CIENCIAS SOCIALES: Demografía

Una de cada cuatro españolas nacidas en la década de los 70 no será madre

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

Entre un 25% y un 30% de las mujeres nacidas en la segunda mitad de la década de los 70 del siglo pasado no será madre. Esta infecundidad está asociada al retraso de la edad de la primera maternidad y en las condiciones materiales y conyugales que rodean la decisión de tener hijos entre los 25 y 40 años de edad, según un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona. España encabeza el retraso en la maternidad en Europa, siendo la edad del primer hijo de las más elevadas del mundo en la actualidad. 

Más información sobre:
demografía
infertilidad
maternidad
crianza
envejecimiento
población

UAB | 11 febrero 2016 10:23

<p>España encabeza el retraso en la maternidad en Europa. / Fotolia</p>

España encabeza el retraso en la maternidad en Europa. / Fotolia

El Centro de Estudios Demográficos (CED) de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) ha analizado la infecundidad en España y sus posibles causas en un estudio publicado en Perspectivas Demográficas.

Las mujeres nacidas en 1975 son las más infecundas de todas las generaciones nacidas en España en los últimos 130 años. Entre un 25% y un 30% de las nacidas en la segunda mitad de los 70 no será madre. Muy probablemente, una de cada cuatro mujeres nacidas en 1975 no tendrán hijos cuando lleguen a los 50 años de edad.

Las mujeres nacidas en 1975 son las más infecundas de todas las generaciones nacidas en España en los últimos 130 años

España encabeza el retraso en la maternidad en Europa, siendo la edad del primer hijo de las más elevadas del mundo en la actualidad. Entre 1985 y 2012, la edad media a la primera maternidad de las mujeres españolas ha aplazado los 26 a los 30 años y medio, lo que las sitúa en una edad en que la fertilidad cae de forma acelerada.

El primer número de Perspectivas Demográficas, una nueva publicación científica sobre demografía analiza las tendencias y posibles causas de la infecundidad en España. El estudio ha sido llevado a cabo por los profesores e investigadores de la UAB, Albert Esteve, Daniel Devolder y Andreu Domingo.

Causas de la infecundidad

"En sociedades como la nuestra, tan empeñadas por las consecuencias que el envejecimiento de la población tendrá sobre la sostenibilidad de las pensiones, la viabilidad de un sistema de salud universal, el aumento de la dependencia y sus repercusiones en la desigualdad de género o en la merma de población en edad de trabajar, sorprende el poco debate que genera que una de cada cuatro mujeres termine por no tener ningún hijo, en contra de sus propias expectativas y deseos ", dicen los autores.

Los investigadores han identifican cinco causas sobre el papel que hacen que las mujeres no tengan hijos en España: las que por razones biológicas no pueden tener hijos (infertilidad primaria, 2%); mujeres fértiles pero que no desean tener hijos (infecundidad deseada, 5%); aquellas que pueden y quisieran tener hijos pero no se lo plantean porque consideran que son demasiado jóvenes para tenerlos (infecundidad normativa); las que pueden y quieren tener hijos y están en las edades socialmente consideradas para ser madres pero que deciden posponer la decisión porque no reúnen las condiciones familiares y materiales óptimas (infecundidad transitoria); mujeres que cuando deciden tener hijos no los tienen porque no se quedan embarazadas, experimentando baja fertilidad o infertilidad sobrevenida con la edad.

Todo apunta a que la infecundidad actual está asociada al retraso de la edad de la primera maternidad

Las dos últimas son las causas más importantes por las que las mujeres no tienen hijos. Todo apunta a que la infecundidad actual está asociada al retraso de la edad de la primera maternidad y las condiciones materiales y conyugales que rodean la decisión de tener hijos entre los 25 y 40 años de edad. Parte de esta infecundidad tiene su origen en la frustración del proyecto reproductivo de estas mujeres, y eventualmente de sus parejas.

