Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Antes de 2011 tendremos un mapa de migraciones del atún rojo

Investigadores de la Universidad de Cádiz han iniciado un trabajo de campo en el Golfo de Vizcaya, Estrecho de Gibraltar (almadrabas andaluzas, entre otros puntos de muestreo), aguas de Baleares y granjas de la costa de Murcia para dibujar antes de 2011 un mapa de migraciones del atún rojo, una de las especies marinas más cotizadas y cuyo futuro es incierto, principalmente por la sobreexplotación. En este trabajo colaboran también expertos del Instituto Español de Oceanografía, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Trabajo de campo del grupo de investigación gaditano.

Esta cartografía tiene como origen la interpretación de los datos obtenidos mediante marcas electrónicas implantadas a ejemplares en los últimos tres años. Este sistema presenta la ventaja, frente a técnicas convencionales, que registra de forma continua y durante un período de tiempo prolongado una amplia serie de datos sobre temperatura, profundidad y localización, lo que ha proporcionado una valiosa información para diseñar un mapa de los desplazamientos individuales realizados y, de este modo, obtener un conocimiento global de la distribución espacio-temporal de las poblaciones.

Los expertos de la UCA han previsto que los mapas migratorios estacionales expliquen diferentes aspectos biológicos en función de otros resultados derivados de estudios previos de reproducción y de alimentación.

Uno de los puntos más importantes de este proyecto de excelencia, denominado Estudio de la migración reproductora de las poblaciones orientales de atún rojo atlántico, Thunnus thynnus, y dotado con más de 270.000 euros por la Consejería de Innovación, es demostrar las diferencias fisiológicas entre los cardúmenes capturados a un lado y otro del Estrecho de Gibraltar, y comparar los datos con los obtenidos en las almadrabas españolas. Para los expertos, no cabe la menor duda de que existen diferencias fisiológicas “al poder proceder éstos de áreas atlánticas distintas, habiendo estado sujetos los animales a condiciones ambientales y de alimentación dispares”.

Determinar con exactitud la fecundidad anual media de las hembras reproductoras es otro de los objetivos del grupo gaditano. “Mediante el método estereológico, se podrá estimar el número total de ovocitos de cada clase, correspondiendo la fecundidad de lote al número de ovocitos en etapa de núcleo migratorio (el máximo estado de desarrollo previo a la hidratación). Con estos datos se podrá tener una valiosa idea de la capacidad de producción anual de larvas, lo que igualmente constituye un parámetro imprescindible para los estudios de dinámica de poblaciones y de pesquerías”, asegura el investigador.

Explotación insostenible

El atún rojo atlántico, Thunnus thynnus, es un recurso natural de enorme interés económico que, hasta finales del siglo XX, ha sido explotado de forma sostenible en el Mediterráneo durante milenios. Sin embargo, en la actualidad, el atún rojo está siendo explotado hasta niveles que son claramente insostenibles, lo que constituye una seria amenaza para sus poblaciones atlánticas y mediterráneas.
Según Medina, “la recuperación en un futuro razonablemente corto de las poblaciones severamente deprimidas de atún rojo necesitará de un mayor compromiso por parte de las administraciones y de una mejor comprensión de la compleja biología de la especie”.

El esfuerzo invertido en las últimas décadas en el estudio de la biología y ecología de Thunnus thynnus se ha traducido en un mejor conocimiento de las poblaciones, sus desplazamientos y los patrones migratorios estacionales a lo largo del océano Atlántico y el mar Mediterráneo. No obstante, aún existen numerosas incógnitas referentes a las distribuciones de las poblaciones locales y las interacciones que se establecen en determinadas zonas del océano en épocas concretas.

Fuente: Andalucía Innova
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.

Las cacatúas aprenden unas de otras para abrir los cubos de basura

En entornos cada vez más urbanizados, las cacatúas australianas han desarrollado un comportamiento único para buscar comida: levantar las tapas de los contenedores. Un equipo de científicos demuestra por primera vez que esta compleja habilidad la han copiado observándose las unas a las otras.