Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Árboles incendiados, ‘christmas’ venenosos y ántrax de regalo: los accidentes navideños más locos

El número de Navidad del BMJ repasa en clave de humor las mayores calamidades de estas fechas recogidas por la literatura médica. Aunque investigaciones previas apuntan que las Pascuas no son rentables, el artículo considera que no se sopesaron factores como la “felicidad de vivir” o la “calidad de vida ligada a las fiestas”.

Una fuente de lesiones muy común en esta fecha son las caídas durante la instalación de decoraciones navideñas, tanto en interior como exterior. / Adobe Stock

Para la revista médica BMJ, la Navidad está asociada con una serie de riesgos potenciales y evitables derivados de los preparativos y celebración de estas fiestas. La publicación posee una vasta colección de informes de casos clínicos, lo que le permite recopilar algunas de las catastróficas desdichas que han surgido con motivo de las Pascuas.

El investigador Robin E. Ferner, de la Universidad de Birmingham, y Jeffrey K. Aronson, del Centro de Medicina Basada en la Evidencia de la Universidad de Oxford, indagaron en los archivos del BMJ para encontrar algunos de los casos de estudio más inverosímiles que sucedieron con motivo de las navidades.

Ahora detallan algunos de estos casos en un artículo de opinión, no revisado por pares y cuya financiación (nula) ha sido destinada a la compra de regalos. No es que los editores de la prestigiosa revista se hayan vuelto locos, sino que se trata del número de Navidad en el que tradicionalmente se publican contenidos en clave de humor.

Según describen los autores, las postales navideñas pueden ser una potencial fuente de daño físico. En 1876, se observó un caso de envenenamiento por arsénico de un joven que había pintado los christmas con pintura verde de Scheele, un pigmento altamente tóxico. Un siglo más tarde, en 1999, una mujer sufría una amputación de una punta de su dedo corazón al meter una tarjeta navideña en un buzón, cuya apertura hizo de guillotina.

El artículo no ha sido revisado por pares y su financiación (nula) ha sido dedicada a la compra de regalos navideños, declaran los investigadores

“Las ingestas involuntarias de artículos también suponen un problema añadido”, declaran los investigadores, mencionando casos de complicaciones médicas en niños y niñas ­al tragarse luces de navidad, estrellas de confeti puntiagudas y decoraciones del árbol de Navidad, entre otros.

Por la parte de los regalos, los autores del artículo han recopilado dos casos de presentes ligados a enfermedades infecciosas problemáticas. Por un lado, un hámster adquirido como obsequio navideño fue el causante de un brote de coriomeningitis linfocítica en el estado de Nueva York que afectó a 57 personas en 1975. Por otro, un bongó haitiano portaba en su membrana —hecha con piel de cabra— bacilos de ántrax.

El artículo precisa que los árboles de navidad, si no son manipulados correctamente, pueden causar un importante daño físico. Las astillas de pino, menciona, pueden penetrar en los pulmones, causando dificultades respiratorias; mientras que las ramas pueden provocar abrasiones en la córnea si se pinchan en el ojo.

En Berna (Suiza), donde existe una costumbre de encender velas en los árboles de navidad, son muy recurrentes los incendios.

Los investigadores mencionan complicaciones médicas en niños y niñas ­al tragarse luces de navidad, estrellas de confeti y decoraciones del árbol

Una fuente de lesiones muy común, reportan los investigadores, son las caídas que suceden durante la instalación de decoraciones navideñas, tanto en interior como exterior. Por ello, aconsejan no subirse a las escaleras portátiles: “Pueden caerse si se inclinan demasiado”, recuerdan.

Los excesos en los menús no solo repercuten en nuestro peso y salud, sino que también pueden desencadenar brotes puntuales de gastroenteritis y salmonela. Los investigadores también alertan de un tipo de arritmia cardiaca asociada al consumo puntual y excesivo de alcohol durante las fiestas denominado “síndrome del corazón de vacaciones”, una patología que se registra el 22 % de los casos anuales entre Nochebuena y Año Nuevo.

Por último, el artículo apunta a que muchos aprovechan las vacaciones de Navidad para realizar actividades al aire libre. En Australia, coincidiendo con el inicio del verano, hay un aumento de accidentes catastróficos de personas que realizan esquí acuático durante estas fechas.

Repensando el coste-beneficio de la Navidad

“¿Merece la pena celebrar la navidad?”. Los investigadores se preguntan si, tras recopilar todos los factores de riesgos y fatalidades comunes asociadas con estas fiestas, existe un coste-beneficio positivo.

Otro estudio de 2002 concluía que las Pascuas no presentaban un coste-beneficio favorable y que el dinero gastado en papel de regalo y oropeles podría ser mejor invertido en los sistemas públicos de salud

De hecho, un estudio de 2002 publicado por el BMJ concluía que las Pascuas no presentaban un coste-beneficio favorable. Para llegar a tal afirmación, los autores emplearon variables como datos clínicos y estimaciones económicas. Entre las conclusiones, mencionaban que el dinero gastado en papel de regalo y oropeles podría ser mejor invertido en los sistemas públicos de salud.

En esta ocasión, Ferner y Aronson cuestionan ese primer estudio, aludiendo a que no tuvieron en cuenta otros factores como “los años de vida ajustados por calidad (QALY), la alegría resultante de vivir la Navidad (JOLLY) o el peso de la felicidad (HOLLY)”.

Por todo ello, los investigadores indican que el único riesgo problemático asociado a estas fiestas son las intoxicaciones alimentarias. En conclusión, piden a la población que “se queden a salvo en sus casas, tengan extremada prudencia en los encuentros familiares en pandemia y disfruten de una feliz Navidad”.

Referencia:

Ferner Robin E, Aronson Jeffrey K. “Harms and the Xmas factor” BMJ (2020).

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Los medios de comunicación han embellecido la imagen del coronavirus

Las ilustraciones a color y en 3D del SARS-CoV-2 utilizadas por los medios se perciben como bellas, pero no realistas, ni científicas ni didácticas, al contrario que las que son en blanco y negro, que además hacen percibir al virus como más contagioso. Así lo recoge una encuesta realizada por investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona y el Instituto RTVE.

 

Análisis
Ya tenemos a más del 70 % de la población total vacunada: ahora, a por la inmunidad de grupo

Cumplido el objetivo de que las vacunas lleguen a una parte enorme de nuestra población, debemos aportar evidencias científicas y acciones para que todas las personas tengan acceso a la inmunización. Encontraremos la inmunidad de grupo vacunando y monitorizando los contagios ahora más que nunca.