Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un mecanismo explica las diferencias entre el proteoma de bacterias y eucariotas

Un equipo del IRB Barcelona ha descubierto un mecanismo que evolucionó en células eucariotas y que facilita la síntesis de proteínas, como las que se encuentran en la matriz extracelular. Algunas de estas proteínas son muy relevantes en biomedicina por su vínculo con enfermedades y saber más sobre ellas podría permitir el desarrollo de estrategias para inhibir su producción, según los autores.

Células endoteliales con el núcleo teñido de azul por un marcador fluorescente. / Wikipedia

¿Qué hace que las diversas especies tengan proteínas diferentes? ¿Qué permite a las células eucariotas generar proteínas involucradas en la formación de complejos multicelulares mientras que en células procariotas practicamente no existen?

Son algunas de las preguntas que se plantearon los científicos del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), liderados por el investigador ICREA Lluís Ribas, jefe del laboratorio de Traducción Genética, y que les llevó a descubrir un mecanismo que facilita a las células eucariotas la síntesis de proteínas que las bacterias no pueden generar.

El estudio se ha publicado recientemente en la revista Molecular Biology and Evolution, y para su desarrollo Ribas ha contado con la colaboración del equipo de Iñaki Ruiz-Trillo, investigador ICREA del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona.

Esas son proteínas que forman el envoltorio de cada célula y que les permite comunicarse con su entorno

Vínculo con enfermedades

“Descubrimos y describimos un mecanismo que evolucionó en células eucariotas y que facilita la síntesis de proteínas grandes y desestructuradas, como las que se encuentran en la matriz extracelular. Esas son proteínas que forman el envoltorio de cada célula y que les permite comunicarse con su entorno”, afirma Lluís Ribas.

Los datos de la investigación explican que la incorporación de esta mejora funcional en algunos ARN de transferencia (tRNA) permitió agilizar la síntesis de proteínas altamente enriquecidas en ciertos aminoácidos, y esta ventaja condujo al enriquecimiento de genes codificantes para estos tRNA en los genomas de los eucariotas.

Algunas de estas proteínas son muy relevantes en biomedicina por su vínculo con enfermedades y saber qué mecanismos son necesarios para fabricarlas podría permitir el desarrollo de estrategias para inhibir su producción en aquellos casos donde su proliferación es patológica.

Este estudio ha recibido financiación del Ministerio de Economía y Competitividad (ahora Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades).

Referencia bibliográfica:

Lluís Ribas de Pouplana et al. The expansion of Inosine at the wobble position of tRNAs, and its role in the evolution of proteomes. Molecular Biology and Evolution (2018) DOI: 10.1093/molbev/msy245

Fuente: IRB Barcelona
Derechos: IRB Barcelona
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Por qué unos peces se levantan más temprano que otros

El proyecto CLOCKS, iniciado el pasado 1 de junio, estudiará, por primera vez, el comportamiento circadiano a lo largo de la vida de los peces marinos, desde larvas hasta adultos, y su aplicación para las personas. La información pionera recogida en este trabajo permitirá entender sus ritmos biológicos y sus consecuencias a la hora de responder a presiones antrópicas como la pesca, el cambio climático o la contaminación.

Alt de la imagen
La edad y el sexo influyen en los patrones migratorios del colibrí rufo

Esta pequeña ave, protagonista del #Cienciaalobestia, recorre cada año 80 millones de veces su propio cuerpo para atravesar América del Norte. Ahora, un equipo de científicos ha descubierto diferencias para cubrir esta ruta entre machos y hembras, y adultos y juveniles de esta especie, cuyos ejemplares sufren cada año un declive del 2 %.