Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Tres jóvenes inventores ganan los premios Innovaciencia 2015

Narciso Soto (18 años), que ha ideado un bastón electrónico para invidentes ha sido el ganador de la tercera edición del certamen Innovaciencia, organizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. El segundo premio ha estado compartido por Susana Niclós (23 años), con su red de enchufes programables controlados por internet, y Carlos Andrés Martínez Casais (25), con un transmisor/cargador inalámbrico para múltiples dispositivos.

De izquierda a derecha: Carlos A. Martínez-Casais, Susana Niclós y Narciso Soto / CSIC

Tres jóvenes inventores han ganado la tercera edición del certamen Innovaciencia. Narciso Soto (18 años), con un bastón electrónico para invidentes, Susana Niclós (23 años), con una red de enchufes programables que se controlan por Internet, y Carlos Andrés Martínez Casais (25), con un transmisor/cargador inalámbrico para múltiples dispositivos, son respectivamente el primer y segundo premio compartido ex aequo de este concurso de ideas y proyectos innovadores. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) organizan este certamen para menores de 30 años.

Un bastón electrónico para invidentes, una red de enchufes programables y un transmisor/cargador inalámbrico han sido las ideas premiadas

El presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo, y el director general de la FECYT, José Ignacio Fernández Vera, han entregado los premios a los autores de los proyectos ganadores en un acto celebrado hoy, martes 3 de noviembre, en la sede central del CSIC, en Madrid.

El jurado, presidido por la vicepresidenta adjunta de Cultura Científica del CSIC, Pilar Tigeras, lo han compuesto 19 personas procedentes de la comunidad investigadora y empresarial.

Proyecto B-Compass

Narciso Soto ha conseguido el primer premio del concurso, dotado con 2.500 euros y una tablet, por su proyecto B-Compass, un bastón electrónico para invidentes con un sensor de distancia orientable que detecta la presencia de obstáculos. B-Compas supone una mejora frente al bastón tradicional y al perro guía porque facilita la autonomía de la persona invidente en entornos desconocidos. Asesorado por personal de la ONCE, el joven ganador ha diseñado este prototipo que avisa, mediante una vibración en el mango del bastón, de la presencia de obstáculos incluso en altura o de vehículos en un cruce, además de facilitar la orientación con tecnología GPS.

Tanto el software como el hardware de este prototipo han sido realizados con herramientas libres (programas e impresora 3D open source), lo que abarata mucho los costes: entre 65 y 75 euros. Soto acaba de llegar a Madrid para estudiar Ingeniería Aeroespacial.

Licenciada en Ingeniería Industrial, Susana Niclósha obtenido el segundo premio ex aequo Innovaciencia por Smartplug, una red de enchufes programables y controlables de forma remota a través de Internet. Gracias a esta tecnología es posible apagar o encender cualquier electrodoméstico, controlar la temperatura y humedad de un lugar o conectar alarmas antirrobo en la casa, entre otras aplicaciones.

Smartplug está pensado para usarse de forma autónoma o como base para desarrollar nuevos proyectos y aplicaciones personalizadas, por lo que todo el código fuente es libre y ha sido comentado por la autora.

Por su parte, Carlos Andrés Martínez Casais, también ingeniero industrial, ha desarrollado un cargador/transmisor de electricidad inalámbrico multidispositivo, que ha merecido también el segundo premio Innovaciencia (dotado con 1.000 euros y una tablet para cada uno). El transmisor puede alimentar con electricidad distintos dispositivos (móvil, tablet, televisor, ventilador, lámparas, etc.) a una distancia de hasta dos metros sin utilizar cables, lo que permitiría, por ejemplo, cargar el móvil sin sacarlo del bolsillo o mientras se usa.

El certamen de ideas y proyectos de innovación está dirigido a jóvenes menores de 30 años.

Otra de las ventajas de este sistema es que transmite la electricidad a través de muros o tabiques, lo que resulta útil en entornos donde no existe una instalación eléctrica, como un jardín.

Organizado por el CSIC y FECYT

Innovaciencia es un certamen de ideas y proyectos de innovación dirigido a jóvenes menores de 30 años. Organizado por el CSIC y FECYT, cuenta con la colaboración de la Fundación García Cabrerizo.

El galardón, un árbol de la ciencia sobre una base de madera de olivo, es en sí mismo una muestra de innovación. Con un diseño de la investigadora de 28 años Rosalía Rementería, del Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas del CSIC, el premio está realizado en un acero nuevo que ha desarrollado el CSIC denominado Neuroflex y cortado por láser para conseguir la compleja forma del árbol.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Rusia anuncia que su vacuna tiene una eficacia del 95 % y que costará menos de 20 dólares
SINC

El Fondo de Inversión Directa de Rusia espera que la vacuna Sputnik V llegue a 500 millones de personas, comenzando su distribución en 2021. Esta vacuna candidata levantó dudas en agosto entre los expertos por la velocidad de los ensayos en humanos y la opacidad en los datos.

La vacuna de Oxford-AstraZeneca consigue una eficacia del 70,4 %

Los resultados iniciales de la fase III del ensayo clínico revelan una eficacia media del 70,4 %, que varió según las dosis empleadas, con valores máximos del 90 %. También se observó una reducción en las infecciones asintomáticas. No hubo casos graves ni hospitalizaciones entre los vacunados. El almacenaje a temperaturas de nevera, de entre 2 y 8 ºC, supondría una ventaja.