Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias Jurídicas y Derecho
FRANCIS GURRY, DIRECTOR GENERAL DE LA OMPI

“Si el equilibrio no es el correcto, se consiguen nuevos conocimientos pero no se comparten”

Desde 2008 Francis Gurry (Australia, 1951), es director de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). Dentro de este organismo especializado de Naciones Unidas (ONU), su objetivo es preservar la propiedad intelectual en todo el mundo, fomentar el desarrollo industrial y cultural, y estimular la actividad creadora. SINC intercambió pareceres durante su visita a La Granja (Segovia) con motivo de la conferencia internacional Ciencia contra la pobreza.

Eva Rodríguez
16/4/2010 12:47 CEST

Francis Gurry. Foto: SINC.

Para Francis Gurry, abogado y doctor en filosofía por la Universidad de Cambridge (Reino Unido), las mejoras en la calidad de vida provienen de la aplicación de la ciencia, las tecnologías y la innovación en pos de un desarrollo social sostenible. “Cada vez que nos enfrentamos a un reto buscamos, como sociedad, una solución tecnológica. Ahora mismo con el problema del cambio climático acudimos a la tecnología para que nos dé las soluciones. Este es el único modo en que podremos pasar de una economía basada en el carbono a una sin emisiones de este tipo”.

¿Cómo define el concepto de ‘innovación’?

Hablando en términos generales es la introducción de nuevos productos o servicios, o nuevos procesos en el mercado o en la economía productiva. Lo que hemos observado últimamente es que la noción de innovación se ha hecho más amplia, al incluir también el conocimiento organizativo y de gestión. No se trata sólo de conocimiento científico. Es decir, no tiene mucho sentido usar un adelanto tecnológico o mejores procesos, a menos que también produzcan mejores resultados económicos. Por eso, el conocimiento organizativo y de gestión que acompaña a la ciencia es importantísimo.

¿Pueden combinarse las políticas de propiedad intelectual con el movimiento libre del conocimiento?

Siempre hay un equilibrio. Éste radica, por un lado, en incentivar la inversión y la innovación que crean nuevos conocimientos y, por otro, en difundir los beneficios sociales de la innovación, para compartir el uso y los beneficios de los conocimientos. Ése es el equilibrio que debemos alcanzar. Si el equilibrio no es el correcto, se consiguen nuevos conocimientos pero no se comparten, o estos conocimientos no son suficientes aunque sí se compartan. Así pues, para mí, la propiedad intelectual radica en eso: en encontrar el equilibrio.

Como director de la OMPI, ¿qué problemas comunes tienen las políticas de ‘propiedad intelectual’?

El concepto real de la ‘economía del conocimiento’ aún no ha calado. La sociedad aún no ha comprendido plenamente lo que es, ni su importancia. Le expongo un par de ejemplos. Primero, como media en todo el mundo, las industrias creativas son responsables de alrededor del 5,6% del PIB. Sin embargo, debido a internet, muchos consumidores consideran que ese contenido debería ser gratuito. La música tendría que ser gratis, y las películas, así como ciertos libros. Es un sector muy importante de la economía (5,5%) y que también supone un 5,6% del empleo como media en el mundo. En países como España el porcentaje puede ser más alto. Esto siempre ha pasado con la propiedad intelectual, con el copyright. Si es gratis, ¿quién va a pagar la música, las películas, los libros?

En la nueva era digital debe haber una evolución, porque la manera tradicional ya no es sostenible…

Es cierto, no funciona bien. Funcionaba en el mundo físico, pero no en el digital. Hay una cuestión social real en todo esto que debemos atender. Porque, si todos comprendiésemos plenamente la importancia de una ‘economía del conocimiento’, creo que la sociedad comprendería esa cuestión mucho mejor y opinaría que es perfectamente correcto que creadores, intérpretes, músicos y artistas tengan una existencia económica digna. En su lugar, lo que observamos cada vez más es que se ha abierto un amplio debate en el que muchos participantes afirman que el contenido debería ser gratuito a través de internet.

¿Cuál es el mecanismo que piensan en la OMPI para que esto sea viable?

Debemos desarrollar modelos que funcionen para devolver parte del valor a los creadores. Es un tema muy interesante. Se ven demandas parecidas en el área del conocimiento científico y del conocimiento tecnológico. Hay gente que afirma: “la tecnología debería ser gratis para los países pobres”. No oigo nunca que se diga que el petróleo debería ser gratis para los países pobres. Y los países pobres lo necesitan igual. Para mí es un indicador de que en realidad no hemos comprendido plenamente como sociedad que el conocimiento es un activo económico que merece su propia protección. Se debe compartir, pero necesita su propia protección.

Este momento es comparable a la aparición de la imprenta a mediados del siglo XV. Por ejemplo, ¿qué políticas se están llevando a cabo para democratizar el acceso a los conocimientos en Europa?

Europa es un gran protagonista en la OMPI y tiene muchas propuestas encima de la mesa. Creo que una de las propuestas principales es racionalizar el sistema internacional de patentes. Debido a la intensificación de la inversión en el conocimiento, la demanda de títulos de propiedad intelectual ha aumentado tanto que desborda la capacidad de las oficinas para atender las solicitudes. Ahora mismo tenemos un retraso de 3,5 millones de solicitudes de patentes sin procesar en todo el mundo. Por eso, la Oficina Europea de Patentes está buscando de forma muy activa un modo racional, a través del cual podamos compartir la carga de trabajo, y tener la capacidad de crear internacionalmente un sistema de patentes eficaz que atienda las necesidades del sector de la industria.

España es uno de los líderes en propiedad intelectual. Su marco legislativo es extraordinario y la Oficina Española de Patentes y Marcas Comerciales es excelente. Además, es una de las 16 autoridades internacionales del sistema internacional de patentes. Sin embargo, en términos de estadística, lo que no vemos es que salgan muchas patentes de España. Quizá no tantas como quisiéramos ver. Sería bueno investigar por qué sucede y en mi opinión tiene bastante que ver con el nivel de inversión en el sector privado en investigación y desarrollo (I+D).

Más información:

Organización Mundial de la Propiedad Intelectual
http://www.wipo.int

Oficina Española de Patentes y Marcas Comerciales:
http://www.oepm.es

Carta por la Innovación, la Creatividad y el Acceso al Conocimiento:
http://fcforum.net/es/charter_extended

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Estudian cómo mejorar la reparación económica de las víctimas de violencia sexual
SINC

Investigadoras de la Universidad Carlos III de Madrid han analizado la eficacia del sistema español para compensar a las víctimas de violencia sexual. Este trabajo se ha realizado en el marco del proyecto europeo FAIRCOM.

Alt de la imagen
Un estudio asocia el aumento de homicidios a mujeres con el abandono de sus roles tradicionales
SINC

Una investigadora de la Universitat Oberta de Catalunya ha recopilado por primera vez los datos de asesinatos a víctimas masculinas y femeninas entre 1910 y 2014. El análisis ha identificado un aumento de la mortalidad femenina por homicidio a partir de los años 60 y lo vincula a la evolución del estatus de la mujer en la vida social.