Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Comer más veces al día se relaciona con un menor índice de masa corporal

Un estudio de la Universidad de Barcelona muestra cómo un mayor número de comidas diarias se asocia con un menor índice de masa corporal y un mejor funcionamiento del reloj circadiano.

La frecuencia de las comidas podría tener un papel importante como sincronizador de nuestro reloj interno. / Pixabay

Realizar de cinco a seis comidas diarias de forma regular se relaciona con un menor índice de masa corporal (IMC). Así afirma un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, que demuestra también que una mayor frecuencia de las comidas se relaciona con un mejor funcionamiento del reloj circadiano.

Según las directoras del trabajo, Trinitat Cambras, catedrática de Fisiología, y María Izquierdo, catedrática de Nutrición y Bromatología, ambas de la Universidad de Barcelona (UB), este podría tenerse en cuenta en las recomendaciones nutricionales, tanto para la prevención de la obesidad como de las alteraciones del sistema circadiano.

No solo el horario de las comidas, sino también su frecuencia y regularidad, influyen en el funcionamiento de nuestro reloj interno

En los últimos años se ha demostrado que la hora de la comida es un sincronizador importante para nuestro reloj interno. Un sincronizador es una variable externa que es rítmica y que tiene la capacidad de indicar la hora a dicho reloj. Así, los tiempos de las comidas modifican el horario molecular de distintos tejidos, indicando si es de día o de noche.

“De esta forma, el hígado, el páncreas e incluso el tejido adiposo se preparan para gestionar los nutrientes de la dieta durante el día, lo cual ayudará a mantener el equilibrio de energía y nutrientes en el cuerpo”, explica María Fernanda Zerón, primera autora de la investigación.

El nuevo trabajo amplía resultados previos. Así, no solo el horario de las comidas, sino también su frecuencia y regularidad influyen en el funcionamiento de nuestro reloj interno y, por tanto, en la salud de las personas. Para llegar a este resultado, los investigadores analizaron la dieta, los horarios de sueño y comidas, la temperatura corporal y el IMC de 260 personas de entre veinte y treinta años.

Los resultados muestran que cuanto mayor es la frecuencia de las comidas, menor es el índice de masa corporal. Sin embargo, eso no significa que se deba comer a cada rato. “Los resultados señalan que esas cinco o seis comidas al día deberían hacerse cada tres o cuatro horas y dentro de un intervalo de tiempo diurno menor de catorce horas”, apunta Trinitat Cambras. 

Frecuencia de las comidas y salud del reloj circadiano

Los investigadores también han observado que a medida que aumenta la frecuencia de comidas por día, el consumo de calorías durante la noche es menor. “Tanto cenar tarde o demasiado como saltarse el desayuno se han relacionado con el aumento de la prevalencia de enfermedades metabólicas como obesidad y diabetes tipo 2. A medida que se acerca la noche, nuestro cuerpo se prepara para dormir y no comer, o sea, para ayunar”, destaca María Izquierdo.

A medida que aumenta la frecuencia de comidas por día, el consumo de calorías durante la noche es menor

Además, el estudio analiza la relación entre la frecuencia de las comidas y la salud del reloj interno. Para ello, se tomó como referencia el patrón diario de temperatura periférica, un marcador del ritmo del reloj circadiano. De esta forma, el patrón diario de temperatura periférica era más robusto en aquellos individuos que hacían de cinco a seis comidas al día. Ello significa un mayor contraste de temperatura entre el día y la noche, lo que indica un ritmo circadiano más pronunciado, es decir, más saludable. 

Además, el hecho de hacer de cinco a seis comidas diarias se asoció con una ligera subida de temperatura al mediodía, lo cual es también una característica del ritmo circadiano en estado de salud. “Todo esto sugiere que la frecuencia de las comidas también podría tener un papel importante como sincronizador de nuestro reloj interno. Sin embargo, aún hacen falta más estudios para confirmar estos hallazgos”, concluye Izquierdo.

 

Referencia:

Zerón-Rugerio, M. F.; Díez-Noguera, A.; Izquierdo-Pulido, M., y Cambras, T. ‘Higher eating frequency is associated with lower adiposity and robust circadian rhythms: a cross-sectional study’. American Journal of Clinical Nutrition, octubre de 2020, 23:nqaa282. Doi: 10.1093/ajcn/nqaa282

Fuente:
UB
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
ANÁLISIS
Vacunación contra la covid-19: convencer, mejor que obligar
Itziar de Lecuona y Fernando García López

Con la inmunización voluntaria se armoniza el respeto a las personas con el logro del bien común sin tener que recurrir a la obligatoriedad para preservar la salud de la población.

Estas son algunas de las profesiones asociadas con un consumo excesivo de alcohol

Los datos aportados por más de 100.000 británicos durante cuatro años han permitido encontrar pruebas de que los profesionales de determinados oficios son más proclives a convertirse en bebedores habituales. Entre ellos están los trabajadores del ocio nocturno y de la limpieza industrial, profesores de autoescuela, escayolistas y altas directivas.