Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Nuevas dataciones de Australopithecus

Las cuevas de Sterkfontein: ordenar fósiles y dejar dudas atrás

Los fósiles encontrados en las cuevas de Sterkfontein, en Sudáfrica, revelan casi cuatro millones de años de evolución de los homínidos. Desde que se iniciaran las investigaciones en 1936, con el descubrimiento del primer espécimen adulto del género Australopithecus, se han hecho famosas por los restos obtenidos en esta llamada ‘Cuna de la Humanidad’. El paleoantropólogo José Mª Bermúdez de Castro reflexiona sobre un nuevo estudio donde se plantea que estos fósiles serían un millón de años más antiguos de lo pensado.

Cuatro cráneos diferentes de Australopithecus encontrados en las cuevas de Sterkfontein, Sudáfrica. / Jason Heaton y Ronald Clarke, en colaboración con el Museo Ditsong de Historia Natural.

La cueva (o cuevas) de Sterkfontein están situadas a unos 50 kilómetros al noroeste de Johannesburgo, en Sudáfrica. Junto a otros lugares famosos, como Swartkrans, Taung, Kromdraai, y la cueva de Dinaledi, forman un conjunto extraordinario, que en 1999 fue declarado patrimonio de la humanidad.

Estos yacimientos se encuentran en una superficie de unas 47.000 hectáreas y han sido denominadas como The Cradle of Humankind (la Cuna de la Humanidad). Sin duda, se trata de uno de los lugares más importantes del mundo para estudiar evolución humana.

De entrada, hay que saber qué significa esta denominación y que lugares comprende, para no mezclar todo como he leído en algún medio. Cada yacimiento tiene su historia y sus dataciones. También es importante saber que las excavaciones de algunos de estos lugares se realizaron hace muchas décadas y se pudieron cometer errores al determinar la procedencia de los fósiles en yacimientos que tienen varios niveles.

Nunca ha sido sencillo datar yacimientos en cueva. En particular, Sterkfontein es [hasta ahora] de aproximadamente entre 2,6 y 2,8 millones de años, un poco antes del final de la genealogía del género Australopithecus.

Sin embargo, nuevas dataciones realizadas mediante el método de núclidos cosmogénicos arrojan fechas de entre 3,4 y 3,7 millones de años. El estudio se ha publicado recientemente en PNAS. 

Estas nuevas dataciones en Sterkfontein parecen muy coherentes con lo que sabemos de las diferentes especies del género Australopithecus. Son contemporáneas con las de Australopithecus afarensis del este de África

Estas nuevas dataciones en Sterkfontein parecen muy coherentes con lo que sabemos de las diferentes especies del género Australopithecus. Son contemporáneas con las de Australopithecus afarensis del este de África.

El ejemplar denominado popularmente como "Lucy" se dató en 3,2 millones de años (yacimiento de Hadar, Etiopía), pero otros restos fósiles de la especie (Laetoli, Tanzania) tienen 3,7 millones de años. Aquí nadie ‘destrona’ a nadie.

Además, si de lo que se trata es de buscar la mayor antigüedad de la genealogía humana, tenemos a los ardipitecos (Ardipithecus ramidus), datados en 4,4 millones de años. Otros restos son aún más antiguos, pero se trata de algunos fragmentos, difíciles de asignar a nuestro linaje humano.

El dato de PNAS es muy importante para ordenar los fósiles y dejar atrás dudas; pero en modo alguno revolucionan nada.

 

José Mª Bermúdez de Castro es coordinador del Programa de Paleobiología del CENIEH, vicepresidente de la Fundación Atapuerca y académico de la RAE

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados