Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un método automático detecta el estado del disco óptico en la retina

Investigadores de la Universidad de Huelva han diseñado un algoritmo para localizar el disco óptico a partir de 1.200 imágenes recogidas en bases de datos de fondos de ojo. La precisión del resultado es el primer paso para configurar un sistema integrado que ayude a detectar patologías como la retinopatía diabética o el glaucoma.

Situación del disco óptico en la retina / Fundación Descubre

Investigadores del grupo en sistema de visión, predicción, optimización y control de la Universidad de Huelva han desarrollado una metodología para la ubicación de la posición exacta del disco óptico en el ojo. Esta zona, denominada también punto ciego, se sitúa dentro de la retina y es una de las áreas que sirve a los facultativos para identificar signos asociados a patologías como la retinopatía diabética o el glaucoma. De esta forma, su localización facilita el diagnóstico precoz de las enfermedades oculares.

Los investigadores se han centrado en esta zona concreta de la retina, el disco óptico, para comprender el aspecto global del fondo del ojo. Para ello han desarrollado un algoritmo que analiza esta zona en pacientes diabéticos.

"El análisis informático de imágenes de la retina puede proporcionar programas más rápidos para el diagnóstico precoz", apuntan los investigadores

“El análisis informático de imágenes de la retina puede proporcionar programas más rápidos para el diagnóstico precoz. El objetivo es detectar los primeros signos oftalmológicos de la enfermedad. Para ello, se requiere la identificación previa de las características del fondo ocular y sus zonas: el disco óptico, la fóvea o vasos sanguíneos”, explica el investigador Diego Marín que, junto con Manuel E. Gegúndez, son responsables del proyecto.

Para desarrollar la metodología, cuyos detalles se publican en la revista Computer methods and programs in biomedicine, se usaron 1.200 imágenes a disposición pública de la base de datos MESSIDOR. Estas fotografías proceden de pacientes diabéticos, ya que representan los casos clínicos de interés en el diagnóstico automatizado de enfermedades de la retina asociadas a la diabetes mellitus.

“Nuestra metodología ha demostrado gran precisión en la localización, frente a otras aplicadas a las mismas imágenes”, destacan los autores. Los expertos tratan las imágenes de ese fondo documental con un programa de ordenador y su algoritmo las analiza de forma automática. La metodología que proponen acomete dos funciones: localización y segmentación. La primera identifica el punto preciso donde se encuentra el disco óptico.

Por su parte, la función de segmentación determina todos los píxeles que integran la zona para contrastar sobre las imágenes la superposición de la zona real y los contornos del área del disco óptico detectada por el sistema. “En las 1200 imágenes, un especialista ha marcado el centro que debería tener el disco óptico. Cuando aplicamos nuestro algoritmo, comprobamos que coincide con el punto que marca el experto con mayor exactitud que con otras metodologías”, apunta Marín.

Las pistas del fondo de ojo

El estudio del fondo de ojo consiste en una exploración que se realiza en medicina para visualizar a través de la pupila la porción posterior e interior del ojo. De esta forma, se pueden ver directamente los vasos sanguíneos de la retina y aporta pistas para la detección de cualquier anomalía, como la retinopatía diabética.

Esta patología supone una complicación de la diabetes causada por el deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina. Comienza con la formación de microaneurismas (dilataciones de los pequeños vasos que se rompen con facilidad). De ahí, la importancia de detectar estos primeros signos mediante métodos precisos como el que proponen en la Universidad de Huelva.

La precisión de la ubicación del disco óptico resulta el primer paso para configurar un sistema integrado que pueda alertar a los facultativos de patologías como la retinopatía diabética o el glaucoma. “Cualquier sistema de diagnóstico precoz combina varios algoritmos de detección de distintas zonas anatómicas de la retina. Nuestra metodología analiza una de ellas, el disco óptico, pero resulta adecuado para integrarse en un sistema completo de detección precoz de enfermedades”, apostilla el investigador.

Referencia bibliográfica:

Marin, Diego; Gegundez-Arias, Manuel E.; Suero, Angel. ‘Obtaining optic disc center and pixel region by automatic thresholding methods on morphologically processed fundus images’. Computer methods and programs in biomedicine, 2014.

Fuente: Fundación Descubre
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Nueva nanotecnología para convertir luz infrarroja en visible

Dos grupos independientes de científicos, con participación de la Universidad Politécnica de Valencia en ambos, han diseñado nanoantenas capaces de detectar la luz infrarroja invisible y convertirla en visible. El avance abre la puerta a nuevos sistemas de vigilancia ambiental y observación del universo.

Nuevo microscopio cuántico para muestras fotosensibles

Investigadores del ICFO y otros centros internacionales han fabricado un microscopio que utiliza luz cuántica, con entrelazamiento de fotones, para obtener mejores imágenes de muestras demasiado sensibles a la luz habitual. La técnica se ha probado con éxito para observar proteínas.