Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Analizan el control biológico de la ‘polilla del racimo’

Luz Dary Carvajal Montoya defendió el pasado 27 de junio, en la Universidad de La Rioja (UR), su tesis doctoral sobre la capacidad potencial de dos poblaciones de Trichogramma cacoeciae como agente de control biológico de la ‘polilla del racimo’ (Lobesia botrana), que representa la plaga más importante del cultivo de la vid en España y Europa.

Lobesis Botrana
Analizan el control biológico de la ‘polilla del racimo’ . Foto: Valter Jacinto

Luz Dary Carvajal Montoya defendió el pasado 27 de junio, en la Universidad de La Rioja (UR), su tesis doctoral sobre la capacidad potencial de dos poblaciones de Trichogramma cacoeciae como agente de control biológico de la ‘polilla del racimo’ (Lobesia botrana), que representa la plaga más importante del cultivo de la vid en España y Europa.

Hasta el momento no se vislumbraba una intención clara para establecer un control de la plaga de la ‘polilla del racimo’ a través de mecanismos que no se basaran en la aplicación de productos insecticidas y feromonas para confusión sexual, pero los estudios desarrollados en la UR se centran en otra vía: el control biológico.

En esa línea, la investigadora Luz Dary Carvajal se ha centrado en tres aspectos principales: los relativos a la biología (fecundidad, fertilidad, longevidad, etc.), el comportamiento y el efecto que algunos productos fitosanitarios tienen sobre estos parasitoides.

Tras la identificación específica de estas poblaciones (recogidas en los municipios de Fuenmayor y Tudelilla) para confirmar que los individuos pertenecen efectivamente a la especie Trichogramma cacoeciae, la tesis evalúa los distintos comportamientos en laboratorio.

“El hecho de haber sido capturadas en distintas zonas de La Rioja, con unas condiciones ambientales diferenciadas, hace que su comportamiento también difiera y que, aunque su morfología sea en apariencia la misma, muestren algunas peculiaridades en el ámbito genético”, explica Carvajal.

La investigación incide en la evaluación de parámetros biológicos, es decir, “si parasitan bien los huevos de la especie-plaga que quiere controlar, si se desarrollan correctamente o a qué temperaturas se comportan mejor”. Los resultados mostraron diferencias entre las poblaciones en la mayoría de los parámetros evaluados a cada una de las temperaturas.

Entre los parámetros de comportamiento, la tesis analiza el efecto de la densidad de huevos de L. botrana dentro de dos tipos de recipientes (tubo y caja) a 16, 24 y 30 ºC. Los resultados muestran una relación directa entre el número de huevos disponibles y el número de huevos parasitados.

Además, “se observa mayor parasitismo en las cajas que en los tubos, con diferencias entre las tres poblaciones. Un mayor número de huevos disponibles redundaba en un mayor número de huevos parasitados”, subraya Carvajal. “Pero si esa densidad disminuía, las avispillas demostraban una clara capacidad de búsqueda de huevos-huésped”.

La Lobesia botrana, comúnmente conocida como ‘polilla del racimo’, representa la plaga más importante del cultivo de la vid en España y Europa, afectando especialmente al fruto y ocasionando con ello grandes pérdidas económicas a los viticultores.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La producción de alimentos genera un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

Un equipo internacional de científicos ha estimado en 17.318 millones de toneladas métricas de CO2 las emisiones anuales de todo el sector alimentario. La carne de vacuno, seguida de la leche de vaca y la carne de cerdo, son los alimentos de origen animal que más contribuyen.

Cómo contaminar menos enseñando a las vacas a ir al baño

El amoníaco generado por las heces y orina de las vacas se filtra en el suelo de las granjas, y puede contaminar tanto la tierra como los cursos de agua locales, además de convertirse en un potencial agente de efecto invernadero. Para reducir las emisiones de este gas, un equipo ha diseñado un método para entrenar a estos rumiantes a hacer sus necesidades en los lugares designados.