eliminación de olores.

De hecho, actualmente, está en período de ejecución el proyecto del Plan Nacional de I+D+i titulado “Desulfuración de gases ricos energéticamente mediante biofiltros percoladores: desarrollo y optimización del proceso en condiciones anóxicas y aerobias”, que está siendo coordinado por la Universidad Autónoma de Barcelona y en el que también participa, junto a la UCA, la Universidad Politécnica de Cataluña.

La aportación de la entidad gaditana a este estudio se centra en comprobar el funcionamiento de un biofiltro, que se encargaría de limpiar el biogas procedente de los digestores anaerobios de las plantas depuradoras de aguas residuales emitido a la atmósfera, a través de un proceso anóxico, es decir, “hasta ahora, habíamos trabajado con biofiltros aeróbicos, a los cuales les metíamos oxígeno, pero en este momento hemos dado un paso más y estamos comprobando qué ocurre si alimentamos un biofiltro percolador con el biogás que sale directamente de una depuradora, por ejemplo, en un biofiltro a través de un proceso sin oxígeno”, como explica el responsable de este proyecto en la UCA, José Manuel Gómez Montes de Oca.

Fuente: OTRI UCA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un nuevo estado de la materia: los cristales hidrodinámicos

Cuando en una superficie de agua agitada se añade escina, un extracto del castaño de indias, las ondas se congelan como si fuera un cristal sólido pero el agua permanece líquida. Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid lideran el descubrimiento de este exótico estado de la materia.

Un anillo de glucosa con múltiples aplicaciones en la industria alimentaria

Investigadores de la Universidad de Murcia han revisado las múltiples propiedades que tienen las ciclodextrinas, una familia de oligosacáridos cíclicos capaces de llevar sustancias bioactivas en alimentos funcionales, mejorar envases e incluso usarse como nanosensores.