Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
La investigación aparece publicada en el último número de ‘Neuron’

Un estudio concreta el importante papel que desempeñan los astrocitos en el cerebro

Un equipo internacional de investigadores en el que trabajan Marta Navarrete y Alfonso Araque, del Instituto Cajal (CSIC), concluye que los atrocitos no sólo participan en la comunicación y almacenamiento de información en el cerebro, sino que además están implicadas en la fisiología de la adicción y en posibles dianas para el tratamiento de los efectos de drogas relacionadas con cannabinoides.

Cannabis sativa. Imagen: Martius.

El investigador Alfonso Araque, del Instituto Cajal (CSIC) en Madrid, explica la principal conclusión de este nuevo estudio: “Hemos descubierto que los astrocitos del hipocampo expresan receptores funcionales de cannabinoides de tipo 1, que se activan por endocannabinoides durante la actividad neuronal”.

Los endocannabinoides son un tipo de neurotransmisores que liberan las neuronas, y cuyos efectos son mimetizados por las drogas psicotrópicas procedentes de la planta del cannabis. Hasta el momento se consideraba que los efectos de los cannabinoides en la fisiología cerebral se debían exclusivamente a la activación de receptores específicos presentes en las neuronas.

Además de su relación con los efectos de los cannabinoides en el cerebro y el comportamiento, estos receptores están involucrados en múltiples procesos cerebrales como la memoria, el aprendizaje o la percepción del dolor.

Como explican los autores, Marta Navarrete y Alfonso Araque, la estimulación de los receptores de cannabinoides en astrocitos activa una nueva vía de comunicación entre neuronas. “La activación de estos receptores en los astrocitos propicia la liberación del transmisor glutamato, que sirve de señal para activar otras neuronas”. En resumen, los astrocitos actúan como puente en esta nueva vía de comunicación interneuronal”, añade Araque.

Hasta ahora, un simple aglutinante

Según Araque, las conclusiones de este estudio avalan el papel activo de los astrocitos en el cerebro. Estas células forman parte de uno de los dos grandes grupos celulares del cerebro, las células de glía. “Desde los estudios originales del siglo XIX, la comunidad científica consideraba que las neuronas eran los únicos elementos responsables del funcionamiento del cerebro en la elaboración y transmisión de información. En este contexto, a las células de glía sólo se les atribuía un papel como aglutinante del cerebro”, comenta el científico.

Este último trabajo del equipo de Araque se une a un estudio anterior, publicado en la revista Science el pasado mes de agosto, en el que demostraban que los astrocitos están involucrados en la transmisión y almacenamiento de la información del sistema nervioso.
“Tras los últimos resultados, y considerando la importancia de los receptores cannabinoides en numerosos procesos del sistema nervioso, resulta patente que los astrocitos participan de forma relevante en el funcionamiento cerebral”, concluye el investigador.

------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Wheeler, Navarrete, Araque, Carelli et al., “Behavioral and Electrophysiological Indices of Negative Affect Predict Cocaine Self-Administration.” Neuron 57, 883–893, MAR 27, 2008. DOI 10.1016/j.neuron.2008.01.029 www.neuron.org

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las montañas colombianas revelan una nueva especie de araña a 3.500 metros de altitud

Durante una estancia de investigación en la Cordillera Central de Colombia, inaccesible hasta el final del conflicto armado en 2016, una estudiante alemana de doctorado halló a 3.500 metros de altitud una araña hasta ahora desconocida, protagonista del #Cienciaalobestia. La denominó Ocrepeira klamt, en honor a su profesora de instituto por el entusiasmo e interés que muestra a sus alumnos.

Alt de la imagen
Los animales engañan a otros con trucos de magia igual que los humanos

Trucos mentales, juegos de manos, ilusiones y distracciones forman parte de la magia que percibimos los humanos, pero ¿cómo reaccionaría una audiencia animal? Un equipo de científicos muestra que nuestra capacidad de atención y percepción no es muy superior a la de ciertos animales como primates, cuervos y pulpos, que también son engañados por los de su misma especie u otras.