Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Según un trabajo publicado hoy en 'Nature Geoscience'

Cerca del 50% del fósforo que se emite a la atmósfera proviene de la actividad humana

Un equipo internacional de investigadores ha realizado el balance más realista hecho hasta el momento del fósforo atmosférico en el planeta. Durante décadas se había pensado que la actividad humana sólo aportaba un 5% del fósforo que circula por la atmósfera. Sin embargo, el nuevo estudio revela que prácticamente el 50% del fósforo de la atmósfera tiene un origen antropogénico. China está a la cabeza con un 43% de esa emisión.

Clasificando carbón en una mina de Jin Hua Gong en China. / Lhoon (CC BY-SA 2.0)

El fósforo es un nutriente esencial para la vida y juega, además, un papel fundamental en la agricultura y en la seguridad alimentaria mundial. El fósforo se encuentra en reservorios minerales y en los seres vivos, pero también, a pesar de ser mucho menos conocido, circula por la atmósfera.

Hasta antes de la era industrial, el fósforo se emitía a la atmósfera de forma natural, gracias a las explosiones volcánicas, a la emisión de aerosoles biogénicos, al transporte de polvo continental y de sal marina, y a los incendios forestales.

Hasta antes de la era industrial, el fósforo se emitía a la atmósfera de forma natural, gracias a las explosiones volcánicas, entre otros

Sin embargo, un estudio, publicado hoy en Nature Geoscience, revela qué impacto ha tenido y tiene la actividad humana sobre el ciclo del fósforo en la atmósfera. Investigadores del proyecto ERC Synergy Grant IMBALANCE - P, liderado por el CREAF, ponen en evidencia que cerca del 50% del fósforo que en la actualidad se emite a la atmósfera proviene de la actividad humana, básicamente de la quema de carbón y biomasa, cuando hasta ahora se pensaba que sólo representaba el 5%.

Según los resultados, la cantidad total de fósforo emitido a la atmósfera se ha incrementado un 30% en los últimos 50 años como consecuencia de haberse doblado las emisiones producidas por los seres humanos. Actualmente, el 43% del fósforo antropogénico emitido a la atmósfera proviene de China, mientras que las emisiones por parte de Europa han ido disminuyendo año tras año.

Para realizar el estudio, los investigadores hicieron un inventario de las fuentes naturales y antrópicas de 222 países y territorios entre 1960 y 2007. Se tuvieron en cuenta muestras de carbón proveniente de 13 países diferentes y muestras de la biomasa de las 12 especies de árboles y de los 9 cultivos más utilizados como combustibles.

El fósforo ayuda a almacenar CO2 a la atmósfera

El fósforo es un nutriente limitante para el crecimiento de las plantas. Si hay mucho fósforo el suelo es fértil, las plantas crecen, fijan más CO2 de la atmósfera y disminuye el efecto invernadero que provoca este gas.

Hay muchos más ecosistemas que se están fertilizando gracias al fósforo atmosférico

"Los resultados de este estudio muestran que el ciclo del fósforo está fuertemente perturbado, más de lo que pensábamos. Esto abre la posibilidad de que haya muchos más ecosistemas que se están fertilizando gracias al fósforo atmosférico que se deposita en el mar y sobre todo en el suelo, especialmente bosques tropicales y subtropicales de Asia y de África. Si estos ecosistemas se fertilizan y potencian su capacidad de crecimiento y de almacenamiento de carbono, significa que el fósforo atmosférico está modificando más el ciclo del carbono que lo que se había estimado hasta ahora", comenta Josep Peñuelas, profesor del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que investiga en el CREAF y uno de los autores del estudio.

En Europa o en el norte de América, donde el ritmo de combustión de carbón y de biomasa se ha frenado en los últimos años, ocurre lo contrario. "Aunque no debemos olvidar que esta bajada en el uso del carbón ha mejorado mucho la calidad del aire que respiramos, las tasas de emisión de fósforo también han disminuido y nuestro suelo ha dejado de recibir la cantidad de fósforo que recibía en el pasado", señala Peñuelas. El crecimiento de nuestros bosques, por tanto, podría frenarse por esta causa.

"Las políticas dirigidas a reducir las emisiones de aerosoles que provienen del uso de combustibles fósiles representan una clara opción win-win para mejorar la calidad del aire, a la vez que se reduce el calentamiento producido por el mismo CO2 que desprende la combustión", apunta el investigador. Sin embargo, este estudio sugiere que "también debemos tener en cuenta el fósforo que dejamos de emitir cuando evaluamos la capacidad de almacenar CO2 de nuestros ecosistemas terrestres y marinos", concluye.

Referencia bibliográfica:

Rong Wang et al. "Significant contribution of combustion-related emissions to the atmospheric phosphorus budget" Nature GeoScience 15 de diciembre de 2014 DOI:10.1038/NGEO2324

Fuente: CREAF
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.