Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Comienzan las pruebas en el gasificador de biomasa que desarrolla la Ciuden

La planta de gasificación de biomasa de carácter experimental y de demostración a escala industrial que se construye en Cubillos del Sil (León), en el marco del programa de captura de CO2 de la Fundación Ciudad de la Energía está lista para empezar las pruebas. El coordinador del Programa de Aplicaciones Energéticas de la Ciuden, Alejando Guerrero, informó que las primeras pruebas de ingeniería comienzan este otoño.

Gasificador de la planta experimental de captura de CO2 de Cubillos del Sil. Foto: Alejandro Guerrero./DICYT

El principal objetivo de esta instalación, que ocupa un imponente espacio de 100 metros cuadrados en la planta de captura experimental situada en El Bierzo, es la obtención “sostenible e innovadora de un gas a partir de la biomasa que sea apto para aplicaciones como la generación eléctrica, la oxigasificación y la fabricación de combustibles líquidos”, expone Guerrero. La capacidad de potencia del gasificador es de 3 megavatios térmicos, similar al de una instalación melliza que la empresa Inerco, coparticipante en el proyecto, posee en Sevilla. “Aquí se quiere dar un salto cualitativo”, expresa Guerrero.

El proceso para generar energía escogido es de gasificación, “en el que la fuente de combustión se caracteriza por la carencia de oxígeno”. De esta manera, la cantidad de materia que queda sin aprovechar es muy poca, del orden del 5%, el resto se descompone. La biomasa termina convertida en gas, “un combustible más limpio, sin cenizas, con un trasporte más sencillo y en el que existen quemadores ya desarrollados”.

La pretensión final no es solo el empleo de biomasa, sino, a partir de las técnicas de captura de CO2 en las que se incluye el proyecto, ofrecer un balance negativo de las emisiones de este gas de efecto invernadero. Las primeras pruebas se realizarán con pellets, para, a partir de aquí, pasar a astillas o microastillas, es decir, material vegetal no industrializado. “La finalidad es utilizar material con valor nulo o negativo”, como restos de árboles y de herbáceas procedentes de la agricultura. Los responsables de p royecto pretenden comercializar todo este proceso en 2014.

Partes del gasificador

El gasificador está compuesto por sistemas diferentes según el tipo de biomasa, un silo piramidal para astillas y una tolva para pellets. La puesta en marcha del proceso se realiza gracias al calor aportado por los gases de escape desde una cámara de 350 megavatios térmicos alimentada con gas natural. El reactor es un cuerpo cilíndrico de 6’35 metros de altura y 2’10 de diámetro. Un sistema de extracción de cenizas mediante dos ciclones mantiene limpia la estructura. Los gases son tratados con dos ciclones y el excedente se envía a una cámara.

Lecho fluido burbujeante como base optimizadora

El gasificador es un elemento fundamental a la hora producir energía con biomasa, en el que, a través de combustión, se genera la energía en forma de biogás. Generalmente, dispone como entrada de la fuente de energía de una cinta transportadora que lleva la fuente de energía a una tolva, en la parte superior de la pieza. Cíclicamente, se va recargando por un sistema de electroválvulas neumáticas, y de forma automática comprueba el nivel del caudal interno para recargar el sistema con nueva biomasa, con el fin de que funcione constantemente.En este proyecto, denominado DOTGe, el gasificador de biomasa es de lecho fluido burbujeante, que pretende conseguir la optimización económica, energética y medioambiental de esta tecnología para poder trasladar los resultados a plantas comerciales en el horizonte del año 2014.

Fuente: DICYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El primer superconductor del mundo que opera a temperatura ambiente

Hasta ahora se necesitaban temperaturas extremadamente bajas para alcanzar la superconductividad, la capacidad de algunos materiales para conducir la corriente eléctrica sin resistencia ni pérdidas de energía, pero investigadores de la Universidad de Rochester (EE UU) lo han logrado a 15 °C con un compuesto de hidrógeno, azufre y carbono, eso sí, a altas presiones. Es un nuevo avance hacia los ansiados sistemas eléctricos de eficiencia perfecta.

Cómo usar el ADN como un cable eléctrico

Científicos de Israel, España y otros países han fabricado un dispositivo capaz de medir la corriente eléctrica a través del ADN, lo que ha permitido descubrir cómo la conduce a grandes distancias. El hallazgo abre la puerta a una nueva generación de nanodispositivos electrónicos basados en ADN.