Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un botijo frigorífico para que las niñas de Nigeria puedan ir a la escuela

Del Botijo al Pot-in-Pot. / Alejandro Muñoz

El mecanismo del botijo no solo sirve para enfriar el agua: su aplicación como refrigerador ha permitido a las niñas de algunas zonas de Nigeria acudir al colegio. A este invento se le conoce como 'pot-in-pot'.

En la Universidad Politécnica de Madrid investigan las claves de este mecanismo, que solo necesita agua, arcilla y un clima seco y caluroso para funcionar.

Hace 25 años, Gabriel Pinto –profesor del departamento de ingeniería química de esta universidad– cuantificó junto a su compañero José Ignacio Zubizarreta la capacidad del botijo para disminuir la temperatura del agua que contiene.

El verano pasado, la alumna Carla Ortiz, de E.T.S.I. Industriales, reprodujo el experimento de la vasija refrigerante nigeriana para su trabajo de fin de grado (TFG).

El TFG de Ortiz buscaba comprobar mediante modelos teóricos y experimentales el funcionamiento del ‘pot-in-pot’, como ya hiciese Pinto con el botijo 25 años atrás.

Zona geográfica:
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados