Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un nuevo diseño de inmunotoxina aumenta su eficacia contra el cáncer de colon

Las inmunotoxinas tienen aplicaciones terapéuticas en el cáncer de colon, aunque es necesario buscar su mejor versión. Un equipo liderado por la Universidad Complutense de Madrid ha desarrollado un diseño estructural novedoso que, a igualdad de concentración que su versión clásica, presenta una mayor eficacia antitumoral. Es más, con una dosis menor, evita el crecimiento del tumor durante más tiempo.

Representación esquemática de la estructura de las dos nuevas inmunotoxinas. / Javier Lacadena

Un equipo liderado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), en colaboración con la Unidad de Inmunología Molecular del Hospital Universitario Puerta de Hierro y el Laboratorio de Ingeniería celular e Inmunoterapia de la Universidad de Aarhus (Dinamarca), ha revolucionado el diseño clásico de inmunotoxinas con aplicaciones antitumorales, produciendo y caracterizando una de ellas con formato trimérico –una única molécula, pero el triple de actividad– y demostrando, en las pruebas con ratones, que su eficacia frente al cáncer de colon aumenta.

En igualdad de concentraciones, la trimérica evita mejor el crecimiento del tumor con un efecto que perdura más en el tiempo e inhibe su proliferación

Las inmunotoxinas son moléculas creadas artificialmente, formadas por un dominio marcador basado en anticuerpos que reconoce la célula tumoral y otro dominio, conteniendo una toxina, que mata dicha célula. Se enmarcan dentro de la inmunoterapia molecular, una de las estrategias más prometedoras en la actualidad frente al cáncer.

En este trabajo, publicado en Scientific Reports, los investigadores han desarrollado una inmunotoxina (IMTXTRICEAαS) que presenta en una única molécula el potencial de tres (de ahí que se denomine trimérica) y que, precisamente por ello, muestra una mayor eficacia y especificidad tumoral que su equivalente original (IMTXCEAαS), que solo es monovalente de forma funcional (es monomérica).

Este efecto se ha probado tanto en ensayos in vitro como in vivo, con ratones inmunodeprimidos. Es decir, en igualdad de concentraciones, la trimérica evita mejor el crecimiento del tumor, con un efecto que perdura más en el tiempo, a la vez que inhibe su proliferación.

“Esto es debido a una mayor avidez en el reconocimiento y unión del dominio marcador al antígeno tumoral, que junto con una mayor carga tóxica en las células diana aumenta significativamente su eficacia antitumoral”, explica Javier Lacadena, investigador del departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la UCM.

Resultados positivos pero preliminares

En la investigación, los expertos han desarrollado dos inmunotoxinas –la trimérica arriba descrita y otra con un diseño monomérico clásico–ambas basadas en la ribotoxina α-sarcina.

“Otra de las conclusiones de este trabajo, apoyado en otra publicación del grupo con una inmunotoxina optimizada frente a otro marcador tumoral, es la constatación del potencial terapéutico de esta ribotoxina como dominio tóxico de inmunotoxinas, en este caso dirigidas frente a un marcador tumoral ampliamente utilizado en clínica, el antígeno de carcinoma embrionario (CEA)”, destaca Lacadena.

Aunque los resultados obtenidos son muy positivos y podrían suponer una revolución, estamos ante resultados preliminares obtenidos en modelos de ratón

CEA está presente en diferentes tipos de cáncer, entre los que destaca el de colon; por eso esta terapia sería efectiva en ese tipo de enfermedad. Las inmunotoxinas utilizadas en este trabajo están dirigidas para reconocer este marcador en concreto.

Pero, según el bioquímico de la UCM, “la ventaja que presenta la estructura modular de las inmunotoxinas es que permite cambiar de forma sencilla su dominio marcador, y por tanto dirigir la acción de la toxina hacia otros tipos de células cancerosas”, dejando la puerta abierta al tratamiento de otras enfermedades.

Aunque los resultados obtenidos son muy positivos y podrían suponer una revolución, trasladando este formato trimérico a otros diseños de inmunotoxinas, “estamos ante resultados preliminares, obtenidos en modelos de ratón y aún lejos de su posible traslación a clínica”, aclara.

“Las inmunotoxinas suponen un importante avance, ya que en la misma molécula se combina la capacidad de reconocimiento y la de eliminación de las células diana, mientras que el tratamiento sólo con un anticuerpo monoclonal, más habitual, requiere de la activación del sistema inmune del paciente para ser efectivo”, recuerda Lacadena.

Referencia bibliográfica:

R. Lázaro-Gorines, J. Ruiz-de-la-Herrán, R. Navarro, L. Sanz, L.Álvarez-Vallina, A. Martínez-del-Pozo , J.G.Gavilanes y J. Lacadena. “A novel Carcinoembryonic Antigen (CEA)-Targeted Trimeric Immunotoxin shows significantly enhanced Antitumor Activity in Human Colorectal Cancer Xenografts", Scientific Reports 9, 11680 (2019). DOI: 10.1038/s41598-019-48285-z.

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Algo huele a podrido en Islandia, pero ¿por qué ciertas personas no lo notan?

Lejos de ser un capricho, la preferencia o aversión a ciertos aromas está codificada en el material genético. Un equipo de científicos islandeses descubrió que las personas con una variante en un gen encuentran el olor a pescado putrefacto menos desagradable e intenso que otras.

OPINIÓN
El Nobel de Química 2020 deja una imagen inédita
Carmen Fenoll Comes

Por primera vez en la historia, dos mujeres comparten de manera exclusiva un premio Nobel de ciencias. Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna han recibido el de Química de 2020 por desarrollar “un método para la edición genética”, CRISPR. Esta es la historia de cómo dos investigadoras se encuentran en un congreso, hablan, se entienden, se ponen a trabajar juntas… y cambian el mundo.