Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida

Un enfoque revolucionario para afrontar la pérdida de biodiversidad

La Plataforma Intergubernamental sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) ha dado a conocer, tras más de dos años de trabajo, su primer producto “público”. Se trata de un marco conceptual que, a diferencia de los enfoques tradicionales, recoge todas las visiones y los conocimientos en torno a las relaciones entre el mundo natural y la humanidad. La IPBES espera que este marco sirva de apoyo para la toma de decisiones políticas.

Parque Nacional del Monte Kenia. / Our Place World Heritage Collection

La Plataforma Intergubernamental sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, pos sus siglas en inglés) ha planteado un enfoque revolucionario para afrontar el problema latente de la pérdida de biodiversidad en el planeta. Este nuevo marco conceptual que han propuesto aglutina todas las aportaciones de diferentes disciplinas y sistemas de conocimiento en relación a las interacciones entre la naturaleza y las personas, algo que nunca antes se había realizado.

El trabajo, publicado en la revista PLOS Biology por un equipo de expertos de la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina), la Universidad de Addis Ababa (Etiopía), la Universidad Estadual de Campinas (Brasil), la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organization (Australia) y la propia IPBES, es fruto de más de dos años de colaboración entre expertos de todas las ramas de las ciencias.

El modelo podría tener implicaciones en la forma en que se va a desarrollar la Ciencia en los próximos años

"El marco conceptual es una reunión de intelectuales y punto de escucha, con grupos en los cuales gente de todas las clases sociales pueden entenderse y relacionarse. Al mismo tiempo esto tiene suficiente profundidad para acomodar los matices de todas estas diferentes formas de conocer el mundo. Esto nunca se ha intentado a gran escala antes. Será un formidable ejercicio de aprendizaje a través de la práctica", explica la profesora Sandra Díaz, primera autora del artículo e investigadora en la universidad argentina.

En la elaboración del marco conceptual se han realizado evaluaciones previas y se han añadido además los conocimientos tradicionales y las ciencias sociales. El marco se presentó para su revisión en línea y se incorporaron los comentarios de más de 100 gobiernos y numerosas organizaciones no gubernamentales.

De este modo, se pretende facilitar la comprensión transdisciplinaria y transcultural. Los expertos sostienen que este marco conceptual contribuirá a la tendencia cada vez mayor hacia la interdisciplinariedad en la comprensión y la gestión del medio ambiente.

Así, el modelo podría tener implicaciones en la forma en que se va a desarrollar la Ciencia en los próximos años, ya que hace hincapié en la necesidad de convergencia entre diferentes principios y sistemas de conocimiento para resolver problemas prácticos y políticas concretas.

Seis elementos principales

El marco conceptual recoge las relaciones entre el mundo natural y la humanidad en seis elementos principales: la naturaleza, los beneficios de la naturaleza para las personas, los bienes antropogénicos (como el conocimiento, la tecnología, los activos financieros o la construcción de infraestructura), los impulsores indirectos del cambio (como las instituciones y los sistemas de gobierno), los impulsores directos del cambio y la buena calidad de vida. El nuevo enfoque va más allá de las evaluaciones anteriores de la biodiversidad, al incorporar sistemas de conocimiento distintos de la ciencia occidental.

"El desarrollo del marco conceptual IPBES ha sido un logro trascendental, ya que allanará el camino para nuevas formas de pensar. A pesar de nuestro entusiasmo, sin embargo, no subestimamos los desafíos epistemológicos y prácticos que tenemos por delante", señala el profesor Zakri Abdul Hamid, presidente de la IPBES.

Los autores creen que el desarrollo de un nuevo marco conceptual abre la puerta a nuevas formas de pensar

La Plataforma Intergubernamental sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) se creó para fortalecer la interfaz científico-normativa para la conservación de la biodiversidad, los servicios de los ecosistemas, el bienestar humano a largo plazo y el desarrollo sostenible. Su función, aunque en otro ámbito, es similar a la del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC).

Sin embargo, los desafíos a los que se enfrenta el IPBES son más complejos, ya que aunque la crisis de la biodiversidad es global, su distribución y su estado de conservación es enormemente heterogéneo en todo el planeta y, por lo tanto, "las soluciones tendrán que ser escalables y las contribuciones a la mejora de la situación mundial de la biodiversidad también variarán enormemente", sostienen los autores.

Referencia bibliográfica:

Díaz, S., Demissew, S., Joly, C., Lonsdale, W. M., Larigauderie, A. (2015) “A Rosetta Stone for Nature’s Benefits to People”. PLoS Biol 13(1): e1002040. doi:10.1371/journal.pbio.1002040

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La almeja fina revela la alta contaminación de varias lagunas costeras en Túnez

Para conocer la salud ambiental de las lagunas costeras del litoral de Túnez, un equipo de científicos españoles,  tunecinos y portugueses utilizó la almeja fina como bioindicador. Los resultados muestran que las almejas con mayores niveles de metales pesados provenían de las lagunas con la temperatura del agua caliente, donde se llevan a cabo actividades pesqueras y cultivos intensivos de almejas para consumo humano.

Alt de la imagen
La invasión del cangrejo rojo americano en la Península ha sido mediada por el humano

En los años 70 el cangrejo rojo americano fue introducido en Badajoz y en los arrozales de Isla Mayor en Sevilla, procedentes de EE UU. Desde entonces, ambos grupos, diferenciados genéticamente, se han extendido por España y Portugal de manera independiente, como demuestra un estudio genético que describe la historia de su invasión, mediada sobre todo por el ser humano.