Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

“Es muy arrogante pensar que somos el último eslabón de la evolución"

En opinión de Jean-Marie Lehn, Premio Nobel de Química en 1987 y primer invitado de la cuarta edición del programa ConCiencia de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), en el desarrollo del universo “la humanidad es un punto en el espacio y en el tiempo” y probablemente “no seamos el nivel más alto de ese universo”. Estas han sido algunas de las reflexiones del profesor Lenh en un encuentro con los medios de comunicación celebrado el jueves en San Xerome, (Santiago de Compostela).

Jean-Marie Lehn durante su visita a Santiago de Compostela. Foto: USC

El profesor de la Universidad francesa Louis Pasteur trató de explicar durante la conferencia que llevaba por título ‘De la materia a la vida: Química? Química!, ’cómo la Química contribuye a comprender y descifrar la continuidad existente entre la materia viva y la no viva, ycuales son sus funciones o estructura. Ser trata de un proceso que abrirá nuevas vías para estudiar posteriormente “el camino entre la materia pensante y la no pensante”, explica el científico francés.

Gracias a la ciencia “hoy comprendemos mejor estos conceptos y los procesos que los vinculan entre si”, subrayó Lehn para añadir que “se trata de una gran responsabilidad, que tenemos que seguir desarrollando”. el siguiente paso de este camino para abarcar todo el conocimiento será “decidir cómo usarlo”. “Obviamente, una gran cantidad de gente teme los resultados de la ciencia”, continuó el Nobel, pero “el miedo es un mal consejero”. Para combatirlo, el químico aboga por el cuidado de la educación en todos sus niveles, “la gente con una buena educación puede opinar más libremente, comprender mejor y opinar sin miedo, dejando fuera el yugo del dogmatismo”.

Estableciendo puentes entre las distintas ramas del conocimiento, Lehn definió la Química como “una ciencia de la información”, por cuanto es una disciplina que, entre otras cuestiones, profundiza en el estudio de las moléculas, “portadoras de abundante información para reconocerse entre si” y sujetos activos de “procesos de alta selección en los que se intercambia, igualmente, información”. Esta reflexión lo llevó la definir la Química “como la ciencia que explica el proceso de informar la materia”.

Jean-Marie Lehn creador de la Química Supramolecular

La academia sueca reconoció el trabajo de Lehn por el “desarrollo y uso de moléculas con interacciones específicas de estructura de alta selectividad”. Aunque las moléculas que componen la materia son entidades individuales, su funcionamiento depende de cómo interaccionan unas con otras. De hecho, estos procesos de interacción son determinantes del funcionamiento celular y del comportamiento físico y químico de infinidad de materiales.

De ahí que el profesor Lehn fuese premiado con el Nobel junto con los profesores Pedersen y Cram. Ellos fueron quien de diseñar por vez primera receptores moleculares sintéticos (anfitriones) capaces de reconocer e interaccionar de forma selectiva con determinados huéspedes. A estos receptores se les llamó criptandos. Sobre estas bases el profesor Lehn ha creado y desarrollado una nueva rama de la química, la Química Supramolecular.

Fuente: USC
Derechos: Creative Commons