Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Se promueve la implantación de desfibriladores en las playas

Una de cada seis playas españolas tiene bandera azul

Un jurado internacional ha entregado las banderas azules de 2013, que distinguen las playas con mejores condiciones ambientales e instalaciones. España sigue liderando el ranking de playas con once nuevos distintivos. Además, se empieza a promover la implantación de desfibriladores en las playas, como zonas públicas que son, ya que albergan una gran cantidad de gente durante ciertas épocas del año.

Bandera azul de 2011. / Contando Estrelas

Un año más, España lidera el ranking internacional de playas con 551 banderas azules, y obtiene su mejor resultado histórico con once nuevas playas. Este verano, en una de cada seis playas españolas ondeará la bandera azul, y una de cada seis banderas azules del mundo lo hará en España.

El aumento de banderas azules es más acusado en la Comunidad Valenciana (+7), mientras que Baleares pierde banderas un año más (-6) por no alcanzar los dos socorristas mínimos por playa que exige el jurado.

Estos resultados muestran que las condiciones de las playas españolas han mejorado respecto al último año en cuestiones como higiene, seguridad, accesibilidad e información. Además, Bandera Azul se adhiere al decálogo para la implantación de desfibriladores en zonas públicas.

“Hay playas que en algún momento tienen más gente que una capital de provincia, por lo que es más probable que pase algo”, ha declarado en rueda de prensa José R. Sánchez, presidente de la Asociación De Educación Ambiental y del Consumidor.

No obstante, ello no implica un diagnóstico positivo sobre el estado de nuestro litoral, ni es contradictorio con los informes de entidades como Greenpeace, ya que solo un 20% de nuestras costas está ocupado por playas, y solo un 4% tiene bandera azul.

El Jurado Internacional Bandera Azul 2013 ha concedido 3.729 de estos distintivos para playas y puertos en el hemisferio norte, un centenar más que en 2012. En el ranking de playas, Grecia (393) y Turquía (383) siguen a España.

Galardones especiales

Algunas playas con bandera azul han recibido distinciones especiales por sus esfuerzos en áreas como la accesibilidad o la seguridad.

Las playas de Muro (Islas Baleares), Salou (Tarragona) y O Grove (Pontevedra) destacan en materia de salvamento. En cuanto a la información y educación ambiental, Burela (Lugo), Valencia y Carchuna-Calahonda (Motril) son las más completas.

Por otro lado Lloret de Mar (Girona), Arnuero (Cantabria) y Barcelona demuestran el empeño en la accesibilidad de sus playas a personas con necesidades especiales. La gestión de residuos la lideran Ribadeo (Lugo), Castellón y Los Alcázares (Murcia).

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Calor, deshielo y microplásticos: lo que revela la mayor expedición realizada en el Everest

Una alianza entre National Geographic y Rolex ha permitido llevar a cabo la investigación más importante realizada hasta la fecha en la montaña más alta del planeta, el monte Everest. Allí, un equipo multidisciplinar, formado por 34 expertos, ha recabado datos que evidencian cómo la acción humana está deteriorando el entorno del Himalaya en Asia.

Un nuevo modelo climático predice episodios de El Niño a largo plazo

Por primera vez, una herramienta es capaz de realizar pronósticos climáticos con hasta dos años y medio de antelación. El modelo, desarrollado por un equipo del Instituto de Salud Global de Barcelona, podría prevenir amenazas a la vida humana y reducir miles de millones de dólares en costes económicos.