Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Así controla la planta de la patata la formación de ramas y estolones

Las plantas tienen diferentes mecanismos para adaptarse al ambiente donde viven. Un grupo de científicos del Centro Nacional de Biotecnología ha descubierto cómo las especies del género Solanum modulan el crecimiento de nuevas ramificaciones en función de la presencia o ausencia de luz y de hormonas vegetales. Los responsables son dos productos diferentes del gen BRANCHED1a.

Plantas con la expresión de BRC1a modificada para producir más o menos ramificaciones. / Pilar Cubas (CNB-CSIC)

El gen BRC1a ha evolucionado de forma que su RNA mensajero codifica dos proteínas con funciones opuestas

Investigadores del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) revelan cómo la planta de la patata, el tomate o la berenjena se adaptan a las características ambientales formando más o menos ramificaciones en sus tallos.

El estudio, publicado en la revista Current Biology, indica que los responsables son dos productos diferentes del gen BRC1a que aparecieron evolutivamente hace unos 19 millones de años.

Según explica Pilar Cubas, científica del departamento de Genética Molecular de Plantas del CNB y una de las autoras del estudio, el gen BRC1a ha evolucionado de forma que su RNA mensajero codifica dos proteínas con funciones opuestas.

“La variante BRC1aL inhibe la formación de nuevas ramificaciones, mientras BRC1aS se une y secuestra a la anterior para impedir que entre al núcleo de la célula a hacer su trabajo”, explica la investigadora.

Este cambio de una sola base en el ADN ha permitido que el género Solanum se adapte mejor y más rápido a los cambios

Una ventaja de la que carecen los pimientos

En presencia de luz, la planta produce más BRC1aS para facilitar la formación de ramas, mientras que en la oscuridad prevalece la forma BRC1aL y se impide el crecimiento de nuevas ramificaciones. Fitohormonas como la auxina o la presencia de otras plantas, que compiten por la captura de luz roja necesaria para la fotosíntesis, también modifican la proporción de una y otra variante y, por tanto, la aparición de nuevas ramas.

“Los cambios ambientales modulan la proporción de estas dos proteínas. En el caso de la patata, esta proporción controla el número de ramas y de estolones –ramas subterráneas que dan lugar a los tubérculos–. Esto les permite adaptarse mejor al ambiente”, apunta Cubas.

Este es un mecanismo que apareció por un pequeño cambio en el ADN de la familia de las Solanáceas hace 19 millones de años, después de que se separaran evolutivamente el género Capsicum (pimiento) y el Solanum, al que pertenecen el tomate, la patata y la berenjena.

Este cambio de una sola base en el ADN ha permitido que el género Solanum se adapte mejor y más rápido a los cambios. “Es una ventaja evolutiva que les ha facilitado mayor éxito en ambientes con condiciones fluctuantes”, concluye la autora.

Referencia bibliográfica:

Nicolas et al. "A Recently Evolved Alternative Splice Site in the BRANCHED1a Gene Controls Potato Plant Architecture" Current Biology (2015) http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2015.05.053

Fuente: CNB-CSIC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Descubren cómo se forman los estigmas de las flores

Un grupo de investigadoras del Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha descubierto el mecanismo genético por el cual se forma este órgano, esencial para el éxito reproductivo de las plantas con flores. El hallazgo podría favorecer el proceso de fertilización en cultivos, paliando la creciente falta de polinizadores naturales.

La producción de alimentos genera un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

Un equipo internacional de científicos ha estimado en 17.318 millones de toneladas métricas de CO2 las emisiones anuales de todo el sector alimentario. La carne de vacuno, seguida de la leche de vaca y la carne de cerdo, son los alimentos de origen animal que más contribuyen.