Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Así se formaron los anillos de un cráter de la Luna

En la Luna se localiza la cuenca Oriental, apenas visible desde la Tierra, una de los más jóvenes y mejor conservadas de todo el sistema solar. Se formó hace 3.800 millones de años tras el impacto de un objeto de 64 km de diámetro. Los movimientos geológicos posteriores han borrado el cráter inicial y han creado tres anillos, según se ha comprobado ahora con los datos de la misión GRAIL.

Relieve sombreado de la cuenca Oriental de la Luna y anomalías gravitatorias detectadas por la misión GRAIL. Las zonas donde la gravedad es más fuerte (hay más masa respecto a un valor de referencia) se han coloreado de rojo, y donde es más débil (menos masa) en azul. / Ernest Wright, NASA/GSFC Scientific Visualization Studio

En el extremo sudoeste de la cara visible de la Luna se encuentra Oriental, la cuenca de impacto más ‘joven’ (con alrededor de 3.800 millones de años), y por tanto la menos alterada, de nuestro satélite; además de ser la más grande, con un diámetro de 930 km.

Con la ayuda del tándem de naves del antiguo Laboratorio Interior y de Recuperación de Gravedad (GRAIL, por su siglas en inglés), que cartografió el campo gravitatorio de la Luna para conocer su estructura interior, dos equipos de científicos explican ahora la historia geológica de la cuenca Oriental. Sus estudios se publican en la revista Science, a los que dedica su portada de esta semana.

El primer cráter tuvo entre 320 y 460 km, pero ahora el diámetro de la cuenca alcanza los 930 km con sus anillos

El primer trabajo lo lidera la investigadora Maria Zuber desde el Instituto Tecnologíco de Massachusetts (MIT, en EE UU), quien ha descubierto que tras el impacto de un gran objeto se produjo un cráter transitorio, con un diámetro de entre 320 y 460 km. Este no coincide con ninguno de los tres anillos visibles hoy en día en Oriental porque quedó oculto tras una relajación posterior del terreno.

Los autores consideran que durante la formación del cráter “se removió y redistribuyó al menos 3,4 x 106 km3 de material”, y alrededor de un tercio se depositó en la periferia de la cuenca de impacto, engrosando esa zona de la corteza lunar. La presencia de fallas explicaría la formación de los dos anillos exteriores, que se adentran hacia el manto.

El otro estudio lo dirige Brandon Johnson, también del MIT y de la Universidad Brown, cuyo equipo ha utilizado los datos de GRAIL para construir un modelo computacional de cómo se pudo formar la cuenca Oriental. Sus simulaciones indican que su origen está en un cuerpo de 64 km de diámetro, que impactó a 15 km/s sobre la superficie lunar.

Cráter con hasta 180 km de profundidad

El choque produjo un cráter en forma de bol con una profundidad máxima de 180 km, pero que era inestable y colapsó, según los investigadores. Después las fracturas en la roca facilitaron que el material más caliente y ligero fluyera, dando origen a los dos anillos exteriores después de que el material expulsado por el impacto se asentara.

Las simulaciones indican que, tres horas después del choque, el centro de la cuenca yacía a una profundidad aproximada de uno siete kilómetros más que la actual. Su centro ha ascendido gradualmente en respuesta a las presiones posteriores que se produjeron en las rocas.

El anillo más interno se formó por un proceso diferente. En impactos más pequeños, el rebote de la corteza puede formar un pico central de material, pero en el caso de Oriental este era demasiado grande. Con el paso del tiempo se desplazó hacia el exterior y se fue amontonando en forma circular formando este anillo interno.

"Las grandes impactos como el que formó Oriental fueron los impulsores más importantes de los cambios en las cortezas planetarias del sistema solar temprano", destaca Johnson, que concluye: "Gracias a los asombrosos datos facilitados por GRAIL comprendemos mejor cómo se forman estas cuencas, y podemos aplicar ese conocimiento a las de otros planetas y lunas".

Referencia bibliográfica:

M.T. Zuber et al.: "Gravity field of the Orientale basin from the Gravity Recovery and Interior Laboratory Mission". B.C. Johnson et al.: “Formation of the Orientale lunar multiring basin". Science, 27 de octubre de 2016.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Sara Seager, profesora de Física y Ciencia Planetaria en el MIT
“Me gustaría dirigir una misión ‘starshade’ para encontrar un gemelo de la Tierra”

Esta astrofísica del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE UU) está empeñada en observar un planeta extrasolar parecido al nuestro y, para poderlo ver, su sueño es desplegar un enorme ‘girasol’ en el espacio que oculte la cegadora luz de su estrella anfitriona. Es una de las aventuras en las que está embarcada y que cuenta en su último libro, Las luces más diminutas del universo, una historia de amor, dolor y exoplanetas.

Muerte de una estrella masiva con el más breve destello de rayos gamma

El telescopio espacial Fermi de la NASA detectó el año pasado un pulso de radiación de alta energía que, con una duración de tan solo un segundo, batió un récord: fue la explosión de rayos gamma más corta jamás vista al morir una estrella masiva. Ahora un equipo internacional, con participación del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC), analiza el descubrimiento.