Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una estalagmita de La Garma permite reconstruir la circulación atmosférica de hace 12.000 años

La cueva cántabra de La Garma sigue aportando valiosa información sobre el pasado prehistórico de la región y sobre el cambio climático. El estudio más reciente, en el que han participado investigadores de la Universidad de Cantabria, ha permitido reconstruir cómo se desplazaban los vientos y qué presiones predominaban en el sur de Europa, gracias a los datos obtenidos de una de las estalagmitas de la galería inferior de la cavidad.

Lugar de procedencia de la estalagmita de La Garma que ha sido objeto del estudio. / UNICAN.

Una investigación de la Universidad de Cantabria ha publicado en la revista Earth and Planetary Science Letters un trabajo sobre la circulación atmosférica al final de la última glaciación, con la firma de un equipo científico interdisciplinar de las universidades de Cantabria, Durham, Dublín, Birmingham, Bristol y Londres, así como del Instituto Max Planck de Leipzig.

El análisis de la estalagmita arroja información sobre el clima de hace 12.846 años, al inicio del Dryas Reciente, que fue un período de brusco enfriamiento al final de la última glaciación, en el Pleistoceno. Entonces, el frente polar se desplazó hacia el sur, afectando plenamente a Cantabria. La tendencia cambió entre 12.150 y 11.800 años antes del momento actual, cuando los vientos del Atlántico se desplazaron de nuevo hacia el norte, dando lugar a un predominio de las altas presiones en el sur de Europa.

Estos resultados han sido posibles gracias a la aplicación de modernas técnicas de análisis geoquímico

“Estos resultados han sido posibles gracias a la aplicación, por parte del equipo encabezado por Lisa Baldini, de modernas técnicas de análisis geoquímico (magnesio, isótopos estables de oxígeno y de carbono) y a la extraordinaria calidad de las estalagmitas de La Garma”, explica Pablo Arias. Estas permiten reconstruir la evolución del clima con una precisión inferior a un año, con lo que están proporcionando información muy valiosa para comprender los mecanismos que gobiernan el cambio climático.

La gran estabilidad ambiental de la cueva ubicada en Omoño (Ribamontán al Monte), aislada desde la última glaciación, no sólo ha permitido conservar las pinturas y los suelos paleolíticos en un estado “único en el mundo”, sino que “ha producido un registro climático excepcional, uno de los mejores de Europa en su género”, según Arias.

Referencia bibliográfica:

Lisa M. Baldini et al. "Regional temperature, atmospheric circulation, and sea-ice variability within the Younger Dryas Event constrained using a speleothem from northern Iberia" Earth and Planetary Science Letters 419: 101–110, 2015,

Fuente: Universidad de Cantabria
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Nuevas pistas sobre el misterioso torreón de la ‘Pompeya vetona’

Parecían un montón de piedras más en el castro de Ulaca (Ávila) pero en los últimos años, con técnicas geofísicas y de fotogrametría aérea, investigadores de las universidades Politécnica y Complutense de Madrid han descubierto que posiblemente sean los restos de una antigua atalaya. Desde ella se pudo controlar este gran poblado vetón, aunque la localización privilegiada del edificio y su proximidad a manantiales también hace pensar en una función política y religiosa.

Una lámina de plomo con inscripciones íberas hallada en un antiguo poblado de Valencia

Muchas de las hojas de plomo con textos ibéricos proceden de expolios, pero investigadores de las universidades de Valencia y Barcelona han examinado una localizada en la excavación reglada del Pico de los Ajos (Yátova). Aunque la lengua íbera sigue sin poder traducirse, en este caso se ha podido identificar con bastante seguridad el nombre del autor del escrito o quien lo encargó: Tořaibeleś.