Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un caracol sirve para evaluar la exposición al cadmio

Con un parámetro sencillo, económico y de corta duración, investigadores de la Universidad de Alcalá han realizado un bioensayo que tiene en cuenta el comportamiento de alimentación de un caracol acuático expuesto a cadmio para evaluar cómo afecta este metal tóxico al comportamiento en su alimentación. Sus resultados podrían aplicarse para hacer informes de evaluación de riesgo ambiental.

Potamopyrgus antipodarum, conocido como caracol del cieno, puede vivir en una amplia gama de hábitats de agua dulce, si bien tolera amplios rangos salinos / FISHBIO

El principal objetivo de la eco-toxicología es valorar el efecto que causan los compuestos químicos sobre los ecosistemas. Tradicionalmente se han realizado bioensayos de laboratorio con el objetivo de valorar la mortalidad que causan esos compuestos sobre diferentes especies. El problema es que estos bioensayos se emplean concentraciones muy elevadas, que no suelen encontrarse en los ecosistemas naturales, por lo que carecen de relevancia ecológica. También sucede que algunos parámetros necesitan mucho tiempo de experimentación (reproducción, crecimiento), lo que encarece y dificulta los bioensayos.

Es un bioensayo sencillo y económico que en 11 días da información sobre cómo este metal tóxico afecta el comportamiento de alimentación

Investigadores de la Universidad de Alcalá han evaluado el efecto del cadmio sobre el comportamiento de alimentación de un caracol acuático (Potamopyrgus antipodarum), obteniendo como resultado un bioensayo sencillo y económico que en 11 días ofrece información sobre cómo este metal tóxico afecta el comportamiento de alimentación de estos caracoles. Estos bioensayos tiene además la ventaja de que se pueden utilizar bajas concentraciones de tóxico que no son letales, siendo ambientalmente realistas.

En el desarrollo del estudio los animales fueron expuestos a diferentes concentraciones de cadmio y se les ofreció comida dispersa en lugares diferentes. Después, los invertebrados fueron transferidos a agua sin tóxico y se les siguió ofreciendo comida. Los resultados mostraron que el cadmio reduce la capacidad de este caracol para localizar la comida, efecto adverso significativo tanto durante la exposición como durante el periodo de recuperación.

“El cadmio podría haber disminuido la capacidad de los caracoles de detectar las señales químicas que emite la comida o reducir su capacidad motora”, concluye Álvaro Alonso, profesor de Ecología de la Universidad de Alcalá y coautor del estudio. “Este tipo de bioensayos proporcionan datos científicos que sirven para hacer informes de evaluación del riesgo ambiental”, añade.

Una especie invasora de Nueva Zelanda

La hembra de este caracol puede tener descendencia sin ser fecundada por un macho

Potamopyrgus antipodarum, conocido como caracol del cieno, puede vivir en una amplia gama de hábitats de agua dulce, si bien tolera amplios rangos salinos. Los adultos miden de 5 a 10 milímetros, y es una especie invasora procedente de Nueva Zelanda que ha colonizado casi todos los continentes. Tiene una gran capacidad de colonización y alta tasa reproductiva, que produce poblaciones muy abundantes, produciendo una modificación de la cadena trófica de los ecosistemas acuáticos; desplazamiento y competencia con especies autóctonas y un impacto potencial en las infraestructuras acuáticas.

Una de las claves de su éxito como especie invasora es que su reproducción es partenogenética: la hembra puede tener descendencia sin ser fecundada por un macho (reproducción asexual), por lo que la llegada de una sola hembra a un río o lago puede potencialmente dar lugar a una población numerosa. Además, puede ser transportado por peces y aves, ya que resiste el paso por su tubo digestivo.

Referencia bibliográfica:

Alonso, Álvaro; Valle-Torres, Guillermo. “Feeding behavior of an aquatic snail as a simple endpoint to assess the exposure to cadmium”. Bulletin of Environmental Contamination and Toxicology, Vol. 100, No. 82–88 (enero 2018). DOI: 10.1007/s00128-017-2230-3.

Fuente: Universidad de Alcalá
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.