Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida

Anfibios para proteger los humedales de Jaén

Un equipo de la Universidad de Jaén ha analizado el estado de conservación de 25 humedales de la provincia de Jaén situados en el Alto de Guadalquivir gracias a una comunidad de anfibios que habitan estos ecosistemas. Los resultados del estudio han permitido elaborar un plan de acción para proteger nueve de estos humedales, que preservarían toda la riqueza de anfibios presente en el área estudiada.

Laguna de Castillo (Génave, Jaén). / UJA

Los humedales son ecosistemas acuáticos muy importantes debido a la enorme biodiversidad que atesoran. El entorno de la provincia de Jaén se caracteriza por la existencia de más de 100 humedales, inventariados por el grupode la Universidad de Jaén (UJA).

"Los científicos podemos aconsejar a los gestores de estas zonas sobre cuáles son los humedales más representativos para la comunidad de anfibios"

Pero a pesar de la gran variabilidad que presentan respecto a su hidrología, "se trata de ecosistemas sometidos a factores como la fluctuación estacional en el nivel del agua o a la agricultura intensiva que se desarrolla en su cuenca de drenaje", dice Gema Parra, profesora del Área de Ecología de la UJA y firmante del trabajo.

Para conocer el estado de conservación y de alteración de una selección de humedales mediterráneos, el equipo de Parra tomó como referencia a la comunidad de anfibios, al igual que en otros estudios se ha hecho con el fitoplancton o el zooplancton.

“La principal finalidad es reunir información suficiente para disminuir la incertidumbre a la hora de tomar decisiones sobre estos ecosistemas. A través de esos datos, los científicos podemos aconsejar a los gestores de estas zonas sobre cuáles son los humedales más representativos para la comunidad de anfibios y qué medidas de conservación serían más efectivas”, incide la experta.

Los resultados, publicados en la revista Journal for Nature Conservation, mostraron tres zonas diferentes, desde las altamente conservadas hasta las altamente degradadas. Una vez identificadas las más prioritarias, los científicos elaboraron un plan de acción para proteger nueve de estos humedales, en concreto Ardal, Castillo, Grande, Orcera, Pedernoso, Perales, Santisteban, Siles y Fernandina, que preservarían toda la riqueza de anfibios presente en el área de estudio.

Con este trabajo, uno de los objetivos del grupo de investigación es concienciar a la sociedad de la necesidad de preservar estos ecosistemas. “Desde la Universidad de Jaén, tratamos de visibilizar los servicios ecosistémicos de abastecimiento, de regulación, como el secuestro de CO2, o culturales que ofrecen los humedales. En esta fecha conmemorativa del 2 de febrero, Día Mundial de los Humedales, lo hacemos a través de la organización de actividades que transmitan la importancia de su conservación y las posibles amenazas de alteración tanto a la comunidad universitaria como a la sociedad en general”, desarrolla Parra.

Referencia bibliográfica:

Enrique García-Muñoz et al. "Amphibian diversity as an implement for Mediterranean wetlands conservation" Journal for Nature Conservation Volume 33, September 2016, Pages 68–75

Fuente: Universidad de Jaén
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
No solo de fotosíntesis viven las cianobacterias marinas

Hasta ahora, pocos estudios demostraban que las cianobacterias marinas no obtenían solo alimento a partir de la fotosíntesis. Una revisión de estudios confirma que estos organismos también incorporan compuestos orgánicos del medio ambiente.

Alt de la imagen
Las poblaciones de tiburones y rayas logran estabilizarse a pesar de la pesca

La pesca en el Mediterráneo occidental es una de las mayores amenazas de tiburones y rayas. El seguimiento de estos peces en las dos últimas décadas demuestra que algunas poblaciones están ahora estables por los cambios que se han producido en la pesquería de arrastre y por la adaptación de ciertas especies a la sobrepesca.