Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Cocodrilos de enormes dientes vivieron en Cuenca hace 66 millones de años

El nuevo cocodrilo descubierto en el yacimiento conquense de Lo Hueco tiene unos dientes desproporcionadamente grandes, los mayores que se conocen en grupos cercanos de estos reptiles. Esta nueva especie extinta del Cretácico constituye el pariente más cercano del grupo formado por todos los cocodrilos actuales.

Reconstrucción del aspecto en vida de Lohuecosuchus megadontos. / Javi Godoy

Lohuecosuchus megadontos –cuyo nombre deriva del enorme tamaño de sus dientes– compartía muchas características con los cocodrilos actuales: eran potentes nadadores con capacidad para caminar fuera del agua, tenía hábitos anfibios, y su cuerpo estaba cubierto por una potente armadura dérmica compuesta por varias filas de huesos integrados en la piel.

El nuevo cocodrilo forma parte de un grupo extinto que habitó Europa durante el Cretácico

A pesar de estas similitudes, esta nueva especie extinta presenta un cráneo con rasgos distintos: en su parte externa surge un surco que lo recorre desde el oído hasta el lado posterior. Pero, lo que sin duda destaca, es el tamaño de sus dientes. Así lo revela una investigación publicada en la revista PLoS One y liderada por el grupo de Biología Evolutiva de la Universidad de Educación a Distancia (UNED).

“Los dientes desproporcionadamente grandes hacen que su maxilar se proyecte lateralmente y hacia debajo de una forma muy característica”, explica a Sinc Francisco Ortega, uno de los autores del trabajo e investigador en la UNED, quien añade que por cuestión de espacio tenía menos piezas dentales.

Según los científicos, el nuevo cocodrilo, descubierto en el yacimiento de Lo Hueco (Cuenca), forma parte de un grupo extinto –alodaposúquidos– que habitó Europa durante el Cretácico (hace más de 66 millones de años) y es el pariente más cercano de los cocodrilos representados en la actualidad en todo el planeta. Pero estos constituyen una muestra mínima de la diversidad y dispersión que mostró el linaje de estos reptiles durante el Mesozoico.

El grupo más abundante de Europa

El linaje de los cocodrilos se remonta a hace 230 millones de años y “está plagado de grupos que no se parecen a los cocodrilos actuales”, detalla a Sinc Iván Narváez, primer autor del trabajo e investigador en la UNED. De hecho, se considera que el antecesor común de todos ellos convivió con los dinosaurios en algún momento del Mesozoico.

Lohuecosuchus pudo habitar en Iberoarmórica, una isla que agrupa buena parte del sur de Francia y la mitad norte de la península ibérica

El grupo de parientes morfológicamente más cercano al que forman los cocodrilos actuales habitó Europa durante el Cretácico y fue muy abundante en la última parte de esta era. Sin embargo, existían muy pocos fósiles que confirmaran la diversidad del grupo.

El hallazgo de más de una decena de cráneos completos de cocodrilos en Lo Hueco –que en esa época era un humedal costero– permite recomponer la historia de este nuevo grupo, como uno exclusivo del Cretácico superior de Europa.

Hasta ahora, muchos de los cocodrilos del Cretácico superior de Europa occidental se habían relacionado con un género de cocodrilo que habitó Rumania a finales del Cretácico denominado Allodaposuchus. Estos presentan una relación cercana con Lohuecosuchus megadontos.

Cráneo de Lohuecosuchus megadontos en vista lateral. / Narváez et al

“Son formas emparentadas y ambas pertenecen a los alodaposuquidos”, declara Ortega. Pero hasta ahora todos los restos de Europa occidental (Francia y España) que parecían ser cocodrilos modernos primitivos se habían considera como Allodaposuchus.

“El estudio de los cráneos de Lo Hueco nos muestra que muchos de los cocodrilos del oeste de Europa presentan caracteres que permiten diferenciarlos de Allodaposuchus”, indica Narváez.

Según los científicos, esto tiene más sentido si recordamos que Europa fue un archipiélago durante gran parte de esta era. “En este contexto, Allodaposuchus pudo ser un habitante de las islas del este del archipiélago, mientras que Lohuecosuchus pudo habitar en Iberoarmórica, una isla que agrupa buena parte del sur de Francia y la mitad norte de la península ibérica”, recalcan los científicos españoles. Además, proponen que Lohuecosuchus también estuviera presente en yacimientos del sur de Francia con la descripción de la nueva especie Lohuecosuchus mechinorum en la localidad francesa de Fox-Amphoux.

Fuera de las marismas donde habitaba Lohuecosuchus, el terreno estaba ocupado por dinosaurios saurópodos del grupo de los titanosaurios, por dinosaurios herbívoros ornitópodos y por carnívoros cercanos a los conocido velocirraptores, “de los que se han recogido también abundantes restos”, concluye Narváez.

Referencia bibliográfica:

Narváez, I.; Brochu, C.A.; Escaso, F.; Pérez-García, A.; Ortega, F. “New Crocodyliforms from Southwestern Europe and Definition of a Diverse Clade of European Late Cretaceous Basal Eusuchians”. PLoS ONE http://dx.plos.org/10.1371/journal.pone.0140679

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La coraza de este escarabajo inspira el diseño de nuevas estructuras aeronáuticas

El escarabajo diabólico acorazado, Phloeodes diabolicus, puede resistir más golpes, aplastamientos y perforaciones que el exoesqueleto de cualquier otra especie de coleóptero. Un grupo de científicos ha estudiado su armadura con el objetivo de mejorar el diseño de estructuras de ingeniería.

Alt de la imagen
El análisis de redes complejas de ADN revela un nuevo pariente unicelular de los animales

Un equipo de científicos, liderado por españoles, ha analizado las similitudes entre secuencias cortas de ADN en más de mil muestras de agua del océano. Los resultados han permitido identificar un grupo desconocido de organismos estrechamente relacionados con los coanoflagelados, considerados los parientes vivos unicelulares más cercanos de los animales.