Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un buque del IEO viaja a La Palma para estudiar el impacto de la llegada de la lava al mar

A bordo del barco oceanográfico, cuya llegada a la isla está prevista para este sábado, viajan algunos de los mayores especialistas en geología marina de España. Entre otras labores, los investigadores harán un estudio de la profundidad marina con alta resolución. También llevarán a cabo análisis fisicoquímicos y biológicos del agua, en caso de que la colada de lava llegue finalmente al mar.

Los investigadores realizarán un estudio de la batimetría y análisis biológicos para determinar el impacto de la llegada de la colada al mar. / EFE | Ramón de la Rocha

El buque de investigación ‘Ramón Margalef’ del Instituto Español de Oceanografía (IEO) viaja ya hacia la isla de La Palma, con el objetivo de reforzar los equipos de investigación que trabajan en la zona y sumar sus equipos al estudio del impacto de la llegada al mar de la colada de lava.

El navío, que ha interrumpido una campaña de investigación sobre la anchoa que estaba realizando en el Cantábrico, llegará previsiblemente a la zona el próximo sábado, y a bordo del barco viajan algunos de los mayores especialistas en geología marina del país, según informa EFE.

En campañas previas del buque, los investigadores obtuvieron importante información de la zona submarina donde está previsto que empiecen a depositarse las lavas del Cumbre Vieja de La Palma

El mismo buque ya ha realizado en el archipiélago canario varias campañas de investigación después de que en 2011 se produjera la erupción submarina frente a la costa sur de El Hierro, y había inspeccionado y acumulado importante información de la zona submarina donde está previsto que empiecen a depositarse las lavas del Cumbre Vieja de La Palma.

A las labores de investigación del buque 'Ramón Margalef', se incorporará el científico Eugenio Fraile, del IEO y que participa desde hace días en el Comité Científico del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (PEVOLCA).

Los investigadores del IEO centrarán su trabajo en el estudio de la llegada de la colada de lava al mar, y para ello realizarán un estudio de la batimetría ─estudio de la profundidad marina─ con alta resolución y efectuarán análisis fisicoquímicos del agua de mar para compararlos con los parámetros estudiados durante los años anteriores en la misma zona.

También realizará análisis biológicos para determinar el impacto de la llegada de la colada al mar y estudiará las rocas que contacten con este.

Labor científica, crucial frente a esta emergencia

Además del buque del IEO, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha sumado varios equipos para estudiar la erupción del volcán tras el enjambre sísmico de los últimos días.

La labor científica, ha destacado el CSIC, resulta crucial para dar una respuesta anticipada a la situación a través del plan de protección civil.

Los equipos del CSIC que se han desplegado en la zona pertenecen al Instituto Geológico y Minero de España (IGME-CSIC), al Instituto de Productos Naturales y Agrobiología (IPNA-CSIC) y al Instituto Español de Oceanografía (IEO-CSIC).

Todas las tareas que realizan los investigadores tienen el objetivo de asesorar al PEVOLCA sobre la evolución de la erupción

Sus investigadores, ha informado el CSIC, realizan labores de análisis químicos, medición de gases y muestras eruptivas, vigilancia aérea, y calculan el impacto del volcán sobre la biodiversidad insular y sobre la llegada de la colada al mar.

Todas las tareas que realizan los investigadores tienen el objetivo de informar al PEVOLCA sobre la evolución de la erupción y, en colaboración con los compañeros de varios centros de investigación de la península, se plantean posibles escenarios basados en los datos obtenidos en el campo, con el fin de sumar todo el conocimiento obtenido para tratar de dar el mejor asesoramiento posible durante la emergencia.

Fuente:
EFE
Derechos: Copyright
Artículos relacionados
Las serpientes vivieron un ‘boom’ ecológico hace 66 millones de años

La desaparición de los dinosaurios provocó una gran diversificación de mamíferos y aves tras el evento de extinción masiva, pero no fueron los únicos. Las serpientes, protagonistas del #Cienciaalobestia, también vivieron una explosión evolutiva que les hizo pasar de simples insectívoras a las casi 4.000 especies de dieta variada que existen en la actualidad.

Los humanos ya consumían tabaco hace más de 12.000 años

El hallazgo en Utah (EE UU) de unas semillas carbonizadas de tabaco alrededor de una antigua hoguera del Pleistoceno sugiere que la planta pudo utilizarse 9.000 años antes de lo que se creía, mucho antes de su domesticación. El estudio permitiría entender qué impulsó el cultivo y uso de esta sustancia tóxica.