BIOMEDICINA Y SALUD: Psiquiatría

Una ventana al cerebro

Analizar el fondo de ojo para un rápido diagnóstico de esquizofrenia

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

Una nueva técnica mejora el diagnóstico de la esquizofrenia y su evolución, pudiendo optimizar la búsqueda de biomarcadores de la enfermedad. El nuevo estudio, analiza en el fondo de ojo, mediante tomografía de coherencia óptica, el estado de las fibras de la retina y del nervio óptico para detectar de forma precoz la patología.

Más información sobre:
esquizofrenia
ojo
retina
diagnóstico

Unizar | 30 julio 2015 10:08

<p>Esta técnica, conocida como “ventana al cerebro”, permite de modo no invasivo observar el engrosamiento o adelgazamiento de las fibras de la retina y del nervio óptico, que constituyen un fiel reflejo del estado del sistema nervioso central en el cerebro. / Sinc</p>

Esta técnica, conocida como “ventana al cerebro”, permite de modo no invasivo observar el engrosamiento o adelgazamiento de las fibras de la retina y del nervio óptico, que constituyen un fiel reflejo del estado del sistema nervioso central en el cerebro. / Sinc

Analizar en el fondo de ojo el estado de las fibras de la retina y del nervio óptico permite de un modo rápido e inocuo diagnosticar el estado y evolución de la esquizofrenia. Así se desprende de un trabajo pionero, publicado en Psychiatry Research, sobre la utilización de la tomografía de coherencia óptica (OCT, por sus siglas en inglés) para detectar de forma precoz la esquizofrenia.

Esta novedosa técnica de neuroimagen, conocida como “ventana al cerebro”, permite de modo no invasivo observar el engrosamiento o adelgazamiento de las fibras de la retina y del nervio óptico, que constituyen un fiel reflejo del estado del sistema nervioso central en el cerebro.

Investigadores de la Universidad de Zaragoza, del Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón (ISS Aragón) y de los Servicios de Oftalmología y de Psiquiatría del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza acaban de publicar este avance gracias al trabajo desarrollado por un equipo multidisciplinar de oftalmólogos, psiquiatras, neurólogos, psicólogos, epidemiólogos y estadísticos de Zaragoza, en el que también han colaborado expertos del Hospital Universitario Doce de Octubre de Madrid.

De hecho, en 2010 este equipo fue el primero en demostrar mediante esta técnica el adelgazamiento de las fibras retinianas (que sugiere presencia de neurodegeneración en pacientes con esquizofrenia). Ahora los estudios de este grupo de investigadores han dado un paso más.

Por primera vez, este equipo ha logrado documentar la modificación de las fibras retinianas conforme evoluciona la esquizofrenia

Sus resultados confirman aquellos resultados en una muestra mayor, formada por un grupo de pacientes con esquizofrenia y un grupo control sano, con características similares de sexo y edad, y aplicando la misma técnica y con ayuda de métodos estadísticos multivariados que controlan factores de confusión.

Por primera vez también, este equipo ha logrado documentar la modificación de las fibras retinianas conforme evoluciona la enfermedad. Así, tras un episodio reciente de esquizofrenia los hallazgos muestran un engrosamiento sugerente de neuroinflamación, lo que permitiría un tratamiento y control mucho más precoz al inicio de la enfermedad.

Por el contrario, cuando no existe un episodio reciente, sino que cuenta con una evolución en el tiempo, las fibras retinianas muestran un adelgazamiento que sugiere la neurodegeneración, es decir, que la enfermedad ya es un hecho.

De este modo, esta técnica puede proporcionar importantes datos objetivos para el diagnóstico de la esquizofrenia y para seguir su evolución, pudiendo convertirse en una importante aportación en la búsqueda de biomarcadores de la enfermedad que permitan progresar en un diagnóstico basado en pruebas objetivas.

Un difícil diagnóstico 

La esquizofrenia es una de las más graves enfermedades mentales y constituye un serio problema para los pacientes, para las familias y para la salud pública. Su diagnóstico actual se fundamenta principalmente en los síntomas y manifestaciones clínicas que presentan los pacientes.

