Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una alta humedad relativa reduce el riesgo de contagio de la gripe

Un nuevo estudio revela que el virus de la gripe se inactiva a medida que el grado de humedad aumenta. Por ello, para evitar la infección los autores recomiendan aumentar la humedad relativa en las estancias cerradas durante periodos de alta incidencia.

Aumentar la humedad ambiental en estancias cerradas podría disminuir el riesgo de contagio de la gripe. / Sebastian Smit

El virus de la gripe mantiene una elevada capacidad de infección cuando la humedad ambiental es baja. Sin embargo, se inactiva rápidamente cuando la humedad relativa en una habitación es alta.

Estas son algunas de las conclusiones a las que han llegado investigadores del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE UU en un estudio publicado hoy en la revista PLOS ONE.

Los autores recomiendan incrementar la humedad ambiental, en periodos de alta incidencia de gripe, para disminuir el riesgo de contagio.

Para hacer el estudio, los científicos estadounidenses colocaron un maniquí con un simulador de tos en una habitación. Tras cargar una disolución con el virus en el modelo y hacerle toser, midieron su capacidad infectiva a diferentes tiempos y a distintos grados de humedad relativa.

Cuando la humedad relativa era baja, el virus mantenía su capacidad de contagio prácticamente intacta. Sin embargo, con una humedad relativa del 40% o mayor, la carga de infección disminuía a la mitad en los 15-30 minutos siguientes a la tos.

Es más, pasada una hora y en condiciones de sequedad, se detectaron hasta cinco veces más virus activos que con una humedad relativa alta.

Con una humedad relativa del 40%, la carga de infección disminuye a la mitad solo 15-30 minutos

Impedir la dispersión del virus

Los investigadores afirman que controlar los niveles de humedad en centros sanitarios podría impedir la diseminación de la gripe entre los profesionales del sector que se encuentran altamente expuestos a la respiración y las toses de sus pacientes.

“El nivel de humedad y la temperatura en los centros de cuidado de la salud se determina para satisfacer el confort de las personas, y muchas veces aumentar la humedad relativa puede no ser práctico por limitaciones del diseño del edificio”, apuntan los autores.

Los expertos consideran que convendría tener en cuenta este factor a la hora de diseñar y construir centros clínicos.

Referencia bibliográfica:

Noti JD, Blachere FM, McMillen CM, Lindsley WG, Kashon ML, et al. (2013) “High Humidity Leads to Loss of Infectious Influenza Virus from Simulated Coughs.” PLoS ONE 8(2): e57485. doi:10.1371/journal.pone.0057485

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La vacuna contra la gripe, aliada frente al coronavirus en 2020

Comienza la campaña de vacunación de la gripe y, este año, los expertos piden más que nunca reforzar la inmunización. El objetivo es evitar complicaciones y fallecimientos en personas vulnerables y evitar una sobrecarga en el sistema asistencial ante la coexistencia de la epidemia con la pandemia de covid-19.

Alt de la imagen
Jaime Signes-Costa, neumólogo
“Cuando los pacientes son dados de alta les quedan secuelas, no es una curación completa”
Adeline Marcos

Casi 1,7 millones de personas se han recuperado de la COVID-19 en todo el mundo, pero muchas sufren efectos secundarios de los que aún se conoce poco. El jefe de servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario de Valencia lidera un proyecto que pretende saber de forma precoz quiénes pueden presentar alteraciones funcionales respiratorias a corto y medio plazo.