Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una aventura gráfica para jugar a la exploración de Marte

Los jugadores que se enfrenten a este reto, disponible para PC, teléfonos y tablets, deberán recorrer diferentes zonas marcianas, recolectando minerales y piezas de misiones anteriores; construir la primera colonia humana en el planeta rojo y superar múltiples peligros. El juego ha sido desarrollado por el Instituto de Astrofísica de Andalucía.

Let's go to Mars es un videojuego de aventuras sobre exploración marciana que ya está disponible con descarga gratuita para teléfonos y tablets Android e IOS, y en su versión para PC.

La nueva aplicación es una iniciativa del proyecto UPWARDS (Understanding Planet Mars With Advanced Remote-sensing Datasets and Synergistic Studies) coordinado por el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) en colaboración con las empresas Wild Sphere y Laniakea Management & Communication, y ha contado con financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

A medida que el juego avanza, se irá construyendo la Martekipedia, una enciclopedia con datos sobre Marte que el jugador podrá consultar

En esta aventura científica y de exploración espacial, el jugador tendrá la responsabilidad de construir el primer módulo habitacional para la inminente llegada de la primera gran colonia humana a Marte. Para conseguir el objetivo, tendrá que fabricar un rover –Perci- que le ayudará a recoger muestras marcianas; construir un vehículo para moverse por el planeta explorando diferentes zonas y enfrentarse a los muchos peligros de un planeta que es más activo de lo que pensamos.

A medida que el juego avanza, se irá construyendo la Martekipedia, una enciclopedia con datos sobre Marte que el jugador podrá consultar para resolver incógnitas a lo largo de la partida y con las que podrá conseguir comida, agua y oxígeno para sobrevivir en el árido escenario marciano.

"Let's go to Mars recoge algunos de los enigmas aún sin resolver sobre Marte y que estamos investigando ahora mismo en el proyecto UPWARDS. Queremos dar a conocer nuestro trabajo sobre Marte a la sociedad y creemos que con esta app lo hacemos de una manera diferente y divertida, con algunas sorpresas y licencias, ya que no debemos olvidar que es un videojuego", destaca Miguel Ángel López-Valverde, coordinador del proyecto UPWARDS.

Retrato marciano

UPWARDS conformará una imagen integral de Marte, examinando desde el subsuelo hasta el escape al espacio. El desarrollo de nuevas herramientas y su aplicación para el estudio de datos existentes pretende resolver grandes incógnitas sobre el planeta rojo, entre las que podemos destacar el ciclo global del agua, el intercambio de metano y otros gases entre atmósfera e interior de Marte, el comportamiento de las tormentas de polvo y la naturaleza del subsuelo marciano.

Además, miembros de UPWARDS participan en la misión europea ExoMars 2016-2018, desarrollando nuevas herramientas de análisis que ayudarán a crear un contexto científico de referencia para futuras misiones a Marte.

Fuente: IAA-CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La ceniza del volcán obliga a cerrar los telescopios del IAC en La Palma

El Observatorio del Roque de los Muchachos, situado en la isla de La Palma, ha parado su actividad como medida preventiva para evitar daños en los espejos de los telescopios.

Los restos de una supernova de 1181 apuntan a que se originó por la fusión de dos estrellas

En el siglo XII astrónomos chinos y japoneses observaron una explosión estelar en el cielo que se mantuvo durante seis meses. Ahora investigadores de la Universidad de Hong Kong, el Instituto de Astrofísica de Andalucía y otros centros han localizado su remanente y sugieren que fue fruto de la interacción de un sistema binario de estrellas.