Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Antropología

Un estudio da pistas sobre la integración entre cráneo y cerebro

Un grupo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, en Burgos, ha llevado a cabo un estudio que analiza la correlación entre las áreas parietales, la bóveda craneal y la evolución del cerebro. El trabajo indica que el aumento de las áreas parietales ha introducido un cambio importante en la orientación funcional de toda la cabeza, con posibles efectos sobre postura y orientación de la cara.

Según el estudio las dos áreas de la cavidad craneal varían de forma independiente y es probable que, en el registro fósil, nos estén indicando efectos distintos de nuestra evolución cerebral. / Bruner et al. / CENIEH

Emiliano Bruner y Sofia Pedro, del grupo de Paleoneurobiología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), acaban de publicar un artículo en la revista Journal of Morphology donde se concluye que el aumento de las áreas parietales –asociado a la evolución de nuestra especie y de nuestra redondeada bóveda craneal– ha introducido un cambio importante en la orientación funcional de toda la cabeza, con posibles efectos sobre postura y orientación de la cara.

Se trata de un estudio sobre la integración anatómica entre cráneo y cerebro en los humanos modernos, que analiza la correlación entre la forma del hueso parietal, que protege y cubre sobre todo el lóbulo parietal del cerebro, y la forma de la base del cráneo, que en sus fosas medias aloja parte de los lóbulos temporales.

El aumento de las áreas parietales ha introducido un cambio importante en la orientación funcional de toda la cabeza

Rasgos relacionados

Tanto cráneo como cerebro presentan cambios anatómicos evolutivos importantes en Homo sapiens, por lo que se había planteado la posibilidad de que estos rasgos estuvieran relacionados, y unos fueran consecuencia física de los otros. De ser así, los cambios en la forma de los lóbulos temporales podrían haber sido variaciones debidas a la geometría del cráneo y de su abultada bóveda, y no cambios anatómicos del cerebro.

Pero como explica Bruner, “nuestro trabajo ha demostrado que no es este el caso, las dos áreas de la cavidad craneal varían de forma independiente y es entonces probable que, en el registro fósil, nos estén indicando efectos distintos de nuestra evolución cerebral”.

El estudio, que ha sido realizado con la colaboración de Markus Bastir, del Museo de Ciencias Naturales de Madrid, experto en la morfología de la base del cráneo y en integración anatómica, proporciona además una perspectiva general de las relaciones entre cerebro y cráneo, y constituye un trabajo de síntesis sobre craneología funcional y neuroanatomía evolutiva.

Referencia bibliográfica:

Emiliano Bruner, Sofia Pedro, Markus Bastir. "Patterns of morphological integration between parietal and temporal areas in the human skull". Journal of Morphology (2017).

Fuente: CENIEH
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Hallan la momia de una joven del Antiguo Egipto que vivió hace 3.600 años

Una campaña del proyecto Djehuty, liderado por el CSIC, ha descubierto una momia en la antigua ciudad egipcia de Tebas. Pertenece a una mujer de unos 15 o 16 años que lleva dos pendientes, dos anillos y cuatro collares, uno de ellos de gran valor. Los arqueólogos también han desenterrado otro pequeño ataúd con una figurilla momiforme de madera.

Alt de la imagen
El simio culinario: la cocina como motor de la evolución humana

Para el primatólogo estadounidense Richard Wranglam, el surgimiento del Homo erectus y del linaje que desembocó en el Homo sapiens es la consecuencia directa del control del fuego y la cocción de alimentos. Aunque su tesis flaquea, la lectura de su libro es buena para pensar.