Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Política científica

Cada vez más científicos comparten sus resultados antes de publicarlos

Una encuesta realizada a 7.103 investigadores de EE UU y varios países europeos indica que el 67,2% comparte las conclusiones de sus estudios antes de difundirlas en revistas. Los más proclives a la divulgación previa son los investigadores sociales y los matemáticos. Las principales razones para hacerlo son obtener comentarios y atraer colaboraciones.

Las ventajas de comprartir los resultados de las investigaciones priman sobre los riesgos, como la competencia y la exclusividad. / Fotolia

Investigadores del Laboratory for Innovation Science, en Harvard (Cambridge, EE UU) han liderado un estudio que desvela algunas de las razones tras la creciente tendencia de los científicos a dar a conocer los últimos resultados de sus investigaciones antes de publicarlos.

La razón mayoritaria para la divulgación previa es recibir comentarios sobre su trabajo

Según destaca el trabajo que aparece en la revista Science Advances esta semana, “la divulgación abierta permite a los investigadores estar al día del trabajo de los demás y minimiza la duplicación de esfuerzos. Además, facilita la colaboración, el feedback, la verificación y ayuda al progreso científico”. Estas ventajas, dicen los autores, parece que priman sobre los riesgos referidos a competencia y exclusividad.

Así lo demuestran las conclusiones de una encuesta llevada a cabo entre 7.103 científicos en activo de EE UU, Alemania y Suiza en los campos de ciencias biológicas, agricultura, física, matemáticas, ciencias sociales, ingeniería, ciencias computacionales, medicina básica y medicina clínica.

Un 67,2% de estos investigadores –que publicaron un total de 136.815 artículos entre 2010 y 2014, y recibieron 1,2 millones de citas en 2017– declaró que compartía sus resultados, en web, preprints y conferencias, antes de su aparición en revistas científicas.

Los investigadores sociales y los matemáticos son los que más comparten, y los que menos, los ingenieros y los científicos computacionales

Según el estudio, la razón mayoritaria tras esta decisión es recibir comentarios sobre su trabajo. Los más propensos a la divulgación previa son los investigadores sociales y los matemáticos; los que menos, los ingenieros y los científicos computacionales.

Atraer colaboraciones

Los autores resaltan que en campos como las matemáticas los investigadores presentan con frecuencia sus trabajos antes de su publicación para atraer competidores y colaboradores a su área, pero no al problema específico en el que están trabajando.

También comentan que es necesario un estudio más en profundidad de las ventajas de compartir los resultados de la investigación. “Por ejemplo, recientes experimentos de campo en biología computacional han demostrado beneficios significativos de la divulgación de resultados intermedios para posteriores reutilización por otros”, señalan.

Referencia bibliográfica:

Jerry G. Thursby et al. “Prepublication disclosure of scientific results: Norms, competition, and commercial orientation”. Science Advances (mayo, 2018).

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Europa financiará con hasta 35 millones de euros a 14 investigadores en España

El Consejo Europeo de Investigación ha seleccionado un total de 14 proyectos científicos que se realizarán en centros de españoles. Las ayudas Advanced Grant ofrecen una financiación por investigador de hasta 2,5 millones de euros durante cinco años.

Alt de la imagen
El Gobierno aprueba casi 30 millones para la investigación frente al COVID-19

El Instituto de Salud Carlos III recibirá 25,2 millones de euros y el Centro Nacional de Biotecnología del CSIC obtendrá 4,5 millones para estudiar el nuevo coronavirus y trabajar en el desarrollo de vacunas.