Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Catalogan el 85% de los genes de uno de los cromosomas del trigo

Debido al gran tamaño del genoma del trigo, en su secuenciación participan más de 28 países. Una investigadora del Instituto de Agricultura Sostenible del CSIC ha aislado el cromosoma 4A para revelar su contenido génico.

trigo
Catalogan el 85% de los genes de uno de los cromosomas del trigo. Foto: Martius

Debido al gran tamaño del genoma del trigo, en su secuenciación participan más de 28 países. Una investigadora del Instituto de Agricultura Sostenible del CSIC ha aislado el cromosoma 4A para revelar su contenido génico.

Una investigación liderada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha elaborado un mapa con el 85% de los genes de uno de los 21 cromosomas del trigo harinero (Triticum aestivum), el 4A.

"Su cantidad de ADN es unas seis veces mayor que la del ser humano y solo el cromosoma 4A duplica en tamaño al genoma del arroz”

En el trabajo, publicado en The Plant Journal, se han separado cada uno de los brazos cromosómicos del 4A del resto de cromosomas del genoma. Se evita así el problema de la triplicación génica que sufre la especie a causa de su origen basado en la combinación de los genomas de tres especies diferentes emparentadas entre sí: A, B y D.

Con sus 17.000 millones de pares de bases, el genoma del trigo es uno de los más grandes y complejos de las plantas cultivadas. “Su cantidad de ADN es unas seis veces mayor que la del ser humano y solo el cromosoma 4A duplica en tamaño al genoma del arroz”, explica la investigadora del CSIC en el Instituto de Agricultura Sostenible y responsable del trabajo, Pilar Hernández.

El aislamiento llevado a cabo de los brazos largo y corto del cromosoma 4A ha reducido el tamaño a secuenciar a dos fracciones de 537 millones de pares de bases y 317 millones de pares de bases para cada brazo respectivamente. La investigadora asegura: “Hemos construido un catálogo ordenado con más del 85% de los genes del cromosoma 4A”.

El logro supone un pequeño avance, según Hernández, ya que “aún se necesita un esfuerzo integrado a nivel mundial para conseguir descifrar este genoma”. A través de su secuenciación, la investigadora espera que se generen “herramientas para desarrollar variedades adaptadas a la agricultura sostenible y capaces de hacer frente a la creciente demanda alimentaria que se prevé como consecuencia del aumento de la población mundial”.

Debido al gran tamaño del genoma del trigo, su secuenciación está siendo llevada a cabo a través de un programa internacional en el que participan más de 28 países. “Dentro de cada proyecto existen subproyectos para cada uno de sus 21 cromosomas, normalmente cada país se hace cargo un cromosoma”, explica Hernández.

El trabajo, en el que han participado investigadores de las universidades de Alcalá de Henares, Córdoba y Málaga, del Institute of Experimental Botany (República Checa) y del Munich Information Center for Protein Sequences (Alemania), ha sido cofinanciado por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

Referencia bibliográfica:

Pilar Hernandez, Mihaela Martis, Gabriel Dorado, Matthias Pfeifer, Sergio Gálvez, Sebastian Schaaf, Nicolás Jouve, Hana Šimková, Miroslav Valárik, Jaroslav Doležel, Klaus F.X. Mayer. Next generation sequencing and syntenic integration of flow‐sorted arms of wheat chromosome 4A exposes the chromosome structure and gene content. The Plant Journal.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La producción de alimentos genera un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

Un equipo internacional de científicos ha estimado en 17.318 millones de toneladas métricas de CO2 las emisiones anuales de todo el sector alimentario. La carne de vacuno, seguida de la leche de vaca y la carne de cerdo, son los alimentos de origen animal que más contribuyen.

Cómo contaminar menos enseñando a las vacas a ir al baño

El amoníaco generado por las heces y orina de las vacas se filtra en el suelo de las granjas, y puede contaminar tanto la tierra como los cursos de agua locales, además de convertirse en un potencial agente de efecto invernadero. Para reducir las emisiones de este gas, un equipo ha diseñado un método para entrenar a estos rumiantes a hacer sus necesidades en los lugares designados.