Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un exoesqueleto robótico para rehabilitar lesiones de hombro

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid han diseñado un sistema robótico inteligente capaz de mejorar la recuperación de pacientes con lesiones de hombro. Esta es una de las patologías que provoca mayor incidencia de bajas en el entorno laboral.

Diseño del exoesqueleto desarrollado en el CAR (UPM-CSIC). / UPM

Un equipo del Centro de Automática y Robótica, CAR (centro mixto Universidad Politécnica de Madrid-CSIC), ha desarrollado un exoesqueleto robótico que ha demostrado hacer más eficientes las terapias de rehabilitación de pacientes con lesiones de hombro. Gracias a la utilización de sensores de fuerza y movimiento, el sistema evalúa el alcance de la lesión así como su evolución a medida que avanza el tratamiento.

Además, la aplicación del sistema es sencilla y se adapta fácilmente a las particularidades de cada paciente. Estas características representan, no sólo una gran ventaja para los pacientes -que consiguen recuperarse en menos tiempo-, sino también una gran ayuda para los profesionales sanitarios que día a día tienen que tratar estas lesiones.

El dispositivo reduce el tiempo de recuperación de la lesión, la evalúa y registra su evolución a lo largo de toda la rehabilitación

El hombro es una de las articulaciones más complejas del cuerpo humano por la gran variedad de movimientos que puede desarrollar. Las muchas interrelaciones que se dan entre sus partes hacen que su rehabilitación tras una lesión sea más complicada si la comparamos con la de otras lesiones esqueleto-musculares.

En general, las terapias de rehabilitación basadas en sistemas robóticos inteligentes han demostrado reducir el tiempo necesario de recuperación de los pacientes. Sin embargo, en el caso de lesiones de hombro, hay muy pocos sistemas robóticos que se estén empleando en la recuperación de este tipo de daños.

En este contexto, los investigadores han desarrollado el exoesqueleto robótico que, además de reducir el tiempo de recuperación de la lesión, la evalúa y registra su evolución a lo largo de todo el proceso de rehabilitación.

Según la investigadora responsable, Cecilia García Cena, para llegar a desarrollar este exoesqueleto, no es suficiente con simular el sistema óseo, sino que es necesario incorporar tanto la cinemática como la dinámica de un modelo completo que tenga en cuenta tanto el sistema óseo como lo músculos, tendones y ligamentos relacionados con él. Todos estos elementos son los que incorpora el nuevo sistema inteligente de rehabilitación.

El exoesqueleto desarrollado es de bajo coste, fácil de usar y se adapta a las particularidades de cada paciente, lo que -unido a que permite una rehabilitación más rápida- puede contribuir a descongestionar las unidades de rehabilitación tan saturadas estos días, con el consiguiente ahorro económico para el sistema de salud nacional.

Fuente: Universidad Politécnica de Madrid
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una ‘tuneladora’ inteligente para perforar suelos urbanos
SINC

Ingenieros de la Universidad Carlos III de Madrid y otros socios europeos han desarrollado un robot subterráneo autónomo para realizar trabajos de perforación en las ciudades. Un georradar incorporado en un vehículo de superficie permite descubrir posibles obstáculos bajo tierra. El prototipo se ha probado con éxito en Madrid y Lennestadt (Alemania).

La ciencia dice que el cabello fino es más fuerte que el grueso

Al contrario de lo que pueda parecer, el cabello fino se rompe con menos facilidad que el grueso, según una investigación de la Universidad de California. Sus resultados muestran que la diferencia se debe a su mecanismo de rotura.