Condiciones familiares y materiales

El retraso se debe a la dificultad de reunir las condiciones familiares y materiales que hagan viable la maternidad, dificultades que obligan a aplazar la decisión hasta unas edades en las que la fertilidad entra en rendimientos decrecientes, truncando los proyectos reproductivos de mujeres y hombres.

"Como sociedad, deberíamos plantearnos la asignación de recursos a nuestras vidas e incorporar la crianza de los hijos en las primeras edades como un pilar más del estado del bienestar. Nos hemos acostumbrado a cargar en los hombros de las mujeres y de las jóvenes generaciones las responsabilidades de la reproducción", destacan los autores.

Referencia bibliográfica:

lbert Esteve, Daniel Devolder y Andreu Domingo. "La infecundidad en España: tic-tic, tic-tac, tic-tac !!". Perspectivas Demográficas (enero 2016)  

Zona geográfica: España
Fuente: UAB

Comentarios

  • santaklaus |11. febrero 2016 23:13:17

    La infecundidad transitoria es la más importante. Si no se pueden educar y mantener hijos no se tienen. Unas políticas que castigan a los padres en los impuestos, como por ejemplo el IVA de los pañales, no son lo mejor para la natalidad. Tenemos unos políticos ciegos a los problemas que se han de empezar a resolver en menos de una legislatura. Y ese problema se agravará mientras no se decida que la natalidad es un problema más grave que el paro. Mucho más. No se resuelve en cuatro años. Ni en veinte. Pero explícale esto a unos obtusos que solo buscan el beneficio inmediato de sus políticas...
    Y ahora neguémoslo para que y ningún "antisistema" venga a estropearnos la tarde.

    Responder a este comentario

  • aja |14. febrero 2016 18:53:20

    Entiendo que la huida de los hombres no tendrá nada que ver. Condiciones legislativas totalmente desbalanceadas y ridículas que hacen de la idea de un matrimonio y, aún peor, de tener un hijo una de las peores inversiones que puede realizar un hombre, que en la práctica está poniendo su cabeza en el tajo y dándole la palanca a la mujer.

    Sumemos un ataque a la familia tradicional, una guerra entre sexos y una devaluación de los valores masculinos, propiciados por parte de los medios.
    Y finalicemos con el hedonismo de una sociedad decadente donde el espíritu de sacrificio es nulo, no reunir las condiciones para tener un hijo muchas veces resulta ser: "no podría permitirme el viaje a punta cana los veranos, ni ir a esquiar a los Alpes en febrero".

    Quizá la sociedad debería plantearse que podría tener algo que ver el estar alienando una mitad de la población "a favor" de la otra mitad.

    Responder a este comentario

  • Es posible |14. febrero 2016 18:53:35

    Es muy fácil decir que hay que tener hijos, pero....¿para qué? y ¿por qué?
    Personalmente creo que es una decisión muy muy muy personal en la que intervienen muchos factores, entre ellos el económico y el de una situación personal de estabilidad que llame a hacerlo. También el sentimiento de responsabilidad es una parte importante, ya que los críos en la actualidad están sobreprotegidos y hay que estar pendientes de ellos las 24 horas del día sin descanso....y eso es muy duro. Pierdes intimidad y depende de como lo plantees con tu pareja puedes perder muchos años de tu vida,.
    En cualquier caso en esta sociedad está mal visto a los que no quieren tener descendencia por que tienen otras prioridades en la vida, y no se les respeta.
    Yo con 20 años no me veía siendo padre mientras estaba estudiando, y ahora creo que menos todavía

    Responder a este comentario

  • Fernando García Pallás |14. febrero 2016 18:53:59

    Pues menos mal!! Parece que no somos suficientes 7.000.000.000 de personas en el planeta y creciendo... que quieren más! 45.000.000 en un país árido y montañoso como España. Y con el argumento que no es sostenible estabilizar la población, toma ya! Claro, lo sostenible es continuar la explosión demográfica hasta el infinito! Yo alucino con la irresponsabilidad natalista.

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER