CIENCIAS NATURALES: Ciencias de la Tierra y del Espacio

Manuel Rojo Guerra, arqueólogo de la Universidad de Valladolid

“Subir a los Pirineos y excavar una cueva del neolítico antiguo es cumplir un sueño”

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

Este prehistoriador es un enamorado de su trabajo. “En cada uno de mis proyectos he puesto la vida entera, es mi forma de ser”, reconoce. Esto le ha llevado a catar la cerveza más antigua de Europa o a describir a las sociedades neolíticas más tempranas. Ahora inicia una campaña de micromecenazgo para poder completar sus trabajos de campo.

Más información sobre:
excavación
neolítico
trashumancia
cerveza
funerario
sílex
arqueología
cueva
Pirineos

Eva Rodríguez Nieto | | 15 junio 2019 08:00

<p>El prehistoriador y arqueólogo Manuel Rojo Guerra / Foto cedida por el investigador</p>

El prehistoriador y arqueólogo Manuel Rojo Guerra / Foto cedida por el investigador

¿De qué forma han cambiado las excavaciones en los Pirineos la percepción sobre las sociedades neolíticas?

Nuestros trabajos en los Pirineos se centraron en un yacimiento que, por aquel entonces (2009), era el más septentrional de la península ibérica y que permitió documentar una neolitización muy temprana de las zonas de montaña: la cueva de Els Trocs. En concreto, 300 años después de que llegaran a la Península las primeras evidencias de neolitización, en torno al 5.600 a. C., las zonas montañosas del Pirineo ya albergaban poblaciones que tenían a la ganadería como su forma principal de sustento. Además, los datos aportados por la cueva han permitido saber que estas primeras poblaciones con agricultura y ganadería llevaban a cabo una gestión muy especializada, porque durante el invierno habitaba en el Valle del Ebro y en verano ascendían a los ricos pastos de montaña.

Han abierto precisamente una campaña de crowdfunding en Precipita para finalizar la excavación en esta cueva. ¿Qué es lo que esperan encontrar?

Llevamos ya nueve años investigando las entrañas de la cueva, aunque de forma discontinua debido a los problemas de financiación. Ha llegado el momento de que concluyamos los trabajos de campo y vean la luz todas las vías de investigación que hemos emprendido. Por tanto, no es que pretendamos hallar cosas extraordinarias, aunque todo en la cueva lo es. Pretendemos concluir los estudios y recuperar muestras de cabras y ovejas sobre la secuenciación genética de las ovejas de la cueva, del noroeste de la península ibérica y el sur de Francia. También queremos conocer más sobre la última frecuentación funeraria de la cueva: una fosa con numerosos restos humanos y unos ajuares mortuorios excepcionales.

Estudios previos señalan episodios de violencia extrema en los restos humanos descubiertos. ¿Cómo lo explican? 

El sistema económico de la trashumancia o los movimientos altitudinales de los rebaños del Valle a la montaña requieren, sin duda, de un conocimiento y un control del territorio que no sería fácil en aquel momento. El Honrado Concejo de la Mesta se creó en 1212 después de la victoria contra los Almohades  en las Navas de Tolosa. Eso significó un control político y una pacificación de todos los territorios al norte de Sierra Morena. Nadie, en su sano juicio, arriesgaría toda su fortuna –un rebaño de ovejas y la familia– por unas tierras desconocidas y sin un conocimiento previo del territorio. Ese control del territorio no sería fácil para estas primeras poblaciones pastoriles y ello llevaría consigo el sacrificio y la pérdida de seres humanos. Es lo que constatamos en la cueva.

“El control del territorio no sería fácil para estas primeras poblaciones pastoriles y ello llevaría consigo el sacrificio y pérdida de seres humanos”

Se hallaron armas de sílex. ¿A quién podrían haber pertenecido?

Quizás este sea uno de los grandes retos de esta campaña de excavación para la que solicitamos el crowdfunding. En nuestra última intervención arqueológica en la cueva descubrimos el inicio de una enorme fosa (en un camarín de la sala) donde aparecieron numerosos restos humanos, entre los que recuperamos unas piezas de sílex con retoque plano cubriente que no habíamos documentado hasta este momento. Corresponden a la última frecuentación de la cueva y es una etapa funeraria. No puedo decir nada más porque es en este sector en el que vamos a intervenir este año y en el que esperamos hallazgos extraordinarios.

¿Qué les dicen fósiles acerca de cómo vivían estas sociedades de trashumancia en la Península?

Se trata de la que podríamos llamar la más antigua trashumancia de Europa, aunque este término no sea muy adecuado en estos momentos tan tempranos, porque es un fenómeno económico y social propio de la Edad Media. Podríamos hablar de movimientos altitudinales del ganado del valle a la alta montaña para aprovechar la mejor calidad de los pastos.  Las sociedades neolíticas tenian una enorme capacidad de adaptación y fueron protagonistas conscientes de los cambios que se producirán en el fin del holoceno y la relación con la naturaleza. Unos cambios rápidos, aunque progresivos, que cubrieron las nuevas formas de organización sociopolítica y económica, y que llevaron con el tiempo a una sociedad más compleja.

Ha participado también en un estudio sobre la elaboración de cerveza en esa época. ¿Qué pruebas hallaron?

En los trabajos en el Valle de Ambrona (Soria), descubrimos una tumba campaniforme con un rico ajuar cerámico y metálico: vasos, cazuelas y cuencos junto a puñales de bronce, un hacha también de bronce, puntas de jabalina, brazales de arquero y puntas de flecha de sílex. Se realizaron análisis de contenidos a los recipientes cerámicos y descubrimos que habían contenido una bebida procedente de la fermentación del trigo, en definitiva, lo que por aquel entonces era la cerveza más antigua de Europa.

¿Qué tipo de cerveza era?

Lógicamente era una cerveza sin lúpulo –producto que se introduce en la Edad Media– y, por tanto, de sabor mucho más dulce, ya que el lúpulo es el producto que le otorga amargor a la bebida. Realizamos un ensayo de elaboración de una cerveza primitiva con los métodos que pudieron emplear en esa época y logramos un producto que, en definición de algunos de los participantes en el banquete en el que degustamos el producto, tenía un sabor raro. De todo este proyecto se realizó un documental financiado por el Grupo Mohou-San Miguel que se titula "Tradición sagrada, sabor eterno".

¿Descubrieron otras muestras de consumo de bebidas alcohólicas en el valle de Ambrona?

Como bebidas alcohólicas no hallamos ningún otro tipo. Sin embargo, sí que se lograron identificar otros productos consumidos por estas poblaciones de inicios de la Edad de los Metales, tales como un jugo de peras y grasas animales.

De las múltiples campañas de excavación, ¿cuál es el hallazgo que más le ha marcado?

Tengo que reconocer que en cada uno de mis proyectos he puesto la vida entera, es mi forma de ser. Mi época de trabajo en la Lora burgalesa descubriendo y excavando dólmenes me introdujo en el encanto de la arqueología prehistórica, al estar a mitad de camino entre la naturaleza y la historia, o al descubrir la historia en plena interacción con la naturaleza. Mi etapa en el Colegio Universitario de Soria me unió definitivamente, desde el punto de vista sentimental, a esa tierra, y me hizo descubrir un paisaje de rara belleza en el confín suroriental de la provincia, en Tierras de Medinaceli.

“Estar en plena montaña, salir de la cueva y ver muchos días el vuelo del quebrantahuesos es un sueño hecho realidad para un enamorado de la naturaleza”

En el entretanto, se hizo realidad el sueño de excavar un enclave cardial en las Islas Chafarinas y, por fin, para una persona de Tierra de Campos, subir hasta el Pirineo Axial y excavar una cueva del neolítico antiguo es haber cumplido un sueño. Estar en plena montaña, salir de la cueva y ver muchos días el vuelo del quebrantahuesos y oír el murmullo de los arroyos descendiendo con rabia por las pendientes escarpadas es un sueño hecho realidad para una persona de tierra adentro enamorada de la naturaleza.

¿Y el que más ha significado para su carrera?

Si tuviese que hablar del hallazgo más espectacular, tendría que decantarme por el Túmulo de La Sima en Miño de Medina. Es un monumento megalítico de amplia trayectoria cronológica donde podemos rastrear mejor que en ningún otro yacimiento europeo los cambios sociales que se producen al final del Neolítico y que conducen a las sociedades de jefaturas. Además, desde el punto de vista fetichista de los hallazgos materiales descubiertos como ajuar, es sin duda el monumento más espectacular de todos los que he excavado.

¿Tiene más proyectos en marcha ahora, además de las excavaciones de Els Trocs?

Como casi siempre, estoy involucrado en varios gracias al magnífico equipo con el que cuento desde hace casi veinte años. Además de las investigaciones sobre los diversos aspectos de la cueva de Els Trocs, uno de los cuales es el estudio genómico de los restos de ovicápridos, llevo a cabo la excavación de un magnífico dolmen en la localidad burgalesa de Reinoso.

De ahí la campaña de micromecenazgo...

La necesitamos para completar la financiación que aporta la Diputación de Huesca, la Universidad privada de Krems en Austria y otra parte de nuestro proyecto de I+D+I. Si conseguimos el mínimo propuesto, podremos llevar a cabo la excavación completa de la cueva e iniciar la publicación completa de todos los hallazgos habidos hasta el presente. Confiemos en ello todavía.

Zona geográfica: España
Fuente: SINC

Eva Rodríguez

Eva Rodríguez

Periodista y redactora de SINC especializada en información sobre ciencias naturales y sociales. 

Comentarios

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER