Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
CIENCIA EN LA MALETA DE JUAN LUIS ARSUAGA

Un bosque singular en la sierra de Guadarrama

“Ningún científico deja de serlo ni siquiera un minuto”, dice Juan Luis Arsuaga para explicar que, allá donde va de vacaciones, él encuentra riquezas naturales de las que aprender. “Recomendaría a todo el mundo visitar la sierra de Guadarrama, que ahora es Parque Nacional”.

El paleontólogo Juan Luis Arsuaga junto a parte de su equipo. / CENIEH

Como buen naturalista que es, a Juan Luis Arsuaga (Madrid, 1954) le gusta aprender sobre la biología y geología del lugar a donde va de vacaciones. “En la profesión de científico uno no desconecta, pero no quiere decir que seamos pesados, aburridos y plastas, sino que mantenemos siempre la atención y la mente abierta”.

Por eso al famoso paleontólogo, director del Centro UCM-ISCIII de evolución y Comportamiento Humanos, le gusta enterarse de qué monumentos artísticos o lugares históricos hay en su destino, como suele hacer todo el mundo; pero también sobre los bosques, ecosistemas, aves y montañas del lugar.

“Recomiendo visitar la sierra de Madrid [Guadarrama], ahora que es parque natural”, sugiere el antropólogo. Eso sí, “con la actitud de ver qué aprendo hoy”.

“El espíritu de aprender nos mantiene vivos y despiertos, y para eso hay que aprovechar las vacaciones”

Arsuaga nos descubre un lugar especial de la sierra madrileña. “La última vez estuve con unos colegas viendo unos pinos de una especie nada frecuente en el Sistema Central”. Se refiere a una zona repleta de Pinus nigra –en lugar del Pinus sylvestris típico del lugar– que forman un bosque muy viejo y especial.

Pinus nigra. / Jacinta Lluch Valero

Pinus nigra. / Jacinta Lluch Valero

Para el codirector de Atapuerca, “el espíritu de aprender nos mantiene vivos y despiertos, y para eso hay que aprovechar las vacaciones. Cuando uno está trabajando es cuando menos aprende porque se espera que apliques lo que ya sabes”.

“El viaje desde siempre ha sido la gran oportunidad del ser humano de aprender, porque visitas lugares nuevos que no conocías. Se puede aprender mucho de la naturaleza si sabes mirar bien el paisaje”, concluye Arsuaga.

Reserva de biodiversidad

Pero no solamente se pueden encontrar árboles, sino también una fauna muy rica que incluye ciervos, jabalíes, zorros, liebres e incluso águilas imperiales. Por todo ello se ha aprobado la creación de un Parque Nacional que proteja unas 30.000 hectáreas de la sierra.La sierra de Guadarrama, a 60 kilómetros de Madrid, se caracteriza por los bosques de pino silvestre (Pinus sylvestris), pero también alberga robles, encinas y, como señala Arsuaga, pino salgareño (Pinus nigra).

Además, esta alineación montañosa es responsable de la alta calidad del agua de Madrid. De hecho, Felipe II eligió Madrid como capital de España por su cercanía a la sierra de Guadarrama.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.