Sin embargo, la variedad de sus síntomas, así como el solapamiento que estos pueden tener con los de otras enfermedades, hacen muy importante el hallazgo de marcadores biológicos que puedan favorecer un temprano diagnóstico objetivo y, consiguientemente, un tratamiento precoz que mejore el pronóstico de la enfermedad.

Referencias bibliográficas: 
 
Antonio Lobo y Javier Ascaso. Retinal nerve fiber layer and macular thickness in patients with schizophrenia: Influence of recent illness episodes. Psychiatry Research

Ascaso FJ, Cabezon L, Quintanilla MA, Gutierrez-Galve L, Lopez-Anton R, Cristobal JA, Lobo A. Retinal nerve fiber layer thickness measured by optical coherence tomography in patients with schizophrenia: a short report. Eur. J. Psychiatry. 2010;24(4):227–35.

Ascaso FJ, Rodriguez-Jimenez R, Cabezón L, López-Antón R, Santabárbara J, De la Cámara C, Modrego PJ, Quintanilla MA, Bagney A, Gutierrez L, Cruz N, Cristóbal JA, Lobo A. Retinal nerve fiber layer and macular thickness in patients with schizophrenia: Influence of recent illness episodes. Psychiatry Res. 2015.pii: S0165-1781(15)00485-0. doi: 10.1016/j.psychres.2015.07.028. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 26213374.

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Zona geográfica: Aragón
Fuente: Universidad de Zaragoza

Comentarios

  • Juan Manuel |25. octubre 2015 11:31:38

    Va a ser difícil encontrar biomarcadores para estos trastornos. Entre otras cosas, los estudios son meramente correlacionales, y para más desesperación, están basados en muestras que, siendo lógicamente clínicas, son muestras sometidas a tratamiento psicofarmacológico, y en algunos casos, con una larga historia de medicación. Pienso que sería más correcto escoger muestras "puras", porque aunque se pueda controlar el efecto de variables concomitantes como el efecto de la mediciación, ¿cómo sabremos que las diferentes modificaciones neuroanatómicas son muestra fiel del resto de tramado neurológico si aún no conocemos exactamente los efectos específicos que sobre ese tramado tiene la medicación? Como botón de muestra, los síntomas extrapiramidales que tenían o tienen algunos medicamentos. Los últimos supuestamente no contienen ese riesgo, pero contienen otros riesgos conocidos y lo que es peor, podrían contener efectos no declarados aún. Por último, la comunidad científica debería considerar por qué unos esquizofrénicos, la mayoría y generalmente medicados desarrollan un trastorno crónico, con sus correlatos neuroanatómicos, mientras que otros, los que menos, y a los que la vida, la suerte u otras circunstancias ha modificado su contexto, dejan de desarrollar el trastorno, conviven con él o simplemente, cambian de criterios de vida. Sería interesante estudiar en esta población el tamaño del nervio óptico. Si se mantienen los parámetros y no desarrollan síntomas...¿tendrá algo que ver ese marcador con el trastorno? y si cambia el tamaño a la vez que los síntomas desaparecen, sabremos que la causa del tamaño del nervio no está en la neurona, sino en el medio del sujeto, en su forma de afrontar la vida y los problemas.

    En todo caso, nos quedaremos sin biomarcador, porque para que sea un marcador, debe ser testigo infalible. En definitiva, pienso que mientras contemplemos la esquizofrenia como una simple enfermedad, no tendrá ni cura ni comprensión. El modelo médico es demasiado simple para explicar un problema tan complejo. Si empezamos a visualizar el trastorno como un conjunto de conductas, actitudes, vivencias, aptitudes, experiencias, y modo de en que el sujeto interpreta el mundo, no sé si podremos encontrar el camino hacia la solución del problema, pero al menos, el sujeto dejará de padecer una pseudo-enfermedad y encima crónica.

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER