Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Reconstruyen los colores de un psittacosaurio

Así se camuflaba en el bosque un pequeño dinosaurio ‘loro’

La reconstrucción más precisa de un dinosaurio picudo ha permitido averiguar qué colores pintaban su pequeño cuerpo y deducir por primera vez cómo era su hábitat. El animal, que vivió hace más de 99 millones de años en China, se ocultaba de los depredadores gracias a un patrón de manchas claras y oscuras que lo hacían parecer plano en medio de la densa vegetación.

Reconstrucción del Psittacosaurio que vivía en bosques con vegetación densa. / Jakob Vinther et al.

El color de los dinosaurios siempre ha sido un tema controvertido porque por lo general solo se preservan sus huesos. Pero recientemente un equipo de científicos ha hallado melanina fosilizada –un pigmento que da el color a la piel y las plumas de los pájaros– en restos fósiles de mamíferos de millones de años de antigüedad, lo que ha permitido concretar el color del animal.

Hasta ahora solo habían sido capaces de definir el color de algunos dinosaurios con plumas: uno se parecía a un pollo con lentejuelas y el otro era iridiscente

“Los pigmentos se encuentran en los residuos orgánicos de los fósiles de plumas o piel preservada de dinosaurios, pero hasta ahora solo hemos sido capaces de identificar el color de algunos dinosaurios con plumas: uno se parecía a un pollo cubierto de lentejuelas y el otro era iridiscente”, concreta a Sinc Jakob Vinther, de la Universidad de Bristol (Reino Unido), y autor principal del estudio que publica ahora la revista Current Biology.

El trabajo se centra en el psittacosaurio –que significa lagarto-loro por su curioso pico– y que, según los resultados, parecía un dinosaurio desnudo: era claro en su parte inferior y oscuro en la superior, unas características idóneas para camuflarse en su entorno. Este patrón, conocido como contracoloración, es una forma común de camuflaje en los animales modernos, por lo que los científicos han deducido que el dinosaurio vivió en un entorno con luz difusa, como un bosque.

Para confirmar estas conclusiones, el equipo llevó a cabo la reconstrucción más precisa de un dinosaurio en un modelo 3D a tamaño real con sus colores verdaderos, obtenidos a partir de estructuras microscópicas llamadas melanosomas –orgánulos que contienen los pigmentos de melanina– y que se creía que eran bacterias fosilizadas.

video_iframe

“Si tienen la forma de una salchicha dan el color negro, mientras que si son pequeñas y redondeadas dan el color marrón. Estos últimos son los que nos encontramos en este fósil”, recalca Vinther, que también indica el hallazgo de patrones de hermosos colores en los huesos.

Un modelo 3D que da pistas sobre el entorno

Gracias a la reconstrucción, los investigadores pudieron observar cómo cambiaban los patrones de sombra en función de la luz del entorno y a lo largo del cuerpo de este pequeño dinosaurio con cuernos en la cabeza y pinchos en la cola que vivió hace más de 99 millones de años en China.

Las luces y sombras del cuerpo coincidían con la iluminación del medio en el que vivía para pasar desapercibido

Al comparar el efecto de la contracoloración producida por los colores del animal con la de un modelo de color gris uniforme, los científicos certifican que este tipo de camuflaje encajaría con un entorno boscoso de densa vegetación. “Las luces y sombras del cuerpo evolucionaron hasta coincidir con la iluminación del medio en el que vivía para pasar desapercibido. Así ocurre en la actualidad con ciertos animales”, explica el científico británico.

Según el trabajo, el animal parecía plano para el ojo del que miraba. De esta manera, el contrasombreado permitió a Psittacosaurus protegerse de predadores que usaban los patrones de sombra sobre un objeto para determinar su forma, tal y como hacemos los humanos.

Otras especies de dinosaurios ‘pico’ halladas en Mongolia pudieron habitar un entorno parecido a una sabana con mucha menos vegetación. En este caso, los investigadores predicen que tuvieron otros patrones de camuflaje. Al estudiarlo entenderán cómo perciben el ambiente los predadores.

Referencia bibliográfica:

Vinther et al. "3D Camouflage in an Ornithischian Dinosaur" Current Biology 26(18) septiembre de 2015

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las praderas marinas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos vertidos al océano

Un estudio liderado por expertos de la Universidad de Barcelona revela que las praderas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos del medio marino. Este mecanismo natural podría llegar a atrapar cada año cerca de 867 millones de estos compuestos en áreas costeras.

La fusión de los grandes icebergs es un paso clave en la evolución de las épocas glaciares

Un nuevo estudio, en el que participa el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, afirma haber encontrado una nueva conexión para explicar el comienzo de las edades glaciares en la Tierra.