Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una camiseta produce electricidad por la diferencia de temperatura entre el cuerpo y el entorno

Investigadores de la Universidad de Málaga y el Instituto Italiano de Tecnología de Génova han diseñado una camiseta low cost que produce electricidad por la diferencia de temperatura del cuerpo del usuario respecto a la del entorno. Para fabricar el prototipo se han usado materiales sostenibles y de bajo coste como la piel de tomate.

La investigadora Susana Guzmán con un prototipo de e-textile, en un laboratorio de la Facultad de Ciencias. Universidad de Málaga

Una nueva camiseta ‘low cost’ capaz de producir electricidad por la diferencia de temperatura del cuerpo y del entorno ha sido diseñada por investigadores de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Málaga. Se trata del prototipo ‘e-textile’, desarrollado junto con el Instituto Italiano de Tecnología de Génova (IIT), a partir de métodos sostenibles y materiales de bajo coste como la piel de tomate.

Al algodón de la camiseta se añade una disolución de agua, etanol, derivados de la piel de tomate y nanopartículas de carbono

“Hasta ahora, para la creación de dispositivos electrónicos los metales eran los elementos químicos más usados. Con este proyecto damos un paso más y, usando materiales ligeros, más asequibles y menos tóxicos, también hemos conseguido generar electricidad”, explica José Alejandro Heredia, uno de los autores de este trabajo.

La fórmula es muy sencilla: agua, etanol (un tipo de alcohol ecológico), derivados de la piel de tomate y nanopartículas de carbono. Una disolución que, según los expertos, al calentarse, penetra y se adhiere al algodón, consiguiendo con ello propiedades eléctricas como las que genera el telurio, el germanio o el plomo, pero a partir de materiales biodegradables.

“Una persona al andar o correr entra en calor. Si llevara puesta una camiseta diseñada con estas características, la diferencia con la temperatura más fría del ambiente, podría producir electricidad”, afirma Susana Guzmán, otra de las autoras de la UMA.

Esquema de la fabricación de la camiseta. / UMA

Los resultados de este proyecto, en el que también ha participado el investigador italiano Pietro Cataldi, han sido publicados en la revista Advanced Functional Materials. Actualmente este equipo de científicos continúa trabajando en el desarrollo de dispositivos que se acoplen a los textiles y que, por ejemplo, generen luz para que la camiseta sea reflectante o permitan, incluso, cargar el móvil sin necesidad de usar el cargador.

La diferencia del calor que emite el usuario de la camiseta y la temperatura más fría del ambiente podría producir electricidad

La biomedicina, gracias a la monitorización de las señales de cada usuario, o la robótica, puesto que con el uso de estos materiales menos pesados y más flexibles se pueden mejorar las características de los robots, son otras de sus posibles aplicaciones.

‘Iron Man’ made in UMA

“En un estudio anterior ya fuimos capaces de crear una antena wifi a partir de piel de tomate y grafeno. También estamos estudiando integrar este invento en la camiseta ‘e-textile’, lo que permitiría parecernos al superhéroe Iron Man, que en su traje lleva acoplados todo tipo de dispositivos tecnológicos pudiendo hasta volar”, bromea Guzmán.

José Alejandro Heredia y Susana Guzmán pertenecen al Departamento de Biología Molecular y Bioquímica de la Universidad de Málaga. Ambos forman parte del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea (IHSM) y entre sus líneas principales de I+D+i destaca la creación de dispositivos electrónicos a partir de materiales biodegradables.

Referencia bibliográfica:

Pietro Cataldi, Marco Cassinelli , José A. Heredia‐Guerrero, Susana Guzman‐Puyol, Sara Naderizadeh, Athanassia Athanassiou, Mario Caironi. “Green Biocomposites for Thermoelectric Wearable Applications”. Adv. Funct. Mater. 2019, 1907301.

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Algo huele a podrido en Islandia, pero ¿por qué ciertas personas no lo notan?

Lejos de ser un capricho, la preferencia o aversión a ciertos aromas está codificada en el material genético. Un equipo de científicos islandeses descubrió que las personas con una variante en un gen encuentran el olor a pescado putrefacto menos desagradable e intenso que otras.

OPINIÓN
El Nobel de Química 2020 deja una imagen inédita
Carmen Fenoll Comes

Por primera vez en la historia, dos mujeres comparten de manera exclusiva un premio Nobel de ciencias. Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna han recibido el de Química de 2020 por desarrollar “un método para la edición genética”, CRISPR. Esta es la historia de cómo dos investigadoras se encuentran en un congreso, hablan, se entienden, se ponen a trabajar juntas… y cambian el mundo.