Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Viserion y Drogon, dos hormigas inspiradas en ‘Juego de Tronos’

Dos nuevas especies de hormigas del género Pheidole han sido halladas, una en Papúa Nueva Guinea y otra en las islas Fiyi. Las espinas de sus dorsos recordaron a los investigadores a los famosos dragones de Juego de Tronos. Es uno de los primeros estudios en taxonomía que ha utilizado microtomografía, una nueva técnica de imagen 3D que permite crear muestras digitalizadas.

Viserion pheidole, una de las especie recién descubiertas en Papúa Nueva Guinea, fotografiada con técnicas tradicionales. / OIST

Viserion y Drogon, dos de los dragones de la serie estadounidense de fantasía medieval Juego de tronos, cobran ahora vida en el mundo actual en forma de hormigas. Las grandes y distintivas espinas de dos nuevas especies, encontradas en la selva tropical de Papúa Nueva Guinea y en las islas Fiyi, han recordado a los investigadores a los dragones de esta serie, que han servido de inspiración a la hora de ponerles nombre.

Utilizaron microtomografía junto con técnicas tradicionales para crear muestras digitalizadas de cada especie encontrada

Pheidole viserion y Pheidole drogon son las dos nuevas hormigas que se incluyen al género Pheidole, que contiene más de 1.000 especies repartidas por todo el mundo. Por lo general, las hormigas obreras o ‘soldados’ de este género presentan una mandíbula y una cabeza mucho más grande con respecto a su cuerpo.

El proceso de identificación, documentación y nombramiento de nuevas especies, la taxonomía, es una de las tareas más antiguas y básicas de la biología. Tradicionalmente, las nuevas especies son descritas con fotografías, dibujos y descripciones verbales.

Sin embargo, en este estudio, publicado en la revista PLoS ONE, los autores han utilizado una nueva tecnología de imágenes 3D llamada microtomografía con rayos X –similar a la tomografía computarizada utilizada en los hospitales– que permite obtener una resolución mucho mayor de objetos tan pequeños como una hormiga.

"Este es uno de los primeros estudios en taxonomía que utiliza microtomografía", declara Evan Economo, del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa (OIST, por sus siglas en inglés). "Si bien este método está ganando popularidad en diferentes campos de la ciencia, su utilidad en taxonomía era desconocida”, añade.

Gracias a la observación que esta técnica permite del interior de las hormigas, los investigadores descubrieron que las distintivas espinas no solo cumplen el objetivo de defenderlas de los depredadores, sino que su interior se encuentran rellenas de fibras musculares. Aunque se necesita más investigación, sugieren que los músculos podrían ayudarlas a sostener sus enormes cabezas.

Escaneo 3D con microtomografía de dos Pheidole Drogon: a la izquierda una obrera menor, a la derecha una obrera. OIST

Muestrario digital

Los investigadores utilizaron las imágenes 3D junto con las técnicas más tradicionales para crear muestras digitalizadas de cada especie encontrada, tanto de las nuevas como las conocidas con anterioridad.

Los músculos de las espinas podrían ayudarlas a sostener sus enormes cabezas

Una vez que una hormiga se explora mediante este método se convierte en una muestra virtual que ‘vive’ en 3D, lo que facilita que pueda ser compartida con otros científicos de todo el mundo.

"Si trabajando en la selva africana encuentra una hormiga que se desea identificar, es difícil volar hasta un museo europeo o estadounidense para ver las colecciones de especies ya conocidas", explica Fischer, investigador posdoctoral del OIST. "Digitalizando la muestra se puede descargar la hormiga virtual en cualquier parte del mundo, realizar las mediciones y exploraciones necesarias y compararla con el espécimen que está tratando de identificar", añade.

Es casi lo mismo que tener el espécimen físico delante y en algunos aspectos, es incluso mejor que el real, según los autores. "Con la muestra prácticamente se puede diseccionar el espécimen y examinar su estructura interna", afirma Economo.

Referencia bibliográfica:

Samat EM. et al.: “Inordinate Spinescence: Tazonomic Revision and Microtomography of the Pheidole cervicomis Species Group (Hymenoptera Formicidae)”. PLoS ONE 2016 http://dx.doi.org/10.1371/journal.pone.0156709

Fischer G. et al.: “Revision and Microtomography of the Pheidole knowlesi Group, an Endemic Ant Radiation in Fiji (Hymenoptera, Formicidae, Myrmicinae)”. PLoS ONE 2016 http://dx.doi.org/10.1371/journal.pone.0156709

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La baja sincronía de un pequeño número de especies vegetales favorece la estabilidad en los ecosistemas del mundo

Científicos de más de 20 centros de investigación han analizado a escala global los distintos factores que intervienen en la estabilidad de las comunidades vegetales. En ecología, el concepto de estabilidad se refiere a la respuesta frente a los cambios, que hace posible la coexistencia de las especies a lo largo del tiempo.

Alt de la imagen
Crear paisajes menos inflamables reduciría hasta un 50% el área quemada en los próximos 30 años

Un estudio colaborativo entre España y Portugal ha comprobado con modelos matemáticos que, si se cambia el tipo de paisaje, modificando la vegetación y promoviendo actividades agrícolas de alto valor natural, se reducen drásticamente las zonas quemadas.