Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un sistema de ventilación con filtro de sal mejora la conservación de restos arqueológicos

Un investigador de la Universidad de Sevilla ha patentado un sistema integrado de ventilación que incorpora un filtro de sal común para preservar restos arqueológicos en intervenciones arquitectónicas contemporáneas. Esta invención resuelve los problemas de hongos, humedad o deformaciones que acaban deteriorando este tipo de restos situados en el subsuelo.

Restos arqueológicos en proceso de protección aplicando el nuevo filtro de sal en las Carnicerías Reales en Porcuna. / US

Pablo M. Millán, un investigador de la Universidad de Sevilla, ha patentado un sistema integrado de ventilación que incorpora un filtro de sal común para preservar restos arqueológicos en intervenciones arquitectónicas contemporáneas. La técnica permite que los restos permanezcan visibles en una cámara estanca con superficie transparente, garantizando el movimiento natural del aire en un ambiente seco y salino que evita la aparición de hongos y otros elementos vegetales en su interior.

La patente surge a raíz de la participación de este investigador en artquitectura en varios proyectos de intervención del patrimonio: “Si sacas los restos, los estudias y luego vuelves a enterrarlos no hay ningún problema. La complicación se produce si quieres dejarlos a la vista porque sean interesantes para la lectura completa del edificio o porque supongan un hito arqueológico, ya que aunque a corto plazo se conservan, al cabo de los años sufren serias patologías”, explcia.

Tras varios estudios de conservación en los que se crearon cámaras estancas con cal, que actúa como una lejía natural que elimina cualquier posibilidad de nacimiento de agente natural, y con sal anhidra, la misma que viene en pequeñas bolsas para absorber la humedad, el investigador llegó a la conclusión de que la sal común (cloruro de sodio) era la ideal para el filtro: “La sal yodada tiene un nivel de saturación muy elevado, además como es muy barata, reemplazarla resulta muy económico”.

Permite que los restos arqueológicos permanezcan visibles en una cámara estanca con superficie transparente

Características de los restos

Se trata de restos situados bajo cota de rasante, lugares con mucha humedad que debido a la iluminación que se les aplica para ser expuestos generan espacios fotosensibles creando microclimas de efecto invernadero. Así, al cabo del tiempo comienzan a surgir vegetación y fluorescencias que deterioran irremediablemente los restos.

“Siempre que hacíamos este tipo de intervenciones nos preguntábamos si merecía la pena dejar los restos arqueológicos vistos, a sabiendas de que a largo plazo acabaría deteriorados”, indica Millán. “De hecho, durante las últimas intervenciones que hemos realizado en el convento de San Francisco de Estepa (Sevilla) y en la iglesia de San Benito de Porcuna (Jaén) hemos optado por taparlos”.

Gracias a esta nueva patente sería posible conservar y a la vez visitar los restos intervenidos. Además esta invención cuenta con otras ventajas como la reducción del impacto visual sobre los restos, dando una imagen de unidad estética, o la facilidad de adaptación a todo tipo de suelos, pavimentos o superficies transitables que necesiten una iluminación específica y un mantenimiento de humedad determinado.

El investigador, que ya ha desarrollado la patente en la rehabilitación del edificio de las Carnicerías Reales del siglo XVI en Porcuna (Jaén), busca actualmente socios industriales para licenciarla. La Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la Universidad de Sevilla es la encargada de asesorar y gestionar la protección de los resultados de las investigaciones desarrolladas en esta institución, así como de negociar los acuerdos de licencia y transferencia a las entidades interesadas en la explotación de estos resultados.

Fuente: OTRI US
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La Universidad de Oxford reanuda los ensayos de su vacuna contra la covid-19
SINC

Las pruebas de fase III que desarrolla la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca se interrumpieron el pasado 6 de septiembre por la reacción adversa en uno de los voluntarios. Ahora, el Organismo Regulador de los Medicamentos y Productos Sanitarios de Reino Unido ha confirmado que es seguro continuar con el ensayo clínico.

Alt de la imagen
Paran el ensayo de la vacuna contra la covid-19 de Oxford por una posible reacción adversa en un participante

Las pruebas de fase III de una de las candidatas de vacuna más avanzadas han sido interrumpidas por la enfermedad de uno de los voluntarios. Expertos consultados por SINC confirman que es motivo para paralizar el ensayo hasta que se discrimine si la dolencia es debida a la vacuna, ya que deben primar la seguridad y transparencia.